Es noticia
Menú
¿Aliado o traidor? El partido en el que se excusó Mañueco para el adelanto electoral
  1. España
ELECCIONES 13-F

¿Aliado o traidor? El partido en el que se excusó Mañueco para el adelanto electoral

Por Ávila, escisión del PP, ha sido muleta de los populares en las Cortes de Castilla y León, donde tienen un diputado. Pero unas supuestas negociaciones ocultas con Cs precipitaron el adelanto electoral

Foto: Casado junto a Sánchez Cabrera en una imagen de 2018. (EFE/Raúl Sanchidrián)
Casado junto a Sánchez Cabrera en una imagen de 2018. (EFE/Raúl Sanchidrián)

Por Ávila avanzó en 2019 en Castilla y León el argumentario con el que ahora hace campaña la España Vaciada. “Surge del hartazgo de los abulenses para con los partidos de ámbito nacional que solo miran por sus intereses partidistas y por los territorios donde hay más electores y no se preocupan por provincias más pequeñas, provincias despobladas, como la abulense”, explica a El Confidencial Jesús Manuel Sánchez Cabrera, actual alcalde de Ávila y padre político de este proyecto. Sin embargo, hay algo distinto en la formación, que surgió con un marcado peso ideológico.

Sánchez Cabrera abandonó el PP tras ser presidente de la Diputación de Ávila contra el criterio de la dirección del partido. Le acompañaron otros exmilitantes populares. Alumbraron una alternativa política y consiguieron dar la sorpresa en las anteriores elecciones autonómicas y municipales. Se hicieron con 11 de los 25 concejales del Ayuntamiento de Ávila y otros 69 ediles en la provincia. Además, obtuvieron un procurador en las Cortes de Castilla y León, Pedro Pascual Muñoz.

placeholder Sánchez Cabrera, centro, presenta el lema de Por Ávila. (EFE)
Sánchez Cabrera, centro, presenta el lema de Por Ávila. (EFE)

Un representante decisivo durante esta corta legislatura. Salvó al Gobierno de coalición de PP y Ciudadanos en sus momentos más delicados, pero acabó siendo uno de los protagonistas del culebrón que terminó en el adelanto electoral decretado por Alfonso Fernández Mañueco. Asegura Pedro Pascual, cabeza de lista, que Por Ávila ha demostrado que en estos dos años y medio ha sido un partido que se ha sentado a hablar con todas las fuerzas políticas. "Es fundamental escuchar a todos y trabajar con todos. Y eso es lo que vamos a seguir haciendo”. Pero lo cierto es que fue salvavidas del Ejecutivo de populares y naranjas desde que perdieron la mayoría parlamentaria tras la moción de censura presentada por el PSOE el pasado mes de marzo, y que supuso la salida de Cs de la procuradora María Montero.

Por Ávila fue creado por exmilitantes y excargos del PP encabezados por Sánchez Cabrera, expresidente de la Diputación, y Budiño

El voto de Por Ávila salvó el techo de gasto, era la baza para aprobar los Presupuestos de la comunidad para 2022 y dar estabilidad al Gobierno de coalición. Sin embargo, de la noche a la mañana, el aliado se convirtió en traidor. Así justificó Fernández Mañueco el adelanto electoral, en la pérdida de confianza en Ciudadanos, su socio, por estar negociando a sus espaldas con Por Ávila las enmiendas a las cuentas. “La argumentación para el adelanto electoral no tiene sentido y no se la cree nadie. Las elecciones han sido convocadas por el Partido Popular a nivel nacional”, insiste Pedro Pascual, que ha negado en numerosas ocasiones la versión dada por el presidente de la Junta.

Primer éxito

Por Ávila avanzó en 2019 la llegada de los partidos localistas en Castilla y León. Hasta entonces, la reivindicación territorial la ostentaba en las Cortes Unión del Pueblo Leonés (UPL). Este abandera el descontento con la organización territorial y tiene como objetivo último la creación de la región leonesa. Sin embargo, el primero es un movimiento completamente distinto, una reivindicación de la provincia abulense que surge del seno del PP.

De hecho, el triunfo que supuso para Por Ávila obtener un procurador la primera vez que se presentaba a las elecciones se explica en el robo de votos a un PP que en los anteriores comicios autonómicos de 2015 alcanzó el 45% de los apoyos en esa provincia. En 2019, ya con la nueva fuerza entre las papeletas, el porcentaje de los populares bajó al 36%, mientras que su escisión consiguió un 9,62%. La formación se nutre esencialmente de los populares, que también pierden en beneficio de Vox, que pasó del 0,9% (2015) al 5,67% (2019), y de Ciudadanos, que creció un 2%.

Foto: Juan Manuel Sánchez Cabrera, en Ávila. (R. M.)

Por Ávila fue creado por exmilitantes y excargos del PP que abandonaron el partido, encabezados por Sánchez Cabrera, expresidente de la Diputación de Ávila de 2015 a 2019, y José Ramón Budiño, exjefe de protocolo de la institución. Cabrera fue aupado con el voto de nueve diputados populares díscolos que le apoyaron a él en vez de al candidato oficial, Pablo Luis Gómez. Este movimiento le supuso ser suspendido de militancia, pero el tirón electoral de Sánchez Cabrera hizo que el PP incluso barajara que fuera su candidato a la alcaldía en 2019. La operación se frustró al fundar Por Ávila en marzo de ese mismo año.

A pesar de sus orígenes, la formación se reivindica ahora como un partido sin ideología. “Los votantes de Por Ávila son de todos los signos políticos. Tenemos votantes de la derecha y de la izquierda, porque representamos lo que importa a los abulenses. Por eso, cualquier votante, sea del signo que sea, se siente muy cómodo votando a Por Ávila, porque está defendiendo sus intereses, los intereses de los abulenses”, asegura Sánchez Cabrera. Un discurso asimilable al de las candidaturas de la España Vaciada que no se presentan en Ávila y que, por tanto, podrían capitalizar. “Además, estoy seguro de que habrá más entendimiento entre aquellos procuradores que defendemos nuestras provincias que entre aquellos que defienden los intereses de su partido en el ámbito nacional o solo hacen lo que les mandan desde Madrid”, añade Pedro Pascual Muñoz.

Foto: José Antonio Díez, alcalde de León, saluda a un miembro de Protección Civil. (EFE) Opinión

Su programa se centra en exigir nuevas inversiones para la provincia. Lo más urgente sería: “La mejora en la asistencia sanitaria tanto en las patologías tiempo dependientes, que deben ser derivadas a hospitales de referencia, como en la Atención Primaria. También necesitamos urgentemente que se mejoren las infraestructuras de comunicación ferroviaria y por carretera de la provincia tanto con el resto de nuestra comunidad como con Madrid. Es muy importante también poner en marcha mejoras enfocadas a las zonas rurales, a nuestros agricultores y ganaderos, y para luchar contra la despoblación”. Algunas de esas reivindicaciones formaban parte de los 35 millones en enmiendas parciales presentadas al proyecto de Presupuestos que precipitaron el adelanto electoral.

Protagonistas

Las Cortes de Castilla y León tenían prevista la votación final de los Presupuestos de la comunidad para 2022 para el pasado 22 de diciembre. Una aprobación que dependía esencialmente del apoyo de Por Ávila a esas cuentas tras la pérdida de la mayoría parlamentaria del entonces Gobierno de coalición de PP y Ciudadanos. Con el proyecto aprobado, habría sido mucho más complicado que Fernández Mañueco encontrara una excusa para el adelanto electoral que le pedían desde su propio partido. Todo se rompió el 20 de diciembre, cuando el presidente de la Junta convoca elecciones por una presunta “traición” de Ciudadanos, al que acusa de estar pactando los Presupuestos con Por Ávila a sus espaldas. Los dos partidos han negado las acusaciones en todo momento.

Foto: El candidato del Partido Popular, Fernández Mañueco, en el debate electoral (EFE/Lizón)

“El señor Mañueco ha adelantado las elecciones porque se lo ha mandado un señor de Murcia que está en la calle Génova”, defiende Sánchez Cabrera. Zanja así la controversia sobre su papel en aquellas reuniones para negociar los Presupuestos y espera que ese protagonismo que han tenido durante esta corta legislatura les ayude a mejorar sus resultados el 13 de febrero. “El éxito de Por Ávila está en que los abulenses están hartos de las políticas que hacen los partidos de ámbito nacional; políticas que van encaminadas única y exclusivamente a las grandes ciudades como Madrid, Barcelona, Valladolid, Zaragoza, Valencia… y se olvidan del mundo rural y de las pequeñas ciudades como Ávila. Estamos muy hartos de estar abandonados”.

Tampoco les preocupa ser considerados como una bisagra necesaria para la gobernabilidad. “Seremos partido bisagra, partido de gobierno o partido de oposición, en función de lo que quieran los abulenses y del resultado que obtengamos en las urnas”, enfatiza Pascual. En cuanto a los posibles pactos “Por Ávila no va a tener cordón sanitario con ningún partido político. Vamos a sentarnos a hablar con todos y a escuchar a todos y apoyaremos siempre a aquel que más apoye a la provincia de Ávila. Lo tenemos muy claro”, puntualiza Sánchez Cabrera. En este sentido subrayan que se presentan con “los deberes hechos”, algo que refrendan gran parte de las encuestas publicadas, incluido el CIS, que vaticinan que mantendrán un procurador en el hemiciclo autonómico.

Por Ávila avanzó en 2019 en Castilla y León el argumentario con el que ahora hace campaña la España Vaciada. “Surge del hartazgo de los abulenses para con los partidos de ámbito nacional que solo miran por sus intereses partidistas y por los territorios donde hay más electores y no se preocupan por provincias más pequeñas, provincias despobladas, como la abulense”, explica a El Confidencial Jesús Manuel Sánchez Cabrera, actual alcalde de Ávila y padre político de este proyecto. Sin embargo, hay algo distinto en la formación, que surgió con un marcado peso ideológico.

Elecciones Castilla y León
El redactor recomienda