Es noticia
Menú
Villacís, ante una encrucijada: el fantasma de la moción de censura vuelve a Cibeles
  1. España
Crisis en el Gobierno de PP y Cs

Villacís, ante una encrucijada: el fantasma de la moción de censura vuelve a Cibeles

Los grupos de la oposición trasladan la presión a Ciudadanos, cuyos votos son claves para una mayoría. En la formación naranja, supeditan cualquier decisión a conocer todo lo ocurrido sobre la trama de espionaje

Foto: José Luis Martínez-Almeida y Begoña Villacís. (EFE/Rodrigo Jiménez)
José Luis Martínez-Almeida y Begoña Villacís. (EFE/Rodrigo Jiménez)

El fantasma de una moción de censura planea de nuevo sobre el Ayuntamiento de Madrid. La dimisión del coordinador general de la Alcaldía, Ángel Carromero, por su implicación en el espionaje a Isabel Díaz Ayuso revelada por El Confidencial, pone contra las cuerdas a José Luis Martínez-Almeida. Pero cualquier suma con la izquierda para poner fin al mandato del PP en la capital pasa obligatoriamente por convencer a Ciudadanos, su socio de gobierno. La pelota está en el tejado de Begoña Villacís.

La noticia sobre la participación de Carromero en la trama fue un bombazo en el consistorio. Las explicaciones de Martínez-Almeida a primera hora del día no convencieron a nadie en la oposición, pero tampoco a Ciudadanos, cuya líder dejó claro que el clima de confianza en la coalición se ha roto. "No me preocupa la guerra Génova-Ayuso, nunca me he metido en los cubos de mierda que se echan entre ellos, sino que se manche el honor del ayuntamiento", declaró Villacís ante los medios, sin mencionar el tabú de la moción, pero deslizando que el escándalo en el PP marca un punto de inflexión en sus relaciones.

Foto: Ángel Carromero y Pablo Casado. (EFE/Mariscal)

Fuentes de la formación naranja sostienen que una moción de censura no está ahora sobre la mesa, aunque insisten en que urge llegar al fondo del asunto. Ese extremo condicionará su decisión, aunque anoche reconocían que la dimisión de Carromero es ya una evidencia clara de que el Ayuntamiento de Madrid, de un modo u otro, está implicado en la trama de espionaje. "Lo que queremos es que nos expliquen, que nos cuenten qué ha pasado en la empresa de Vivienda. Y después ya veremos", detallan a El Confidencial, en alusión al supuesto papel de la EMVS para vigilar el entorno más cercano de la presidenta de la Comunidad de Madrid.

El PP no informó a Cs

En Ciudadanos aseguran que nadie en el PP les había informado hasta el miércoles por la noche de lo que se estaba cociendo en el consistorio. El consejo de administración de la Empresa Municipal de Vivienda era completamente ajeno a la operación urdida desde la dirección nacional del PP y solo se enteraron de lo ocurrido tras la publicación de El Confidencial.

La guerra entre Díaz Ayuso y Casado comenzó por el control del PP de Madrid

La formación, con tres miembros en el consejo de administración de la entidad, impulsó ayer una reunión extraordinaria que se celebrará hoy a partir de las 9:00. Su pretensión es arrojar un poco más de luz sobre los tejemanejes de los fontaneros de Génova, aunque las expectativas no son muy altas. La principal preocupación del grupo municipal de Ciudadanos es que una eventual investigación judicial en la empresa acabe salpicándoles. "No lo podemos negar, estamos muy preocupados por las consecuencias que esto nos puede suponer", añaden a este diario.

La convocatoria se tramitó en paralelo a la petición de una comisión de investigación que previsiblemente saldrá adelante, a la que se suma la solicitud del PSOE para que la Oficina Municipal contra el Fraude y la Corrupción investigue el caso. Estas iniciativas, no obstante, no terminan de saciar las pretensiones de la izquierda ante la crisis abierta en el Gobierno de coalición, obviamente en disposición de acordar con Ciudadanos una moción de censura para despojar a José Luis Martínez-Almeida del bastón de mando. No es la primera vez que se ha hablado de ello, aunque de nuevo es una estrategia con muchas aristas y difícil de abordar.

Foto: José Luis Martínez-Almeida con Alberto Ruiz-Gallardón (EFE/Mariscal)

Dada la aritmética del pleno de Cibeles, toda opción de que la moción prospere pasa por que Begoña Villacís y sus 10 concejales lo posibiliten. Fuentes de Más Madrid, el principal partido de la oposición, señalan que, como siempre, están abiertos a negociar esta posibilidad con todas las fuerzas, pero recelan de que realmente este sea el deseo de la formación naranja. "La verdad es que no nos lo creemos mucho", apuntan. La iniciativa, por tanto, deberá ser de la vicealcaldesa, algo que también comparten en otras bancadas de la izquierda, como Recupera Madrid, que engloba a los tres ediles carmenistas. Según los implicados, de momento no ha habido ningún contacto.

El fantasma de una moción de censura planea de nuevo sobre el Ayuntamiento de Madrid. La dimisión del coordinador general de la Alcaldía, Ángel Carromero, por su implicación en el espionaje a Isabel Díaz Ayuso revelada por El Confidencial, pone contra las cuerdas a José Luis Martínez-Almeida. Pero cualquier suma con la izquierda para poner fin al mandato del PP en la capital pasa obligatoriamente por convencer a Ciudadanos, su socio de gobierno. La pelota está en el tejado de Begoña Villacís.

Begoña Villacís Ciudadanos José Luis Martínez-Almeida Ayuntamiento de Madrid
El redactor recomienda