Es noticia
Menú
Moncloa busca el apoyo del diputado díscolo de Cs para convalidar la reforma laboral
  1. España
Una negociación 'in extremis'

Moncloa busca el apoyo del diputado díscolo de Cs para convalidar la reforma laboral

El PSOE recurre a Pablo Cambronero, adscrito al Grupo Mixto, ante una votación que presumen de lo más apurada. Más País y Compromís anuncian su sí mientras el resto de socios mantienen su negativa

Foto: El presidente Pedro Sánchez. (EFE/Mariam A. Montesinos)
El presidente Pedro Sánchez. (EFE/Mariam A. Montesinos)

Los teléfonos de los diputados y los portavoces de los grupos parlamentarios echan humo. Quedan 48 horas para convalidar el decreto-ley de la reforma laboral y el Gobierno no tiene en este momento los apoyos necesarios para sacar la votación adelante. Por eso, el PSOE está maniobrando y recurriendo a movimientos nunca vistos en los dos años de legislatura. Ante la negativa de sus socios habituales, los socialistas han contactado con Pablo Cambronero, diputado que abandonó Ciudadanos y que en este momento se encuentra adscrito al Grupo Mixto para salvar una norma que de no salir adelante decaería.

Cambronero es uno de los parlamentarios más críticos con el Gobierno del hemiciclo. El contacto ha sido inicial, explican a El Confidencial fuentes parlamentarias, pero ha existido para comprobar la disposición del parlamentario andaluz a negociar con el portavoz socialista, Héctor Gómez. Cada voto cuenta y la votación se presume tan apurada como la de la investidura, cuando el diputado de Teruel Existe, Tomás Guitarte, llegó a contar con protección policial.

Moncloa está tirando de calculadora ante una votación que en este momento, a dos días vista, tiene perdida. Este martes Más País y Compromís han anunciado su voto favorable tras la negociación que han mantenido con el Ministerio de Trabajo. De esta forma, la coalición ya cuenta con 166 apoyos asegurados. Los 154 del Gobierno (ante la ausencia del escaño que ocupaba Alberto Rodríguez), los nueve de Cs, condicionados a que el decreto se mantenga como está y que no lo apoyen los soberanistas, y los tres de las formaciones de Íñigo Errejón y Joan Baldoví. A estos síes se podrían sumar Coalición Canarias, Nueva Canarias, PRC y Teruel Existe, lo que llevaría al Ejecutivo a sumar 170 apoyos.

En el no, en este momento, se encuentran PP, Vox, ERC, PNV, EH Bildu, JxCAT, BNG y la CUP. Un total de 172 votos negativos que, sumados al de Cambronero, serían 173. La coalición, por tanto, tendría que llegar a los 174 síes si ninguno de estos grupos se mueve del no.

Foto: La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. (EFE/Emilio Naranjo)

Y aquí hay dos formaciones trascendentales. En duda, aunque con posibilidades de votar sí, se encuentran los cuatro diputados del PDeCAT y los dos de Navarra Suma. Esta formación, que se posiciona tradicionalmente junto al PP, no ha decidido aún el sentido de su voto de cara a la convalidación de la reforma laboral. Ambos partidos son clave, por tanto, para la reforma laboral. Podría darse la circunstancia de que los cuatro representantes del PDeCAT votaran a favor, sumando los 174 apoyos necesarios y bastara con una abstención de los dos parlamentarios navarros.

¿Cabría la posibilidad de que Cambronero votará a favor de la reforma laboral? En este momento el diputado está en el no, explica a El Confidencial. Pero si el PSOE negocia con él su voto podría cambiar. Si Cambrobero vota a favor podría provocar otra carambola. El bloque del no, sumaría 172 apoyos y el del sí 175. No sería necesaria, por tanto, la abstención de Navarra Suma.

Los de Ferrán Bel son partidarios, como el PNV, de aclarar la prevalencia de los convenios autonómicos sobre los estatales e, incluso, les podría servir con un compromiso a futuro. Los posconvergentes sí iban más lejos que los 'jeltzales' reconociendo que, si esta reforma laboral decae, volvería a entrar en vigor la de 2012. Añaden que aún no han fijado su posición.

Foto: El presidente del PP, Pablo Casado, este lunes en Salamanca antes de un acto de campaña. (EFE/J.M. García)

Mientras tanto, socialistas y Unidas Podemos siguen intentando hacer cambiar de postura a sus socios. A diferentes velocidades, eso sí. La vicepresidenta segunda está volcada en hacer cambiar de posición a ERC, esencialmente. Pero los republicanos niegan que esté habiendo una negociación como tal porque las propuestas que han recibido de Díaz y su equipo posteriormente son rechazadas por los socialistas. Estas ofertas tratarían de incluir algunas de sus reivindicaciones en un segundo paquete legislativo, a cambio de que ahora se aprobase el decreto sin cambios. Sin embargo, estas mismas fuentes apuntan que los socialistas se cierran a esta posibilidad, "desmintiendo a la propia Yolanda Díaz". A menos de 48 horas de que se vote en el Congreso el decreto que supone el principal proyecto de legislatura de la ministra de Trabajo, la negociación sigue atascada.

Y el PSOE, por su parte, sigue abierto a la vía Cs, una opción que la propia Díaz ha manifestado que "no da". Sí daría, pero haría falta la citada abstención, al menos, de Navarra Suma.

Los teléfonos de los diputados y los portavoces de los grupos parlamentarios echan humo. Quedan 48 horas para convalidar el decreto-ley de la reforma laboral y el Gobierno no tiene en este momento los apoyos necesarios para sacar la votación adelante. Por eso, el PSOE está maniobrando y recurriendo a movimientos nunca vistos en los dos años de legislatura. Ante la negativa de sus socios habituales, los socialistas han contactado con Pablo Cambronero, diputado que abandonó Ciudadanos y que en este momento se encuentra adscrito al Grupo Mixto para salvar una norma que de no salir adelante decaería.

Reforma laboral Moncloa PSOE Ciudadanos
El redactor recomienda