Es noticia
Menú
El rincón de Burgos donde mandan Vox y don Nicasio: "Es un piropo que me digan facha"
  1. España
Elecciones en Castilla y León

El rincón de Burgos donde mandan Vox y don Nicasio: "Es un piropo que me digan facha"

Un alcalde de 77 años es el mejor valor del partido de Abascal en el Alfoz de Burgos, una comarca de minipueblos paradigma del mundo rural. Allí, siempre han cosechado buenos resultados, antes incluso de tener notoriedad nacional

Foto: El alcalde de Cardeñuela Riopico, Nicasio Gómez, con el pueblo de fondo. (Ricardo Ordoñez)
El alcalde de Cardeñuela Riopico, Nicasio Gómez, con el pueblo de fondo. (Ricardo Ordoñez)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Nicasio Gómez y sus amigos se reunieron en el año 2015 en Cardeñuela Riopico, su pueblo de Burgos. No les gustaba nada el panorama político. A nivel nacional no les convencía la gestión de Mariano Rajoy y, en el terreno doméstico, tampoco bendecían la labor de su alcaldesa. Así, este antiguo contable que se lanzó al campo tras la muerte de su esposa, les hizo una pregunta a sus amigos. "Si me presento a alcalde, ¿venís conmigo?". Y hasta hoy, cuando es conocido por todos en el Alfoz de Burgos, una comarca de pueblos pequeños donde Vox impone su ley.

En las municipales de hace siete años, Nicasio, que ahora tiene 77 primaveras, arrasó. Había cinco concejales en juego y su candidatura sacó cuatro. Dejó solo uno al PSOE y secó al PP. Fue uno de los primeros alcaldes que Vox tuvo en toda España y este hito mereció, incluso, que el presidente del partido, Santiago Abascal, se desplazara hasta este rincón de Burgos para acompañar a Nicasio el día de la investidura.

Foto: García-Gallardo, durante la pegada de carteles en Castilla y León. (EFE/R. GARCÍA)

"Tengo muy buena relación con Santiago, eh", asegura este veterano alcalde, que cuadra en el prototipo de castellano viejo y que también presume de amistad con José Antonio Ortega Lara. "Su historia cuando lo secuestraron me tocó mucho y, desde que vino a la investidura, que él también estuvo, hemos mantenido el contacto". De hecho, horas después de que Nicasio paseara con este medio por su pueblo, acudió a la llamada de Ortega Lara para inaugurar la campaña en Salas de los Infantes.

placeholder Cartel de Cardeñuela Riopico. (Ricardo Ordoñez)
Cartel de Cardeñuela Riopico. (Ricardo Ordoñez)

En el pueblo, que tiene 112 habitantes, las pocas personas que andan por la calle le llaman don Nicasio y no es fácil encontrar malas palabras para valorar su gestión. Quizá esto le sirvió para que Vox alcanzara el 31,7% de voto la última vez que se pusieron las urnas en la casa consistorial. Fue en las generales de 2019. Eso sí, al tratarse de un pueblo pequeño, ese porcentaje se correspondió con tan solo 26 votos, pero el éxito de Vox en entornos eminentemente rurales, como es el caso, puede servir de termómetro para lo que pueda pasar el 13-F.

El ayuntamiento está ubicado en el lugar que antes ocupaban las escuelas, cerradas hace 40 años, puntualiza el primer edil, motivo que explica que en la sala de plenos haya un mapa preconstitucional. "Es el que había aquí ya", matiza Nicasio desde el interior de la sala. No faltan la foto del rey y una bandera de España.

—Dicen que cuando se cierran las escuelas, se muere el pueblo.

—No, el pueblo se muere cuando cierra la taberna.

Foto: El presidente del Partido Popular, Pablo Casado (d), visita Matadeón de los Oteros (León). (EFE/J. Casares)

"Yo ayudo a hacer cosas para el pueblo porque es don Nicasio, que si no, nada", resuelve desde la puerta de su casa Dominica Castilla, una vecina de Cardeñuela Riopico. "Lo lleva bien, es un señor positivo y está muy preocupado por el pueblo, hace muchas cosas", continúa esta mujer, que reconoce que, en lugares así, por muy manido que suene, ganan las personas, no las siglas. Su hijo, José Ignacio Pérez, que ha ido a verla, admite que él también está encantado con la gestión municipal e insiste en que el éxito de Vox por aquellos lares se debe más a la figura de Nicasio que a factores ideológicos, aunque la gente sea conservadora: "Yo creo que salió con Vox porque estaban cogidos los otros partidos, pero ojo, que también era de ellos".

—Y si le llaman facha, ¿usted qué hace?

—¡Eso es un piropo! ¡Si me llaman facha es que voy por el buen camino!

Nicasio ha elegido para la ocasión una mascarilla verde con la bandera de España y expone, igualmente, que la política en pueblos tan pequeños deja menos espacio para consignas como las que puedan pronunciar Santiago Abascal, Javier Ortega Smith o Macarena Olona. Aunque también se moja con temas de política nacional. No esconde, por ejemplo, la opinión que le merece el presidente del Gobierno. "El peor, peor, peor, peor de todos (ríe) es Pedro Sánchez. No tiene palabra, miente y además está atado a los independentistas, a los terroristas y a los de Podemos. Tiene muchas cadenas y con todos baila, le da igual uno que otro", resuelve mientras muestra los columpios, tanto para niños como para jubilados, que ha puesto en una de las plazas más céntricas del pueblo.

Acostumbrado a tratar con periodistas, y como buen castellano viejo, sabe cuándo es el momento de cambiar de tema o, simplemente, de hacer como que no ha escuchado la pregunta para pasar a otra cosa. Después de un par de apuntes sobre lo que haría él con la crisis de Ucrania o si le gustaría ir al Congreso de los Diputados, subraya que ya es muy mayor para eso y que él quiere ser "esencialmente alcalde de pueblo". Y luego frena en seco las preguntas que van por esos derroteros. "Bueno y yo creo que en estos asuntos nacionales no me voy a meter más. La política de Vox es la buena y esa es la que vale, la de los líderes nacionales. Eso lo puedes poner", zanja con desparpajo antes de seguir la ruta por el pueblo. Reivindica que su misión principal es responder a las necesidades del lugar que, como advierte, pasan en los últimos meses por asfaltar calles: "Aquí todo el mundo te pregunta eso de ¿qué hay de lo mío?".

placeholder El alcalde de Cardeñuela Riopico, Nicasio Gómez, en el salón de plenos. (Ricardo Ordoñez)
El alcalde de Cardeñuela Riopico, Nicasio Gómez, en el salón de plenos. (Ricardo Ordoñez)

Son cerca de las 12 de la mañana. Hace sol, pero también frío, el cielo está despejado y es la típica mañana castellana. Mientras tanto, los bares y albergues de Cardeñuela, por donde pasa el Camino de Santiago, están cerrados, por lo que el mejor cobijo es el sol. "Abren cuando quieren", dice señalando a uno de estos locales, cuando justo por delante pasa un caminante japonés, que saluda educado sin perder el paso, y al que despide con dos palabras: "Buen camino".

Vox ha cosechado buenos resultados en el eje del Alfoz de Burgos. Hay localidades pequeñas donde obtuvieron alrededor de 1 de cada 3 votos

"Menudo valor", subraya Iñaki Sicilia, el líder provincial de Vox en Burgos y también cabeza de lista en la provincia a las autonómicas, que se ha sumado al paseo por Cardeñuela con Nicasio. El primer edil allí es una institución y compagina sus responsabilidades como alcalde con las de diputado provincial. Es el único de Vox entre los 25 del pleno y, como es normal, dice que hay demasiado trabajo para uno solo: "Tengo que ir a todas las comisiones y en otros partidos, que son más, se las reparten". Sin embargo, parece que no le pesan los años y cumple puntualmente con todas sus obligaciones. Además, dice que tiene fuerzas. De hecho, se marchará pitando de la cita para acudir a una de estas comisiones.

Mucho apoyo en micropueblos

Vox ha cosechado buenos resultados en las últimas citas electorales en el eje del Alfoz de Burgos. Si bien es cierto que en las municipales de 2017 únicamente consiguió el respaldo suficiente para alzarse con la alcaldía de Cardeñuela, hay otras localidades, igualmente pequeñas, donde obtuvieron alrededor de 1 de cada 3 votos. Es el caso de Fresno de Rodilla, con 45 habitantes, que es uno de esos pueblos de la España vaciada donde lo difícil es encontrar a alguien por la calle. De hecho, tampoco es fácil ver a alguien en el ayuntamiento, ni que te cojan el teléfono al llamar. No obstante, allí, Vox consiguió el 45,5% de los sufragios, con 15 papeletas a su favor.

Foto: Alfonso Fernández Mañueco, junto a Pablo Casado. (EFE/J. Casares)

Por su parte, en Ibeas de Juarros, localidad popularizada por ser la puerta al yacimiento de Atapuerca, se replica la situación y es, quizá, algo más relevante, al ser un pueblo bastante más grande. Cuenta con una población de 1.400 habitantes y tributó un 27,5% de los apoyos (213 votos) al partido de Abascal en las generales de 2019.

En uno de los bares cercanos a la carretera que atraviesa esta localidad, que parece una metrópoli en comparación con Cardeñuela o Fresno de Rodilla, Tomás, que apura un tercio de cerveza en la barra a la hora del vermú, razona el éxito del partido de ultraderecha en virtud del perfil de los habitantes de la zona. "Son gente conservadora, siempre lo han sido. Antes estaban dentro del PP, y ahora hay una parte que se ha ido a Vox. Aquí hay mucha gente de campo y les atrae Vox".

placeholder Dominica y José Ignacio, dos vecinos de Cardeñuela Riopico. (Ricardo Ordoñez)
Dominica y José Ignacio, dos vecinos de Cardeñuela Riopico. (Ricardo Ordoñez)

Mari Ángeles, que vive desde hace varias décadas en Ibeas de Juarros, repite el diagnóstico del éxito de Vox en esta zona, que según su criterio va de la mano de la gente mayor y conservadora que se desencantó con el PP. "Si no, me parece un poco increíble que saquen tantos votos", añade.

A por el voto rural

Nicasio abrió en las elecciones de 2015 un camino que ahora Vox intentará explotar en Castilla y León. El mundo rural es un caladero de votos para la formación de Abascal y, como explica Sicilia, actualmente se encuentran, al menos en Burgos, buscando perfiles afines muy ligados a los territorios, que conozcan bien su tierra, y que puedan tomar parte en sus listas de cara a las próximas municipales.

"Tratamos de detectar a esa gente afín, hacemos mesas informativas en los pueblos y ya hay gente que se nos acerca y te dice que le apuntes", advierte Sicilia, que percibe que en muchos lugares de la España vaciada la percepción hacia Vox ha cambiado. “Somos gente normal”, dice el cabeza de lista, a quien completa Nicasio: "No nos comemos a nadie".

placeholder El interior de la iglesia de Cardeñuela Riopico. (Ricardo Ordoñez)
El interior de la iglesia de Cardeñuela Riopico. (Ricardo Ordoñez)

Y la estrategia, según las siempre traicioneras encuestas, parece que les funciona. Al menos a falta de comprobar si la apuesta por el mundo rural de los de Abascal cuaja en los comicios del 13-F o si lo del eje de Vox en el Alfoz de Burgos es cosa del carismático Nicasio: "Igual no es influencia mía, porque aquí todos los pueblos estamos amistados. El que no es amigo, es familia", dice socarrón este veterano alcalde, el 'mariscal' de Vox en el rural de Burgos.

Nicasio Gómez y sus amigos se reunieron en el año 2015 en Cardeñuela Riopico, su pueblo de Burgos. No les gustaba nada el panorama político. A nivel nacional no les convencía la gestión de Mariano Rajoy y, en el terreno doméstico, tampoco bendecían la labor de su alcaldesa. Así, este antiguo contable que se lanzó al campo tras la muerte de su esposa, les hizo una pregunta a sus amigos. "Si me presento a alcalde, ¿venís conmigo?". Y hasta hoy, cuando es conocido por todos en el Alfoz de Burgos, una comarca de pueblos pequeños donde Vox impone su ley.

Elecciones Castilla y León Castilla y León Vox Burgos
El redactor recomienda