Es noticia
Menú
Guerra de programas por el voto joven y el fomento de la natalidad en Castilla y León
  1. España
Elecciones del 13-F

Guerra de programas por el voto joven y el fomento de la natalidad en Castilla y León

PSOE y Soria ¡Ya! apuestan por una ley contra la despoblación, mientras que el PP promete ayudas directas y rebajas fiscales por el nacimiento de hijos. Vox defiende políticas aplicadas en Polonia y Hungría

Foto: Mañueco, en la presentación de su programa. (EFE/Almudena Álvarez)
Mañueco, en la presentación de su programa. (EFE/Almudena Álvarez)

El conocido como invierno demográfico es el gran problema estructural de Castilla y León. Y las medidas para fomentar la natalidad y frenar el éxodo masivo, así como atraerse el voto joven, son el común denominador de los partidos en esta campaña. PSOE, el PP y Soria ¡Ya! presentaron ayer sus propuestas con el objetivo de "fijar" la población de una comunidad que concentra el 5% de los habitantes totales del país, pero cuya superficie es la más extensa. La guerra de programas ha comenzado, mientras los partidos se miran de reojo los unos a los otros, agitando sus banderas para pescar en los mismos caladeros de votos.

Tanto PSOE como Soria ¡Ya! presentaron ayer sus recetas y coinciden en prometer una ley de lucha contra la despoblación, así como impulsar incentivos fiscales en el mundo rural para revertir el éxodo a la gran ciudad y atraerse el voto joven. Pero los socialistas no son los únicos pendientes de los movimientos de las nuevas candidaturas, el PP también compite con ellos y con Vox. Los populares apuestan por las ayudas directas y las rebajas tributarias para fomentar la natalidad, uno de los flancos donde Vox les puede hacer más daño.

La batalla de la natalidad

El plan de Mañueco para las familias es ambicioso, con un nuevo sistema de prestaciones con especial atención al mundo rural. Así, en el caso de repetir como presidente de la región, dará a elegir a las familias entre una deducción del IRPF hasta el 40% o un cheque bebé que varía en función del número de hijos. En el caso del primero, se entregará una ayuda de 1.500 euros; 2.000 en el segundo, y 2.500 en el tercero, que se incrementará en un 40% en el caso de vivir en lugares poco poblados.

Foto: Abascal, García-Gallardo y Ortega Smith, en un acto en Valladolid. (EFE/Nacho Gallego)

El PP asegura que invertirá un total de 1.500 millones de euros en políticas para el fomento de la natalidad, con la gratuidad progresiva de la educación de cero a tres años (primero será en el tramo de dos a tres) y medidas para la conciliación, como el Bono Concilia, dotado con 750 euros para guarderías. Mañueco, además, insistirá en esta cuestión con el programa Conciliamos, enfocado a la atención de los pequeños en periodos vacacionales.

La óptica del PSOE es diferente. No hay rastro de ayudas directas o bonificaciones en el programa del candidato socialista, Luis Tudanca, pero sí promete el apoyo a las políticas de género en el mundo rural, con un plan específico para el empleo y la movilidad. Advierte de la gravedad de la situación, de la "reducción drástica de la población infantil y joven" y de las expectativas de reemplazo por la emigración, al recordar que 234 municipios de la comunidad, es decir, más del 10%, ya no tienen a menores de 15 años. El fomento de la familia se sustenta en medidas para la conciliación y atención a personas dependientes. Sin cifras ni porcentajes, el PSOE plantea que las familias residentes en municipios rurales remotos tengan ayudas para el acceso a las escuelas infantiles o actividades extraescolares.

Críticas de Vox

Desde Vox, consideran que estas medidas llegan tarde. Tanto Juan García-Gallardo como Santiago Abascal y otros dirigentes del partido han señalado en sus últimos mítines e intervenciones que las políticas de PP y PSOE son el origen de los problemas de Castilla y León, lastrado por la falta de oportunidades para los jóvenes. Su consideración, como la de las plataformas de la España Vaciada, está basada en los datos y en una realidad manifiesta para cualquiera que conozca la región.

El PP propone ayudas de hasta 2.500 euros por hijo y rebajas fiscales para frenar la despoblación, puntos fuertes de Vox y Soria ¡Ya!

El programa concreto de Vox es todavía una incógnita, pero ya han señalado que la protección de la familia es una prioridad en Castilla y León. El partido sigue el ejemplo de los gobiernos de Hungría y Polonia, dos de sus principales aliados en el eje ultraconservador europeo, con un sistema de préstamos sin intereses y avales bancarios o deducciones fiscales. Los populares, conscientes de que el 40% de los votantes de su rival eran suyos, han movido ficha.

El ejemplo en el que se mira Vox combina las ayudas directas, con más de 100 euros mensuales por hijo en Polonia, o préstamos casi a fondo perdido en Hungría. El Plan de Acción de Protección a la Familia del Ejecutivo de Viktor Orbán entrega hasta 30.000 euros a los matrimonios de entre 18 y 40 años con financiación totalmente pública. La cuota prevista es de 150 euros durante 20 años, pero si la pareja (siempre que esté casada) tiene dos hijos, estará exenta de abonar una tercera parte, y si tiene tres no devolverá nada. En ese caso y a partir de cuatro pequeños, además, estarán exentos de pagar el IRPF de por vida.

Fijar población

La marcha prematura de generaciones es una constante. El último Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España, una entidad vinculada con la Secretaría de Estado de Derechos Sociales (Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030), refleja que Castilla y León es la comunidad autónoma con el mayor índice de jóvenes hasta 34 años que ha emigrado. El informe, publicado en octubre del año pasado, indica que el 16,2% de los castellanoleoneses de hasta 29 años reside en otra región, mientras que hasta 34 años el porcentaje rebasa el 30%. Pero el drama no acaba ahí. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), la media de edad en este territorio roza ya los 50 años y la tasa de natalidad (nacimientos por cada 1.000 habitantes) ha pasado del 8,37 de 2008 al 5,71 actual. La media española es de 7,19.

Foto: Ángel Ceña y Vanessa García, los candidatos de Soria ¡Ya!. (EFE/Almudena Álvarez)

Los programas están enfocados a retener a los jóvenes tras décadas de abandono. Mañueco ha anunciado que llegará a cubrir hasta el 75% de las rentas del alquiler en determinados supuestos del mundo rural, además de un plan de bajadas de impuestos para frenar el éxodo con carácter general. Ante el reto de revertir la tendencia demográfica, el PP apuesta por una política con deducciones fiscales para los residentes en zonas en riesgo de despoblación, acorde a criterios objetivos como la baja densidad de los municipios, el envejecimiento o la distancia que haya hasta localidades de mayor tamaño.

Respecto a las ayudas para el alquiler, los socialistas proponen para Castilla y León un programa para jóvenes en zonas despobladas, aunque no especifican un porcentaje o cifra concreta. También un plan de acceso a la vivienda, extensible a nuevos residentes y segunda residencia. La rehabilitación, añade el programa, será otro de los compromisos. En clara contraposición con cualquier medida o iniciativa de Vox, Luis Tudanca apuesta por la inclusión de la población emigrante, así como la integración y vinculación de las personas inmigrantes en el territorio.

El presidente regional del PP promete una nueva deducción en la cuota autonómica del IRPF por residir en zonas en la misma situación. También rebajas fiscales para adquirir o transmitir la vivienda habitual y una reducción del mismo tributo para el traslado por motivos laborales a un municipio de un territorio despoblado.

Foto: Fernández Mañueco, durante la presentación de su programa. (EFE/José C.Castillo)

Estas medidas son muy similares a las planteadas por Soria ¡Ya!, la única de las plataformas de la España Vaciada que sacará representación el 13-F, según la encuesta de IMOP-Insights para El Confidencial. La candidatura propone un descenso en el IRPF por residencia habitual en provincias muy despobladas y bajadas en el impuesto de transmisiones patrimoniales para la compraventa de viviendas por debajo de 190.000 euros en municipios con el mismo problema. También bonificaciones para los actos jurídicos documentados en los supuestos de agrupación, agregación, segregación y división de suelo industrial o terciario.

Los compromisos con el sector primario, otro de los puntos calientes de la campaña, también coinciden en la comparativa entre el PP y Soria ¡Ya!. El programa popular menciona de forma expresa la ganadería extensiva —no así a la intensiva— y, en este sentido, bajo el epígrafe ‘Hacia unas prácticas agrarias más sostenibles’, Mañueco asegura que va a apoyar “una forma de producir sostenible en términos medioambientales, sociales y económicos”. “Cuidaremos especialmente nuestra ganadería extensiva con ayudas concretas para inversiones en zonas de pastos, tanto comunales como individuales”, continúa.

Foto: Alfonso Fernández Mañueco, junto a Pablo Casado. (EFE/J. Casares)

El documento, como el presentado por Soria ¡Ya!, recoge promesas ligadas al objetivo de garantizar la renovación generacional en el campo, además del compromiso de una política tributaria favorable. “Reduciremos la fiscalidad de las explotaciones agrarias para facilitar su desarrollo”, expone, si bien no se especifica la rebaja de la que se podría beneficiar el sector. Los sorianos abogan por apoyar a los agricultores y ganaderos más pequeños e incentivar el relevo generacional en el campo.

La candidatura de Alfonso Fernández Mañueco, con 35 escaños, está obligada a echar el resto los próximos días para alcanzar la horquilla máxima que marcan las encuestas, que estaría en los 36 procuradores. Solo así lograría su objetivo de sumar más que toda la izquierda o cualquier otra suma y reducir a Vox a la nada. Como ha informado El Confidencial, en este momento necesita como mínimo la abstención de los de Abascal, aunque una alianza entre PSOE y Unidas Podemos (31 escaños) con Unión del Pueblo Leonés (2), Soria ¡Ya! (2) y Ciudadanos (1) elevaría la mayoría a los 36 procuradores, uno más que los del PP.

El conocido como invierno demográfico es el gran problema estructural de Castilla y León. Y las medidas para fomentar la natalidad y frenar el éxodo masivo, así como atraerse el voto joven, son el común denominador de los partidos en esta campaña. PSOE, el PP y Soria ¡Ya! presentaron ayer sus propuestas con el objetivo de "fijar" la población de una comunidad que concentra el 5% de los habitantes totales del país, pero cuya superficie es la más extensa. La guerra de programas ha comenzado, mientras los partidos se miran de reojo los unos a los otros, agitando sus banderas para pescar en los mismos caladeros de votos.

Partido Popular (PP) Elecciones Castilla y León
El redactor recomienda