Es noticia
Menú
Esther López estaba vestida y sin signos externos de violencia
  1. España
Se busca esclarecer los hechos

Esther López estaba vestida y sin signos externos de violencia

Llevaba puesta la ropa del día en que desapareció. No le faltaba ninguno de sus objetos personales: tenía tanto las llaves de casa como el teléfono móvil

Foto: La Guardia Civil controlando el acceso a la zona donde se ha encontrado el cuerpo de Esther López. (EFE/R. García)
La Guardia Civil controlando el acceso a la zona donde se ha encontrado el cuerpo de Esther López. (EFE/R. García)

Si el misterio ha rodeado la extraña desaparición de Esther López en Traspinedo desde el principio, el hallazgo de su cuerpo, lejos aclarar lo sucedido, ha aportado aún más incógnitas. En la mañana del sábado, en torno a las diez y media, un vecino que paseaba ha visto algo extraño en el borde de la carretera y ha avisado inmediatamente a la Guardia Civil. Se trataba del cadáver de Esther López. Su identidad ha sido confirmada horas después a través de sus pertenencias y de las huellas dactilares. Se trata de un enorme avance en la investigación y desde un punto de vista humano permite a la familia iniciar el duelo. El dolor es enorme, pero al menos han dejado de vivir en la incertidumbre.

Ahora se busca esclarecer las circunstancias del fallecimiento de la joven de 35 años. No va a ser inmediato. Va a llevar su tiempo. Toda la investigación queda ahora depositada en la autopsia que al cierre de esta edición no estaba claro si se iba a llevar a cabo el domingo o el mismo lunes por la mañana. ¿Y por qué es tan importante? Porque en principio no hay signos externos de violencia que sean evidentes. Es decir, no hay un disparo, ni se ha visto que la hayan apuñalado y ni presenta ningún traumatismo grave, al menos visible. Tan es así que la médico forense no se ha atrevido a establecer ni a apuntar una posible causa de la muerte durante el levantamiento del cadáver, algo que siempre se hace cuando es evidente. Sí ha podido a aproximar la data de la muerte. En principio el cadáver estaba en una fase cromática, colicuativa, lo que indica, junto a otros indicios forenses, y en función de su estado, a que falleció la misma madrugada de su desaparición.

Foto: El cadáver ha sido localizado cerca de unas naves abandonadas en el polígono de Tuduero. (Cedida)

Cuesta creer que se trata de una muerte natural o accidental, pero a falta de signos evidentes de violencia, tendrá que ser el equipo de forenses el que hile fino para determinar si finalmente de trata de un homicidio. Por ejemplo, algún tipo de asfixia, menos visible por la descomposición del cuerpo.

A los agentes de la Policía Judicial de Valladolid les ha sorprendido que el cuerpo se encontrase vestido, con la misma ropa con la que salió, pero, además, que no le faltase nada: ni llaves, ni cartera, ni móvil… Y hay ya quien se plantea lo extraño que es, si fue asesinada, que el autor no le hubiese quitado el teléfono. Las ropas estaban sucias, pero no aparentaban señales de arrastre, ni de haberla arrojado desde un coche. Es decir, que cabe la posibilidad de que el cuerpo estuviera desde el primer día en el mismo lugar. En el pueblo se escuchan voces que apuntan a que esa zona ya se batió, pero lo cierto es que el mayor esfuerzo se hizo desde la zona del bar La Maña hacia el río, es decir, justo en el sentido contrario al que estaba el cadáver de Esther. Puede que esa zona se mirase, pero lo cierto es que quizá la búsqueda no se centró en las orillas de la carretera. Si a eso le sumamos el desnivel del asfalto, que está más elevado que el terreno de la cuneta, se hacía imposible verla para los conductores.

La maleza que hay cerca de la vía tampoco ayudaba. Los investigadores no descartan que pudiera estar allí desde el principio. Además, el hecho de que hayan pasado tantos días desde su fallecimiento no ayuda a los forenses, ya que las livideces cadavéricas, que determinan el movimiento de un cuerpo después de muerto, ya han desaparecido más de veinte días después. Tendrá que ser también la autopsia y el análisis del terreno donde estaba el cadáver los que determinen si alguien movió el cuerpo hasta allí días después de su desaparición, aunque en principio, la sensación es que no.

Son muchas las incógnitas que quedan por resolver y casi todas las planteadas ahora están en manos de los forenses. Dependiendo del resultado la investigación será una o simplemente se cerrará. Aunque la duda es, ¿cómo llegó Esther al lugar donde la encontraron? ¿Caminando? ¿Se despistó yendo hacia el pueblo?

Si el misterio ha rodeado la extraña desaparición de Esther López en Traspinedo desde el principio, el hallazgo de su cuerpo, lejos aclarar lo sucedido, ha aportado aún más incógnitas. En la mañana del sábado, en torno a las diez y media, un vecino que paseaba ha visto algo extraño en el borde de la carretera y ha avisado inmediatamente a la Guardia Civil. Se trataba del cadáver de Esther López. Su identidad ha sido confirmada horas después a través de sus pertenencias y de las huellas dactilares. Se trata de un enorme avance en la investigación y desde un punto de vista humano permite a la familia iniciar el duelo. El dolor es enorme, pero al menos han dejado de vivir en la incertidumbre.

Delincuencia Homicidios
El redactor recomienda