Es noticia
Menú
Génova promociona a Almeida con un papel destacado en la campaña de Castilla y León
  1. España
El PP, ante las elecciones del 13-F

Génova promociona a Almeida con un papel destacado en la campaña de Castilla y León

El partido quiere rehabilitar la figura del alcalde de Madrid tras verse embarrado en la pelea con Ayuso. Ya ha confirmado su asistencia a cinco mítines. La presidenta irá a dos

Foto: Almeida, junto a Ayuso y Mañueco. (EFE/Pool/Ballesteros)
Almeida, junto a Ayuso y Mañueco. (EFE/Pool/Ballesteros)

José Luis Martínez-Almeida tendrá un papel destacado en la campaña de Castilla y León. Su presencia e implicación no es ninguna novedad respecto a otros barones y dirigentes del PP, pero su caso sí esconde notables particularidades. Hace menos de dos años gestionaba la capital con el traje de 'superalcalde', ejemplo de mesura y consenso en el peor momento de la pandemia, pero el efecto se ha diluido y su popularidad está lejos de lo que fue. Especialmente porque casi sin quererlo se ha visto embarrado en la pelea por el control del PP de Madrid. Y sobre todo porque Isabel Díaz Ayuso le ha eclipsado como líder en la región. Así, los comicios del 13-F son el momento perfecto para revertir esta tendencia y volver a poner en valor a uno de los principales activos del partido. El también portavoz nacional ya ha confirmado su asistencia a cinco mítines e incluso podría acudir a alguno más, mientras que la presidenta regional participará en dos.

Las elecciones en Castilla y León han devuelto al PP a una paz inusual después de un final de año de enorme tensión. Las circunstancias obligan a escenificar una tregua, pero los tambores de guerra no se han apagado y los problemas no se han solucionado. El pulso entre Génova y Ayuso seguirá abierto hasta que se celebre el congreso regional, y el regidor madrileño seguirá en medio. La dirección nacional mantiene su discurso oficial y niega cualquier estrategia más allá de aunar esfuerzos para que Alfonso Fernández Mañueco repita su victoria. Sin embargo, a nadie se le escapa que, después de todo lo vivido y lo que está por venir, necesita a un Almeida fuerte.

Foto: Mañueco, candidato del PP; Gallardo, de Vox y Fernández, de Unidas Podemos (EFE/Hidalgo/Gallego/Alvarado)

El ruido en torno a la guerra fratricida le ha penalizado, pero también otras cosas. El desgaste de compaginar los dos cargos ha instalado un runrún constante en Cibeles. Es uno de los argumentos más recurrentes de la oposición, pero algunos sectores en el equipo de gobierno lo han reconocido. En el PP, incluso, hubo voces que reclamaban mayor gestión por encima del juego político nacional. O al menos un mensaje potente que conectara de nuevo con la ciudadanía. En ese contexto, el Ayuntamiento de Madrid incorporó a finales de este año a Daniel Bardavío, que fue máximo responsable de la comunicación de Ciudadanos con Albert Rivera.

Las aguas en el consistorio se han calmado tras una etapa convulsa al inicio del curso, ya con los presupuestos y la ordenanza de terrazas aprobados y una aparente cordialidad con Ciudadanos. Vox está fuera de la ecuación y José Luis Martínez-Almeida y Begoña Villacís han configurado una mayoría más o menos estable con los ediles carmenistas que rompieron con Más Madrid, indispensables para sacar adelante las cuentas y la nueva normativa. Ese movimiento, precisamente, ha reforzado la imagen transversal del alcalde de la capital, capaz de cerrar acuerdos a izquierda y derecha. El espíritu de los Acuerdos de la Villa será su principal aval los próximos meses, extensible al mensaje que el PP quiere lanzar en Castilla y León.

Gobernar en solitario

Los populares, que aspiran a gobernar en solitario y aglutinar todo el centro derecha, han movilizado a todos sus efectivos y perfiles para abarcar el mayor espectro posible, desde los votantes que deja Ciudadanos a los seducidos por Vox. Que la estrategia salga bien es clave para que Mañueco pueda alcanzar la horquilla máxima que le dan las encuestas, en torno a 37 procuradores, y evitar que los de Santiago Abascal entren en el Gobierno. La tarea no será fácil. Según la última encuesta de IMOP-Insights para El Confidencial, publicada esta semana, el 40% del electorado de la formación ultraconservadora en esta región procede de los populares. Al mismo tiempo, tal y como revela el CIS sobre el 13-F, el PP solo ha convencido al 21,6% de los apoyos de la formación naranja en 2019.

Foto: José Luis Martínez-Almeida, durante la procesión de la Almudena. (EFE/Chema Moya)

Fuentes del equipo de Almeida detallan a El Confidencial que ha recibido un aluvión de peticiones para acudir a varias provincias, pero por motivos de agenda no ha podido atenderlas todas. "Él es un soldado del partido y estará para lo que le pidan, pero también tiene que estar en Madrid", señalan. Hasta la fecha, ha confirmado su presencia en cinco mítines: el 30 de enero y los días 2, 3, 5 y 6 de febrero. Visitará Segovia, entre otras ciudades, acompañando a diferentes figuras del partido. Su deseo es repetir en el cierre de campaña del viernes 11, junto a Casado y los presidentes autonómicos.

Si el expresidente Mariano Rajoy o barones como Alberto Núñez Feijóo serán un reclamo para atraer al electorado de Ciudadanos, más próximo al centro, otros dirigentes harán lo propio para frenar la fuga hacia Vox. Este sábado está señalado en el calendario, con la visita de José María Aznar a Valladolid, la provincia donde los de Abascal están más fuertes. También la de Isabel Díaz Ayuso el día 4 a Burgos, el segundo granero de votos de su rival en la derecha.

Foto: Alfonso Fernández Mañueco, junto a Pablo Casado. (EFE/J. Casares)

El PP enfocará la campaña en dos de los temas más repetidos: la lucha contra la despoblación y la defensa del sector primario. Ambos relacionados con Pedro Sánchez y su gestión a nivel nacional, más allá del cuerpo a cuerpo con el socialista Luis Tudanca. "Vamos a hacer una campaña a pie de calle. Frente al Sánchez del Falcon y el batallón de coches oficiales, Casado y Mañueco harán una campaña pegada al terreno, para escuchar a agricultores, ganaderos, autónomos", indican fuentes del partido.

José Luis Martínez-Almeida tendrá un papel destacado en la campaña de Castilla y León. Su presencia e implicación no es ninguna novedad respecto a otros barones y dirigentes del PP, pero su caso sí esconde notables particularidades. Hace menos de dos años gestionaba la capital con el traje de 'superalcalde', ejemplo de mesura y consenso en el peor momento de la pandemia, pero el efecto se ha diluido y su popularidad está lejos de lo que fue. Especialmente porque casi sin quererlo se ha visto embarrado en la pelea por el control del PP de Madrid. Y sobre todo porque Isabel Díaz Ayuso le ha eclipsado como líder en la región. Así, los comicios del 13-F son el momento perfecto para revertir esta tendencia y volver a poner en valor a uno de los principales activos del partido. El también portavoz nacional ya ha confirmado su asistencia a cinco mítines e incluso podría acudir a alguno más, mientras que la presidenta regional participará en dos.

Partido Popular (PP) Elecciones Castilla y León José Luis Martínez-Almeida
El redactor recomienda