Es noticia
Menú
Podemos mantiene el pulso sobre Ucrania a través de Iglesias mientras Sánchez calla
  1. España
Tensión en la coalición

Podemos mantiene el pulso sobre Ucrania a través de Iglesias mientras Sánchez calla

El exvicepresidente ha cargado duramente contra el Ejecutivo aprovechando que ya no ostenta cargo político, pero el presidente no ha dedicado ni un minuto a la postura de España en el conflicto

Foto: Pedro Sánchez durante un acto del PSOE en Gijón. (EFE/Paco Paredes)
Pedro Sánchez durante un acto del PSOE en Gijón. (EFE/Paco Paredes)

El PSOE y Podemos siguen caminos opuestos bastante a menudo pese a ser socios de Gobierno. La coalición colecciona crisis internas al hilo de temas de toda índole y la última fricción surge al calor del conflicto ucraniano. Las posturas son opuestas y también la forma de abordar la cuestión. Esta mañana, mientras Podemos aprovechaba un mitin en Castilla y León para, a través de Pablo Iglesias, mantener el pulso con el ala socialista de Moncloa y afianzarse en el "no a la guerra"; el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha preferido guardar silencio y no dedicar ni una sola palabra ni a la postura de España en el conflicto ucraniano, ni a los problemas que dicho posicionamiento puede estar generando en el seno de la coalición.

En un acto en Gijón junto con el presidente de Principado de Asturias, Adrián Barbón, Sánchez ha ofrecido un discurso de marcado carácter europeísta, pero sin mencionar en ningún momento la posición de España respecto al potencial conflicto en la frontera rusa o el ofrecimiento de Defensa a la OTAN de desplegar cazas españoles en Bulgaria. "Vivimos una época de cambios, o mejor, un cambio de época", ha asegurado el presidente, antes de pasar a enumerar los logros de la Unión Europea, con España "a la vanguardia", en materia de vacunación, lucha contra la pandemia y, ahora, la asignación de los fondos europeos para la recuperación económica.

Foto: La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. (Reuters/Michel Euler)

Sánchez ha sacado pecho de la gestión sanitaria y ha defendido la posición de la UE respecto a las vacunas, asegurando que el bloque ha donado más dosis a terceros países de las que ha administrado en su territorio. "La UE es el principal donante de vacunas del mundo", ha celebrado el presidente. Además, el líder de los socialistas ha afeado a la oposición sus críticas a la gestión de los fondos europeos, asegurando que con su postura "bloquean el crecimiento y la creación de empleo", y ha exhortado a los populares a que se sumen a la reforma laboral para mejorar las condiciones de la gente joven. Sánchez ha aprovechado también para anunciar que en el próximo Consejo de Ministros se actualizarán las pensiones para 2022.

Ante este nuevo silencio del presidente, la posición del Gobierno hay que buscarla, como en otros casos precedentes, en las manifestaciones de otros ministros. Es el caso del titular de Exteriores, Manuel Albares, quien ayer envió un contundente mensaje a Podemos. "Las directrices en política exterior las marca el presidente", zanjó Albares, quien también añadió que él se encontraba cómodo en la línea marcada por Sánchez. Sin embargo, el líder del Ejecutivo ha preferido el silencio sobre un movimiento estratégico que persigue reforzar la postura de España ante EEUU y también en el plano internacional con la OTAN.

Más leña al fuego

Por su parte, Pablo Iglesias, exvicepresidente del Gobierno, se ha alineado con el discurso oficial de Podemos y hoy ha hecho las veces de portavoz oficioso del partido en un acto de la formación en el marco de la precampaña en Castilla y León. Él mismo lo advirtió al comenzar su discurso. "Voy a decir cosas que no pueden decir de manera clara otros compañeros, creo que eso es lo que se espera de mí", avanzó un Iglesias que, con el paso de los minutos, no dudó en cargar duramente contra la postura del Gobierno de cumplir con sus obligaciones con la OTAN y mandar efectivos militares al conflicto de Ucrania.

"La mayor parte de la gente de este país quiere paz y no se deja engañar cuando les dicen que este conflicto es una cuestión de buenos y malos", subrayó Iglesias, que centró sus dardos contra la ministra de Defensa, Margarita Robles, que fue la primera integrante del Ejecutivo que verbalizó el respaldo español a cualquier operación de la OTAN en la zona. Las palabras de Robles volvieron a hacer saltar a la facción de Unidas Podemos en el Gobierno, que desde entonces cogió la bandera del “no a la guerra”, que es sobre la que hoy ha insistido Iglesias.

Foto: Irene Montero, Ione Belarra y Alberto Garzón. (EFE/Kiko Huesca)

"Hemos escuchado decir a la ministra de Defensa que la OTAN nació para defender la paz, al colectivo LGTBI, la democracia, la sanidad pública… ¿Pero usted se cree ministra que la gente es tonta?", ha llegado a decir Iglesias, quien ha subrayado que Rusia no es un buen enemigo al ser una "potencia nuclear".

De igual modo, también ha intentado apelar al sector de los socialistas que salieron a la calle con el "no a la guerra", intentando dar otro mordisco a la cuota electoral del PSOE después de la crisis de las macrogranjas. En esta línea, y debido a la cercanía de las urnas, Iglesias ha pronosticado que el PSOE suavizará su discurso en lo relativo al despliegue de tropas y medios militares en las proximidades de Rusia: “Es una situación enormemente peligrosa”.

Foto: La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

"Aquí se está jugando si Europa pinta algo en la negociación", ha subrayado Iglesias, quien también ha afirmado que en Bruselas no hay "ningún interés por iniciar un conflicto armado en el territorio", como sería el caso. "¿Qué tenemos que ganar los europeos en esto?", se ha preguntado el exvicepresidente, quien ha defendido que crisis como la de Ucrania no responden a la ideología, "sino a los intereses de los Estados y de las empresas relacionadas con los distintos Estados".

La fractura en la coalición ante la postura que ha de tener España en el conflicto de Ucrania se suma a una lista cada vez más larga de desencuentros entre los socios del Ejecutivo. Las discrepancias sobre el Sahara de inicio de legislatura, o las más recientes a cuenta de las macrogranjas, las diferencias entre la postura de Yolanda Díaz y Nadia Calviño en la reforma laboral o la retirada del escaño a Alberto Rodríguez son solo algunos ejemplos.

El PSOE y Podemos siguen caminos opuestos bastante a menudo pese a ser socios de Gobierno. La coalición colecciona crisis internas al hilo de temas de toda índole y la última fricción surge al calor del conflicto ucraniano. Las posturas son opuestas y también la forma de abordar la cuestión. Esta mañana, mientras Podemos aprovechaba un mitin en Castilla y León para, a través de Pablo Iglesias, mantener el pulso con el ala socialista de Moncloa y afianzarse en el "no a la guerra"; el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha preferido guardar silencio y no dedicar ni una sola palabra ni a la postura de España en el conflicto ucraniano, ni a los problemas que dicho posicionamiento puede estar generando en el seno de la coalición.

PSOE Pedro Sánchez Conflicto de Ucrania
El redactor recomienda