Es noticia
Menú
Cataluña y Madrid suman 1.300 muertes más en la sexta ola que Sanidad no recoge
  1. España
problemas en la notificación

Cataluña y Madrid suman 1.300 muertes más en la sexta ola que Sanidad no recoge

Los retrasos en la comunicación de las comunidades al ministerio han sido habituales desde el comienzo de la pandemia

Foto: Cataluña ha comunicado más de 1.000 fallecimientos durante la sexta ola de la pandemia. (EFE/Alejandro García)
Cataluña ha comunicado más de 1.000 fallecimientos durante la sexta ola de la pandemia. (EFE/Alejandro García)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Casi dos años después del inicio de la pandemia, el Ministerio de Sanidad sigue teniendo problemas para comunicar información actualizada de la evolución sanitaria en cada comunidad autónoma. Esas dificultades se notan más en las cifras de fallecimientos. Desde el comienzo de la sexta ola, Cataluña y Madrid han comunicado más de 2.000 muertes, 1.300 más de las que les atribuye el ministerio en sus informes.

Entre el 14 de octubre (comienzo de la sexta ola) y el 17 de enero, Sanidad comunicó 4.303 fallecimientos por covid, 723 correspondientes a Cataluña y Madrid. Pero según la última información disponible en las páginas web de ambas comunidades, en el mismo periodo sumaron 2.059 fallecidos a sus registros.

El retraso no es exclusivo de Cataluña y Madrid, pero se nota más en esas dos regiones. Entre el 14 de octubre y el 17 de enero (en algunos territorios, la última fecha con datos es anterior), las comunidades y ciudades autónomas notificaron más de 5.700 muertes, según la información recopilada por el proyecto Escovid19data.

Foto: Foto: Reuters/Sergio Pérez.

Un problema que no es nuevo

Los retrasos en la notificación por parte de las comunidades autónomas han sido habituales a lo largo de la pandemia. La recopilación, tratamiento y notificación individualizada de cada caso suponen una gran carga de trabajo para unos equipos de salud pública infradotados y que no han tenido respiro desde comienzos de 2020. Eso ha provocado actualizaciones puntuales que han modificado de manera sustancial los datos que publica Sanidad, como es probable que suceda próximamente con Cataluña y Madrid.

"En general, el retraso se debe a la dificultad de actualizar la información, caso a caso, en el momento que ocurre el fallecimiento, ya que no es un proceso automatizado", explica el Ministerio de Sanidad. La Consejería de Sanidad madrileña afirma que "la notificación de los fallecimientos no lleva retraso". "Esta supuesta afirmación no tiene base real", añade.

Segundo día consecutivo de bajada de la incidencia acumulada

Además, hay diferencias constantes entre la información de algunas comunidades y la del ministerio por la diferente manera de cuantificar los fallecimientos. Cataluña y Madrid son dos ejemplos de regiones que no solo cuentan muertes con diagnóstico de covid-19 confirmado (lo único que exige el ministerio). Por eso, las cifras que publican a diario son más altas y seguramente más fiables para conocer el impacto de la pandemia en su territorio.

Madrid ofrece la información de fallecimientos de dos maneras: los fallecidos en hospitales (el dato utilizado para este artículo) y los datos de sanidad mortuoria, que a su vez están desagregados por lugar de fallecimiento. Esta segunda cifra recoge a todos los muertos "con sospecha o con confirmación de covid-19 según certificado de defunción". Con Cataluña, sucede algo similar.

Foto: Una niña se vacuna en Madrid. (EFE/Víctor Lerena)

Pero que esas dos comunidades también incluyan en sus cifras de fallecimientos aquellos de personas que mueren con sospecha de tener covid-19 no debería explicar la divergencia de las cifras. Esa manera de contabilizar está vigente desde el primer año de la pandemia. Y desde el final de la primera ola, en que hubo muchos problemas de detección, hay muy pocas muertes fuera de los hospitales o sin diagnóstico confirmado.

En el caso de Madrid, ni durante la tercera ola hubo tantas diferencias entre la información que publicaba la Consejería de Sanidad en su web y la del ministerio, al menos no de manera tan continuada. Hubo días en que las cifras eran muy diferentes, pero se corregía después. Eso aún no ha pasado en la sexta ola.

placeholder Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

La comunicación de los casos de covid-19 está regulada por la Orden SND/404/2020, de 11 de mayo, que una vez superada la primera ola estableció la forma en que las comunidades debían notificarlos al Ministerio de Sanidad. Esa notificación es individualizada y se realiza a través de SiViEs, la herramienta de vigilancia que gestiona el Centro Nacional de Epidemiología (CNE), adscrito al Instituto de Salud Carlos III (ISCIII).

Para cada caso, los servicios de salud pública de las comunidades deben rellenar una ficha, que incluye información sobre el ámbito geográfico, el sexo y datos clínicos, entre otros. Dos apartados son importantes a efectos de notificación de un fallecimiento. Uno es la evolución (si el paciente ha ingresado en un hospital, si ha estado en la UCI o ha fallecido). Y otro es el resultado final del seguimiento: fallecimiento o alta.

Con esa información, elabora parte de sus informes diarios el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencia Sanitarias (CCAES), dependiente del Ministerio de Sanidad, y también es la base de todos los análisis que realiza el CNE. Aunque hay diferencias en el tratamiento que uno y otro centro hacen de los datos. Mientras que el CCAES comunica la nueva información añadida en un mismo día (aunque corresponda a fechas atrasadas), el CNE realiza sus análisis con base en la fecha de diagnóstico, ingreso o defunción.

Las urgencias de los hospitales están al límite

Esa serie histórica es la más precisa, pero tarda en consolidarse y acumula más retrasos, sobre todo en el caso de los fallecimientos. En su informe del 18 de enero, Sanidad informó de un total de 91.277 muertes por covid desde el inicio de la pandemia. Esa cifra no coincide con la que daba el CNE, que son 89.917. La diferencia casi coincide con los fallecimientos de más que han comunicado Cataluña y Madrid.

De los 4.303 fallecimientos notificados por Sanidad en la sexta ola, solo 3.814 tienen, de momento, fecha de defunción en ese mismo periodo. Por ese motivo, el número de muertes notificadas cada día hay que tomarlo con cautela porque incluye fallecimientos de fechas anteriores. De esas 3.814 muertes, 437 son de Cataluña y Madrid. De nuevo, una cifra muy alejada de las que han comunicado esas dos comunidades. Incluso asumiendo los habituales retrasos en la notificación.

Casi dos años después del inicio de la pandemia, el Ministerio de Sanidad sigue teniendo problemas para comunicar información actualizada de la evolución sanitaria en cada comunidad autónoma. Esas dificultades se notan más en las cifras de fallecimientos. Desde el comienzo de la sexta ola, Cataluña y Madrid han comunicado más de 2.000 muertes, 1.300 más de las que les atribuye el ministerio en sus informes.

Coronavirus
El redactor recomienda