Es noticia
Menú
La Abogacía reconoce que el médico de Ghali pudo entrar en España "de manera ilícita"
  1. España
ALEGA QUE NO ERA RESPONSABILIDAD DE LAYA

La Abogacía reconoce que el médico de Ghali pudo entrar en España "de manera ilícita"

Los servicios jurídicos del Estado piden el sobreseimiento del caso, pero al mismo tiempo abren la puerta a la "entrada ilegal" en España de uno de los acompañantes del líder Polisario

Foto: El líder del Frente Polisario, Brahim Ghali. (EFE/Manuel Lorenzo)
El líder del Frente Polisario, Brahim Ghali. (EFE/Manuel Lorenzo)

La Abogacía del Estado ha presentado un escrito ante el Juzgado de Instrucción número 7 de Zaragoza en el que pide el sobreseimiento de la investigación sobre la entrada a España del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali. Según defiende en el documento, al que ha tenido acceso El Confidencial, tanto Ghali como su hijo ostentaban "el derecho a entrar y residir en nuestro país", pero al mismo tiempo abre la puerta a una nueva línea de investigación: el modo en que el supuesto médico que los acompañaba entró a España. A la vista de las diligencias practicadas hasta el momento, la Abogacía reconoce que pudo ingresar en el país "de manera ilícita".

El magistrado Rafael Lasala mantiene abierta una investigación por posibles delitos de falsificación de pasaporte, prevaricación y encubrimiento. Su sospecha se centra en que el Gobierno pudo facilitar la entrada ilegal de Ghali en España al no obligarle a pasar un control de aduana tras aterrizar en la Base Aérea de Zaragoza el 18 de abril y, por el momento, ya ha imputado tanto a la exministra de Asuntos Exteriores Arancha González Laya como al que fuera su director de Gabinete, Camilo Villarino.

Foto: Captura de la señal institucional del Palacio de la Moncloa del Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía Nacional, el comisario principal José Ángel González. (EFE/Palacio de la Moncloa)

"Es cierto que se permite la entrada en España de Brahim Ghali y su hijo, sin control de pasaportes, pero por razones humanitarias, de manera legal, sin vulnerar ninguna norma y con las finalidades legítimas de preservar la intimidad y seguridad de Brahim Ghali y de prever las consecuencias en política internacional que la presencia de Brahim Ghali en España pudiera tener", defiende la Abogacía. Su razonamiento, sin embargo, no se extiende al supuesto médico que llegó con Ghali en el avión.

La Abogacía aborda esta cuestión al descartar el delito de encubrimiento y, en concreto, al negar que Laya o Villarino dictaran "una resolución arbitraria". Los servicios jurídicos del Estado repasan para ello tres opciones y, a la vista "de las declaraciones de responsables sanitarios del Hospital de Logroño", la última se centra en el acompañante con el que Ghali llegó al centro sanitario el 18 de abril: "Lo primero que ha de decirse es que la existencia de una tercera persona en el avión ya se puso de manifiesto en la declaración del Sr. Villarino, haciendo constar que no se accedió a su bajada a territorio español por no constar documentación que lo permitiera".

Foto: Izquierda: Arancha González Laya en una imagen de archivo (EFE). Derecha: Camilo Villarino durante su declaración en los juzgados (EC).

El relato de Villarino coincide con el del general Francisco Javier Fernández Sánchez, pero no con los de los sanitarios, quienes sostienen que Ghali viajó en la ambulancia y llegó al hospital de Logroño con un "doctor de nacionalidad extranjera, posiblemente argelino". A la vista de esta versión, la Abogacía se limita a defender a Villarino y Laya: "Es evidente que habría bajado del avión de manera ilícita, pero sin que ninguna responsabilidad pudieran tener los investigados en esa hipotética entrada ilegal, habiéndose realizado en contra de su decisión, transmitida al general Fernández y sin que este último tuviera conocimiento de que llegara a bajar esa tercera persona".

"Otro individuo vestido con traje y corbata"

Con esta argumentación, la Abogacía no responsabiliza a nadie de la "hipotética entrada ilegal" de este acompañante, una línea de defensa ante la que cobran relevancia las declaraciones de los sanitarios que atendieron a Ghali a su llegada a España. Todas ellas se incluyen en un oficio policial adelantado por 'El Español' y al que ha tenido acceso El Confidencial: en él se refleja cómo los sanitarios detallaron a los agentes que en el recibimiento al líder del Frente Polisario en Zaragoza participaron tanto una persona uniformada como un hombre que iba de paisano y "parecía dirigir al militar".

Foto: Ghali, ingresado en Argelia. (EFE/EPA/Presidencia de Argelia)

Sus declaraciones confirman además que el supuesto médico viajó con ellos en la ambulancia desde Zaragoza hasta el hospital de Logroño: "Viajaron tres personas más: el paciente, una persona que manifestó ser médico y que bajó con el paciente del avión y otra persona que se identificó como hijo del paciente", explica el oficio policial sobre la declaración de una de las sanitarias. "Todos ellos hicieron sus identificaciones de forma verbal sin mostrar documento acreditativo", añade.

Los otros dos sanitarios también confirmaron la presencia del supuesto médico en la ambulancia, señalando a su vez al misterioso hombre de paisano en el aeropuerto. El primero de ellos lo describe como un "individuo vestido con traje y corbata (...), siendo este último el que parecía dirigir al militar". De hecho, fue él quien "dio las directrices para ubicar la ambulancia en la pista del aeropuerto y coordinar el traspaso desde el avión a la misma del paciente". Su versión coincide con la del último sanitario, que "apunta a un hombre vestido de uniforme y a otra persona que se encontraba vestida de paisano y que abandonó el lugar a los pocos minutos".

Las idas y venidas con el médico

El acompañante de Ghali se ha visto envuelto por el misterio desde el arranque de la investigación. Un informe policial del 30 de agosto explica que Ghali abandonó España el 2 de junio junto a su supuesto médico personal, Atba Mohamed Lamine, pero hasta entonces, oficios anteriores lo identificaban como Mohamed Seghir Nekkache.

Foto: Brahim Ghali. (Reuters)

El primer capítulo de este baile de nombres se remonta a mayo, cuando tres agentes se desplazaron al hospital de Logroño para identificar a Ghali por orden de la Audiencia Nacional. Allí mantuvieron una "entrevista confidencial" con un responsable que les explicó que, el 18 de abril, el líder saharaui había llegado acompañado por dos personas: la primera, "un familiar, sin más datos de afiliación". La segunda, un "doctor de nacionalidad extranjera, posiblemente argelino", que les entrega un informe médico en el que aparece "doctor Mohamed Seghir Nekkache". La conclusión de los agentes fue clara: el médico que acompaña a Ghali "probablemente" sea el propio Nekkache.

En cualquier caso, ese 'probablemente' no tardó en convertirse en una afirmación poco después. En concreto, el 10 de mayo, cuando los agentes volvieron al hospital para entregar a Ghali el documento con el que la Audiencia Nacional le citaba a declarar como imputado el 1 de junio. El líder saharaui se negó a firmarlo porque antes quería consultarlo "con la embajada argelina y con personas de su confianza", explica este segundo informe. "Fue también deseo de Brahim entregar la citación al doctor Mohamed Seghir Nekkache, quien diariamente le visita en la UCI", añade. A partir de ahí, Nekkache empezó a aparecer en prensa como el médico que acompañaba a Ghali.

Todo apunta a que la identificación del doctor personal del líder del Frente Polisario se basó así en una mera hipótesis hasta la medianoche del 2 de junio, cuando los agentes del aeropuerto de Pamplona le pidieron que les mostrara su documentación antes de abandonar España: "Brahim Ghali llegó al citado aeropuerto en una ambulancia medicalizada, acompañado de Atba Mohamed Lamine, quien manifestó ser su médico personal", explica el informe del 30 de agosto. "Funcionarios de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de Pamplona procedieron a las pertinentes identificaciones de todas las personas que iban a embarcar en el avión con destino Argelia".

Foto: Brahim Ghali, hospitalizado. (EFE)

¿Por qué se le identificó entonces como el doctor Nekkache en un primer momento? Como adelantó El Confidencial el pasado mayo, el error se explica por los informes médicos que la comitiva que acompañaba a Ghali entregó en el hospital de Logroño tras su ingreso el 18 de abril. En ellos puede leerse "doctor Mohamed Seghir Nekkache", pero este no es el nombre de su médico, sino del hospital militar de Argel en el que el líder saharaui había sido tratado de covid antes de llegar a España. El centro se bautizó así en honor a Mohamed Seghir Nekkache, médico y hombre clave del movimiento independentista de Argelia que en 1962 se convirtió en ministro de Sanidad.

Pero tras el escrito de la Abogacía, este baile de nombres da ahora pie a una nueva pregunta: ¿quién autorizó su "hipotética entrada ilegal" a España? Por el momento, la acusación que ejerce el abogado Antonio Urdiales ya ha pedido identificar "al oficial de servicio que controlaba el acceso a la base aérea el 18 de abril" para que preste declaración como testigo. El objetivo es claro: aclarar quién era "la persona vestida de paisano que le daba instrucciones sobre el acceso de la ambulancia".

La Abogacía del Estado ha presentado un escrito ante el Juzgado de Instrucción número 7 de Zaragoza en el que pide el sobreseimiento de la investigación sobre la entrada a España del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali. Según defiende en el documento, al que ha tenido acceso El Confidencial, tanto Ghali como su hijo ostentaban "el derecho a entrar y residir en nuestro país", pero al mismo tiempo abre la puerta a una nueva línea de investigación: el modo en que el supuesto médico que los acompañaba entró a España. A la vista de las diligencias practicadas hasta el momento, la Abogacía reconoce que pudo ingresar en el país "de manera ilícita".

Arancha González Laya
El redactor recomienda