Es noticia
Menú
El gran estudio de la pareja en España augura menos matrimonios y más "amor líquido"
  1. España
Un cambio de paradigma

El gran estudio de la pareja en España augura menos matrimonios y más "amor líquido"

Una investigación de la Universidad de Málaga profundiza en la revolución silenciosa de la vida en pareja. Cómo la esperanza de vida, el individualismo y las tecnologías han trasmutado el concepto de esta unión casi ancestral

Foto: La tarta de una no boda. (iStock)
La tarta de una no boda. (iStock)

Los hijos ya no quieren seguir el ejemplo de la pareja de sus padres, y aunque, el 70% de la población española vive emparejada, algo está cambiando. La tendencia hacia una sociedad más emocional, de la mano de las nuevas tecnologías, la diversidad de valores y las transformaciones en los roles de género, han producido una revolución silenciosa sobre cómo entendemos estas uniones hasta convertirlas en un pacto privado —alejado de la idea del matrimonio—, más igualitario, marcado por la erotización de la vida cotidiana, pero eso sí, más fugaz e inestable al no depender de un proyecto común. Estas son las conclusiones de un reciente estudio de la Universidad de Málaga.

El trabajo sociológico sobre la evolución de la pareja en España, financiado por la Fundación BBVA, plantea que la necesidad emocional de experimentar de los jóvenes probablemente traiga consigo relaciones amorosas de muy diverso tipo y forma, con una cada vez mayor legitimidad social. Pero que, por otra parte, se espera que aumenten las personas sin pareja, la frustración y el sentimiento de soledad.

Luis Ayuso Sánchez es Catedrático de Sociología en la Universidad de Málaga y director del estudio, sostiene que a pesar de que en nuestra vida conocemos mucha gente y de que tenemos la posibilidad de acceder a múltiples espacios de emparejamiento, "paradójicamente nos cuesta más encontrar pareja y nos sentimos más solos". Plantea que nos requiere más trabajo construir una relación duradera porque la clave está en que las nuevas parejas se basan en algo emocional.

"Si ahora una pareja no funciona en la cama, puede terminar rompiendo, mientras que esto antes era algo impensable"

Explica que antes se construían relaciones en torno a proyectos, como puede ser tener hijos con tu pareja, y estas eran cuestiones que fortalecían el vínculo, pero en la actualidad se basan más en una razón puramente emocional, como es que estemos enamorados. "Y el amor es una cuestión que fluye, que tan pronto viene cómo desaparece". El sociólogo plantea que esta es una cuestión que en "las generaciones más jóvenes se puede vivir con especial ansiedad". Pero indica que también hay un lado positivo y es que "ahora se puede elegir, estar con quien se quiera. Antiguamente, no era tan fácil".

"Lo vemos en el mercado laboral, ¿quién tiene trabajo fijo para toda la vida?". El investigador aprecia que el trabajo también sirve como espejo de las relaciones de pareja. "La sociedad también es emocional en su desempeño profesional, ¿qué es la calidad de vida?". Sostiene que ya no se pregunta cuánto se va a ganar, sino a qué hora termina la jornada laboral.

Según las encuestas del INE, en nuestro país el 95% de la población entre 18 y 29 años se declara soltera, pero el 78% afirma haber tenido dos o más relaciones de pareja. El sociólogo apunta a que esto sucede porque las relaciones no parten de un planteamiento duradero, y dan por hecho que se van a tener muchas más relaciones íntimas. En este sentido, el estudio señala que se está produciendo un paso hacia un modelo más individualista de amor, o debilitamiento del modelo romántico tradicional, aunque aún sigue ejerciendo un papel relevante el ideal del amor entre los jóvenes.

Foto: Sharon y David llevan 21 años juntos y no quieren compartir casa. (Valeria Bismar)

Desde la década de los años setenta, los matrimonios han experimentado una caída paulatina, debido al retraso de la edad media a la que se contraen las primeras nupcias y, por otro, a la pérdida de importancia que se le da al matrimonio. El estudio sociológico plantea que este hecho supone una ruptura de la linealidad tradicional que servía para estructurar las sociedades modernas. Es una ruptura de los valores tradicionales sobre la importancia que tiene el matrimonio con respecto al pasado.

El concepto de casamiento por la iglesia va perdiendo fuelle en favor de los matrimonios exclusivamente civiles. "Ya no es necesario casarse para tener hijos, ahora es muy frecuente tener descendencia fuera del matrimonio". Por otra parte, las parejas homosexuales han adquirido más visibilidad y legitimidad social, pudiendo contraer matrimonio desde el año 2005. Y curiosamente, este cambio destaca porque ya no se trata solamente de parejas jóvenes, sino que afecta a todos los rangos de edad.

Nuestros abuelos y el Cancán

Ayuso sostiene que la sexualidad es un factor fundamental para entender este cambio de tendencia. La investigación explica que la percepción de la sexualidad ha evolucionado hasta tal punto de que puede determinar la viabilidad de una relación en sus etapas iniciales. "Si ahora una pareja no funciona en la cama, puede ser una razón de peso para romper, mientras que esto antes era algo impensable".

"A diferencia de otros países, en España no tuvimos una revolución sexual como la que tuvieron Francia o los países anglosajones"

En el estudio se refieren a la erotización de la vida cotidiana, por cómo lo erótico se ha extendido en nuestra sociedad. "A diferencia de otros países, en España no tuvimos una revolución sexual tan importante como la que tuvieron Francia o los países anglosajones", afirma. "Nuestros abuelos se excitaban viendo el tobillo de las bailarinas en el Cancán. Pero actualmente, vemos en las marquesinas de los autobuses gente en paños menores y ni nos inmutamos. Hasta el pudor se ha normalizado", plantea el experto.

Esta erotización hace que para muchos jóvenes sea crucial acumular experiencias sexuales. "Eso es novedoso, en los hombres, pero sobre todo en las mujeres jóvenes". La investigación indica que tradicionalmente el concepto de pareja era un término que se refería a una realidad unívoca y ampliamente compartida, pero en la actualidad es más apropiado referirse a "relaciones de pareja" en plural, incluyendo en esta acepción diversas interpretaciones.

Las mujeres de los 50 revolucionarán la vejez

Los académicos han identificado hasta 20 conceptos que definen las relaciones de pareja. "Su análisis refleja que existe una amplia diversidad de tipos de 'pacto interpersonal', donde el impacto de las nuevas tecnologías permite el establecimiento de nuevas relaciones, y emergen múltiples formas de interpretar y vivir el amor". Ayuso cree firmemente que el cambio de sociedad que estamos viviendo "es similar a la que experimentaron nuestros a abuelos cuando vinieron del campo a la ciudad".

Las parejas mayores, apunta el estudio, van a traer una revolución. El escenario del envejecimiento se va a ver trastocado por la llegada de las generaciones que protagonizaron el cambio social en nuestro país en los años 50. "El gran cambio familiar viene de la mano de la generación de mujeres que nace en 1955". Ayuso sostiene que fueron las primeras que pisaron la universidad, que han tenido más de una pareja. También fueron las primeras en derribar el tabú de los métodos anticonceptivos modernos y del divorcio.

"Lo que hemos hecho ha sido proyectar esta generación a la vejez, porque estas mujeres ya están llegando a la jubilación". El experto concluye que esta generación va a derribar la imagen social que tenemos del "abuelito y la abuelita unidos para toda la vida".

Los hijos ya no quieren seguir el ejemplo de la pareja de sus padres, y aunque, el 70% de la población española vive emparejada, algo está cambiando. La tendencia hacia una sociedad más emocional, de la mano de las nuevas tecnologías, la diversidad de valores y las transformaciones en los roles de género, han producido una revolución silenciosa sobre cómo entendemos estas uniones hasta convertirlas en un pacto privado —alejado de la idea del matrimonio—, más igualitario, marcado por la erotización de la vida cotidiana, pero eso sí, más fugaz e inestable al no depender de un proyecto común. Estas son las conclusiones de un reciente estudio de la Universidad de Málaga.

Relaciones de pareja Amor Universidad de Málaga HIjos
El redactor recomienda