Es noticia
Menú
Observatorio 13-F | ¿A quién votarán en la carretera de la muerte en Castilla y León?
  1. España
DÉCADAS ESPERANDO UNA AUTOVÍA

Observatorio 13-F | ¿A quién votarán en la carretera de la muerte en Castilla y León?

Los vecinos de los pueblos que jalonan la N-122, una de las vías con mayor siniestralidad de España, reflexionan sobre lo que los políticos hacen o dejan de hacer por ellos antes de decantar su voto en las elecciones del 13-F

Foto: Un camión pasa a escasos centímetros de una vivienda en Aldealpozo, localidad atravesada por la N-122. (Concha Ortega)
Un camión pasa a escasos centímetros de una vivienda en Aldealpozo, localidad atravesada por la N-122. (Concha Ortega)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La Nacional 122 serpentea desde Zaragoza hasta Portugal y, entre ambos puntos, parte en dos un reguero de pueblos castellanos de las provincias de Soria, Burgos, Valladolid y Zamora. Esta carretera, que año tras año engorda su balance de muertes, sirve como símbolo del abandono que sufren múltiples carreteras en la comunidad más grande de Europa. El asfalto, devorado por el incesante paso de camiones de gran tonelaje, está parcheado, como el ánimo de los habitantes —que cada vez son menos— de los municipios que jalonan este trazado, bautizado por la prensa local como 'la carretera de la muerte'. Ahora, con otras elecciones a la vuelta de la esquina, vuelven a hacerse la pregunta de rigor: ¿a quién votamos?

Esta carretera, que es de titularidad estatal, ha visto pasar vehículos oficiales de dirigentes de todos los colores y administraciones durante décadas. A la vez, aumenta su tráfico, especialmente el de camiones pesados, lo que alimenta su peligrosidad. Y como tantos otros asuntos, también ha entrado en la campaña del 13-F. El candidato popular, Alfonso Fernández Mañueco, no ha dudado en afirmar que es "un agravio histórico" que el PSOE tenga la carretera en estas condiciones; mientras que Luis Tudanca, candidato socialista, presumió en su momento del "compromiso" de los suyos con la mejora de la N-122, plasmado en los presupuestos aprobados por el Gobierno.

placeholder David Domínguez, agricultor, juez de paz y secretario de la Cámara Agraria de Aldealpozo, en Soria. (Concha Ortega)
David Domínguez, agricultor, juez de paz y secretario de la Cámara Agraria de Aldealpozo, en Soria. (Concha Ortega)

Ya sea por unos o por otros, por el PP o el PSOE, la situación en la N-122 es muy mala desde hace décadas. En la hemeroteca está, sin ir más lejos, la promesa de José Luis Rodríguez Zapatero, que dijo que en 2007 estaría lista la autovía del Duero, que uniría Soria con Valladolid en lugar de la N-122. Pero nada.

De forma paralela, y mientras se suceden años de reproches políticos, esta vía secundaria es una habitual en los listados de puntos negros de la DGT y también de los informes que elabora el RACE para señalar los trazados más peligrosos de la red viaria. Y con estos condicionantes en la puerta de casa conviven vecinos castellanos que, esencialmente en las campañas electorales, escuchan de nuevo cómo los políticos les endulzan los oídos con promesas que nunca se cumplen: mejoras en la carretera, en la señalización o incluso la creación de autovías que no llegan nunca.

La gente de la zona, cuando pasa por delante del pequeño Aldealpozo, en Soria, suele apostar por si verán a alguien por allí o no. Como se puede leer en el tablón de anuncios de su ayuntamiento, que está cerrado a cal y canto, hay 18 personas censadas. A un lado de la carretera aguanta un puñado de casas, la mayoría de ellas con cuarterones y lonas que tapan las puertas para evitar el desgaste del frío. Al otro, resisten otras cuatro y alguna que otra nave agrícola. No huele a leña, sinónimo de que las chimeneas no están encendidas y de que por allí no hay casi nadie. A lo lejos viene un tractor. Lo pilota un veterano vecino que no tiene muchas ganas de hablar y que parece anclado en otra época.

PREGUNTA. ¿Quién gana aquí las elecciones?

RESPUESTA. El PSOE saca algún voto, pero el PP alguno más.

Y el hombre, después de este breve intercambio de palabras, se vuelve a subir a su viejo tractor. Dice que no ha oído hablar de Vox ni de Soria ¡Ya!, las otras dos formaciones que pueden tener algo que decir en la provincia en estos comicios. "Has ido a preguntar al más raro de todo el pueblo, si es que vive como hace 40 años. No tiene ni agua corriente, creo", dice David Domínguez, que sale de su nave al escuchar la conversación. Ha habido suerte, dos vecinos en un lugar en el que no es fácil ver a nadie. Este hombre es juez de paz en Aldealpozo y también secretario en su Cámara Agraria. Hace una pausa en sus labores y se presta a conversar.

placeholder La N-122, a su paso por la localidad soriana de Aldealpozo. (Concha Ortega)
La N-122, a su paso por la localidad soriana de Aldealpozo. (Concha Ortega)

P. ¿Qué tal la carretera?

R. Hay una barbaridad de golpes. A mí, por ejemplo, me da miedo ir con el tractor. Es una locura lo que se ve en la carretera.

En el horizonte sobrevuela un plan para desdoblar la calzada y hacer una autovía, algo que a buen seguro reduciría los siniestros, pero Domínguez ya no sabe si creer que se va a hacer algo en algún momento. "Mira, yo he votado al PP y al PSOE en distintas elecciones", comienza, para acto seguido mostrar su desconfianza con que el plan de la autovía llegue a término. "Si me dijeran que la van a hacer y en dos años estuviera lista, diría que adelante. Pero ¿cuántos años va a estar esto parado en el caso de que empiecen a hacerlo? ¿Y cuándo lo acabarían?", ironiza. El nuevo trazado va a pasar por unas tierras de su propiedad, pero, como recalca, habrá que ver si el proyecto echa a andar. Mientras tanto, tendrá que acostumbrarse a seguir notando desde el salón de su casa el paso de cada camión por la carretera que parte el pueblo.

El último anuario de siniestralidad del Ministerio de Fomento, correspondiente al año 2019, constata que en los tramos de la N-122 de las provincias de Soria, Burgos, Valladolid y Zamora se registraron 48 accidentes que se cobraron la vida de cinco personas. En 2018, los mismos accidentes provocaron seis muertos. Y así, año tras año. De hecho, con una búsqueda rápida se puede comprobar que, desde agosto del año pasado, esta carretera provocó otros cinco muertos en únicamente tres siniestros.

"Esta carretera tiene mucho tráfico, lo sabemos todos. Por aquí pasa mucha gente y el 90% de los camiones nunca respeta las velocidades ni los límites de los pueblos". El diagnóstico lo hacen Luis e Iván, dos hombres que conversan tranquilamente en la plaza junto al frontón de Matalebreras, un pueblo también de Soria cercano al límite provincial con Zaragoza. "Te acostumbras a vivir con la carretera, pero cuando hay personas mayores o niños cerca, te da miedo, hay riesgo", manifiesta Iván, para poner encima de la mesa que el problema de esta carretera no es solamente que pueda haber accidentes entre vehículos, sino también atropellos: "Ha habido varios casos".

placeholder Luis e Iván, vecinos de Matalebreras, en Soria, charlan sobre las opciones para mejorar la N-122. (Concha Ortega)
Luis e Iván, vecinos de Matalebreras, en Soria, charlan sobre las opciones para mejorar la N-122. (Concha Ortega)

P. ¿Estáis enfadados con los políticos por tener así la carretera?

R. (Ríen) Ni estamos enfadados ni no. Ya no nos enfadamos. Somos escépticos.

Con este planteamiento, fruto de varios años en que las promesas no se cumplieron, es difícil rascar a estos parroquianos una quiniela para el próximo 13-F. Luis tiene claro quién no va a ganar. "Vox seguro que no, eso sería dar muchos pasos atrás", dice este hombre, a quien completa Iván, que está más hablador: "Yo, por ejemplo, he votado a Podemos, al PSOE y hasta al PP, y me he llevado una decepción enorme con toda esta gente de izquierdas que ha terminado siendo lo mismo que criticaban". En este punto, Luis se inclina por una victoria del PP, principalmente porque el alcalde allí es del PP. "Aquí manda la persona, lo que importa es que haga cosas para el pueblo, que sea de izquierdas o derechas da igual", suscribe Iván, consciente de que ese efecto puede impulsar la candidatura de los populares a las autonómicas, al menos en el lugar.

"Te acostumbras a vivir con la carretera, pero cuando hay personas mayores o niños cerca, te da miedo, hay riesgo"

Minutos más tarde entra en escena el primer edil de la localidad, Pedro Ignacio Sebastián, que lo tiene un poco más claro: "¿Que quién va a ganar aquí? Pues el PP, ¿quién va a ganar si no?". Defiende las siglas de los populares, pero a este alcalde no le tiembla el pulso a la hora de criticar a diestro y siniestro. "Aquí los políticos no han hecho nada, tampoco los de Soria", carga Sebastián, en alusión a Juan José Lucas y Jesús Posada, ambos sorianos, presidentes de la Junta de Castilla y León y ministros en tiempos.

placeholder El alcalde de Matalebreras (Soria), en el arcén de una carretera para la que pide soluciones. (Concha Ortega)
El alcalde de Matalebreras (Soria), en el arcén de una carretera para la que pide soluciones. (Concha Ortega)

El alcalde, al margen del devenir del 13-F, parece mucho más preocupado por encontrar soluciones para la carretera. Denuncia igualmente que los camioneros no respetan los límites y asegura que ha pedido soluciones a todos los partidos para limitar el riesgo en una vía que parte en dos el pueblo. "Ahora nos han dicho que van a poner pintura de 'dientes de dragón', que no sé muy bien lo que es, pero nosotros vamos a poner una señal de estas que te dice la velocidad, pero no te multa, a ver si así...", enumera el primer edil, que no duda en jugarse el tipo para mostrar a este medio los estrechos pasos entre algunos edificios y una carretera plagada de camiones. "La única solución son unos semáforos", aportan, por su parte, Iván y Luis.

"Tenemos la cama junto a la ventana, que da a la carretera, y se mueve todo cuando pasa un camión de noche"

Al entrar a uno de los bares que hay junto a la carretera, se hace de noche cada vez que un tráiler pasa al lado. Las ventanas dan a la calzada y se nota la vibración. "Tenemos la cama junto a la ventana y se mueve todo cuando pasa un camión de noche", confiesa Felipe Giraldo, el responsable del bar. "Es verdad que aquí se baja muy rápido", reconoce desde su mesa —y mientras aplica un plato de lengua escabechada— Álvaro, un camionero que cubre la ruta habitualmente desde Burgos.

placeholder El restaurante El Rosco de Matalebreras, situado junto a la N-122 y muy frecuentado por camioneros como Álvaro. (Concha Ortega)
El restaurante El Rosco de Matalebreras, situado junto a la N-122 y muy frecuentado por camioneros como Álvaro. (Concha Ortega)

Desde detrás de la barra, sin embargo, se ve la cara B de sustituir la carretera por la autovía: "Eso mataría al pueblo", asegura el hostelero, a quien respalda su alcalde, quien vaticina el fin de todos los restaurantes si se desvía el trazado. No obstante, reconoce la paradoja: "La carretera es un peligro, pero tampoco la pueden quitar porque mataría al pueblo".

A 194 kilómetros de allí, en Peñafiel, está Teodoro Ortega, punta de lanza de la asociación A-11 pasos, que reivindica de manera innegociable una autovía. "Recientemente, el mes pasado, un chavalito ha fallecido a 10 kilómetros de aquí", rememora este hombre, que ha participado en las últimas protestas de una plataforma muy activa que llegó incluso a cortar la vía para pedir una carretera mejor: "Podemos decir que tenemos incidentes muy a menudo y accidentes de vez en cuando".

placeholder La N-122, a su paso por la localidad de Matalebreras, en Soria. (Concha Ortega)
La N-122, a su paso por la localidad de Matalebreras, en Soria. (Concha Ortega)

Reconoce que, con este panorama y después de años de reclamación sin ver avances, siente cierta envidia de plataformas como Soria ¡Ya! o los partidos de la España Vaciada. "Nosotros hacemos manifestaciones todos los meses, pero llega un momento que llevamos cuatro años haciendo esto y vemos que es cierto que tiene repercusión, pero no sirve para nada", lamenta Ortega, que tampoco se escapa a responder a la pregunta.

P. Y con esto que cuenta, ¿a quién va a votar la gente? ¿Están muy enfadados?

R. La gente aquí es de izquierdas o de derechas. Y, nos pongan al que nos pongan, da igual que haga cosas o no, se le vota.

Gane quien gane, la factura de los políticos con los vecinos que viven a los dos lados de la N-122 se habrá hecho un poco más grande en esta campaña del 13-F. En su mano quedará que las promesas se cumplan o que vayan al saco de las incumplidas. La carretera, mientras tanto, seguirá ahí.

La Nacional 122 serpentea desde Zaragoza hasta Portugal y, entre ambos puntos, parte en dos un reguero de pueblos castellanos de las provincias de Soria, Burgos, Valladolid y Zamora. Esta carretera, que año tras año engorda su balance de muertes, sirve como símbolo del abandono que sufren múltiples carreteras en la comunidad más grande de Europa. El asfalto, devorado por el incesante paso de camiones de gran tonelaje, está parcheado, como el ánimo de los habitantes —que cada vez son menos— de los municipios que jalonan este trazado, bautizado por la prensa local como 'la carretera de la muerte'. Ahora, con otras elecciones a la vuelta de la esquina, vuelven a hacerse la pregunta de rigor: ¿a quién votamos?

Elecciones Castilla y León Partido Popular (PP) PSOE
El redactor recomienda