Es noticia
Menú
"No me avergüenzo de Vox. Aquí estoy si vuelve a la política útil"
  1. España
entrevista a josé luis martínez-almeida

"No me avergüenzo de Vox. Aquí estoy si vuelve a la política útil"

El alcalde de Madrid agradece a Begoña Villacís que mantenga la coalición tras los desencuentros entre PP y Cs. Recela de que Vox pueda ser un socio de coalición fiable y de Ayuso prefiere no hablar más

Foto: El alcalde de Madrid permanece actualmente aislado tras ser diagnosticado con covid-19, esta es una imagen de archivo. (Foto: Rafael Albarrán)
El alcalde de Madrid permanece actualmente aislado tras ser diagnosticado con covid-19, esta es una imagen de archivo. (Foto: Rafael Albarrán)

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, hace esta entrevista por teléfono. Lleva varios días confinado tras dar positivo por coronavirus. No tiene buenas noticias, se ha repetido la PCR y vuelve a dar positivo. Su Nochevieja ha sido solo en casa y con la comida que le ha llevado su familia. A él lo de los fogones no se le da bien y no le importa reconocerlo. Ya está cansado del aislamiento y, aunque ha habido algún momento en que los síntomas han sido fuertes, lo ha vivido como una "gripe fuerte". A este respecto reflexiona sobre lo que hoy se debate tanto desde el punto de vista social, político y médico-científico: "Si no fuera coronavirus, yo podría haber ido a trabajar hace cuatro días". ¿Será ómicron la oportunidad para lograr la ansiada inmunidad de grupo? Mientras, Almeida sigue con su encierro teléfono en mano. Estos días ha negociado los Presupuestos vía WhatsApp y el resultado deja en evidencia que no le ha ido mal. En tiempos de crispación y bloques ha pactado con los cuatro ediles que se fueron del grupo de Manuela Carmena al Mixto. Acuerdos entre diferentes para hacer política para los ciudadanos.

PREGUNTA. ¿Cómo ha sido la negociación para los Presupuestos entre dos bloques tan distintas ideológicamente?

RESPUESTA. Pues fue una negociación en la que partíamos de dos posturas diferentes, de dos ejes ideológicos muy distintos, los que tienen los cuatro concejales del Grupo Mixto y los que tenemos el equipo de Gobierno. Pero eso no quiere decir, y creo que esto también hay que subrayarlo, que no entendiéramos, tanto ellos como nosotros, la importancia que tenía que Madrid tuviera unos Presupuestos para 2022. No son exactamente los Presupuestos que yo diseñé ni los que hubieran querido exactamente los cuatro exconcejales de Manuela Carmena, pero son unos buenos Presupuestos. Hay que mandar un mensaje de tranquilidad a los ciudadanos. Que sepan que, desde posiciones ideológicas absolutamente distintas, cuando vienen mal dadas, somos capaces de sentarnos, de hablar y de llegar a acuerdos pensando en lo mejor para ellos.

Foto: Vista general del pleno de Cibeles durante la votación de los presupuestos. (EFE/Miguel Oses)

P. ¿No tiene miedo a que le penalice electoralmente un acuerdo con la izquierda?

R. Es que no hay que tener miedo del coste político para uno mismo. De lo que hay que tener miedo es de no ser capaz de tomar las decisiones que mejor les vengan a los ciudadanos, aun a costa de lo que pueda suponer para uno mismo y más cuando tantas veces estamos hablando de que hay un alejamiento de los ciudadanos y la política. Precisamente yo creo que este tipo de acuerdos ayuda a que puedan sentir la confianza de que, a pesar de ser tan diferentes, tenemos la capacidad de llegar a pactos y en esa clave, no solo en clave presupuestaria, sino en esa clave política, también es importante.

P. Suena muy bien, pero por qué Pablo Casado no acuerda nada con Pedro Sánchez…

R. No se puede poner en el mismo plano de responsabilidad al Gobierno que a la oposición. Es al Gobierno al que le corresponde la iniciativa para llegar a acuerdos. La oposición está en una situación completamente distinta. Si la oposición quiere llegar a acuerdos y el Gobierno no quiere, es muy complicado. ¿Alguien piensa que Pedro Sánchez tiene algún interés en llegar a acuerdos con el PP? Porque me he cansado de escuchar a Pablo Casado ofrecer pactos de Estado en las más diversas materias. Un presidente que, a lo largo prácticamente ya de dos años de pandemia, no ha sido capaz de descolgar el teléfono o de hablar con el líder de la oposición más que en cinco o seis ocasiones… ¿De verdad pensamos que Pedro Sánchez tiene algún interés? Él articula el ejercicio del poder en torno a una serie de minorías de bloqueo que le permiten seguir de presidente con 120 escaños en el Congreso. Es su única obsesión y por eso no puede llegar a ningún acuerdo con el PP.

"Parece complicado apoyar una reforma laboral en la que cada uno de los implicados ha ido a salvar su interés particular"

P. Pero en el caso de la reforma laboral hay voces del PP, como Núñez Feijóo o la propia FAES, que han planteado que se debata una abstención.

R. En primer lugar, hay que preguntarse qué finalidad tiene esta reforma laboral. Debería tener como finalidad buscar la mejora del mercado laboral, de las condiciones y por tanto el aumento del empleo de calidad. ¿Hay alguien en la negociación que haya salido de la misma diciendo que eso es lo que se ha conseguido? Nadie.

Yolanda Díaz dijo que esto era una derogación política, pero no técnica. Por tanto, lo que pretendía era cubrir el expediente de la promesa que habían hecho en su programa de coalición. De Pedro Sánchez prácticamente no hemos escuchado nada, salvo que esto le permite, a lo mejor, que Bruselas libere más fondos. La CEOE ha venido a decir que es una reforma de mínimos que, por tanto, aunque haya alguna cesión, no les afecta demasiado, y los sindicatos dicen que prácticamente lo mismo.

Foto: El líder del PP, Pablo Casado. (EFE/Fernando Alvarado)

Ninguno de los que han negociado ha dicho que va a permitir mejorar el mercado laboral, aumentar la calidad del empleo y la estabilidad. Parece complicado apoyar una reforma laboral en la que cada uno ha ido a salvar su interés particular. Nos parece razonable en este momento votar en contra*, otra cosa es que el debate fuera precisamente sobre las consecuencias para los trabajadores. La duda es si lo que han pretendido es mejorar el mercado laboral o salvar la cara cada uno desde el punto de vista de sus posiciones. No vamos a apoyar tocar una reforma laboral como la del 2012, que se ha demostrado que funciona y que, por cierto, en pandemia ha sido esencial en el tema de los ERTE.

P. ¿Ha ido el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, a salvar la cara? ¿Le sorprende que haya pactado?

R. No, no, no me sorprende. No es que me sorprenda o me deje de sorprender. La acepto. Es decir, la CEOE sabe el Gobierno que tiene enfrente. Sabe cuál es la pulsión que existe en la coalición, sabe cuál ha sido constantemente el discurso de estigmatización y enfrentamiento con los empresarios. Parece ser que el planteamiento que se hace es que lo que se ha firmado no es tan malo como lo que decían, que iba a ser peor. Es una postura legítima, respetable, pero que quizás debe tener en cuenta que con este Gobierno los empresarios tienen muy difícil poder ir a la vuelta de la esquina.

"A quien le corresponde definirse es a Vox: si quieren seguir instalados en el cordón sanitario o si deciden que podemos seguir colaborando"

P. ¿Usted donde puede ir con Vox después de romper por los Presupuestos?

R. Eso lo tiene que decidir Vox, porque yo no he cambiado. He sido el mismo alcalde que el primer día agradeció la confianza que me dieron con sus votos en la investidura. Siempre he defendido mis actos y mis acuerdos con Vox. Frente a todos aquellos que pretendían que les hiciera un cordón sanitario, yo he querido negociar los Presupuestos con Vox sin conseguir que ni siquiera se sentasen a negociar. No es que no hayamos llegado a un acuerdo, es que no se han sentado. Por tanto, quien ha decidido hacerse el cordón sanitario son ellos. Mi mensaje a Vox es claro, si están dispuestos a volver a la política útil para los madrileños, ahí estaré yo, porque yo no voy a bajar la cabeza y avergonzarme de tener un pacto de investidura con Vox, que, por cierto, voy a seguir cumpliendo porque está firmado.

Lo que sí digo es que a quien le corresponde definirse es a Vox. Si quieren seguir instalados en el cordón sanitario que la izquierda tanto ansía o si, por el contrario, deciden que podemos seguir colaborando y podemos seguir haciendo un Madrid mejor. En ese sentido es donde yo no he cambiado.

Foto: Monasterio y Díaz Ayuso, durante una reunión. (Comunidad de Madrid)

P. ¿Se entiende mejor Vox con Isabel Díaz Ayuso que con usted?

R. Bueno, esa es una pregunta que habría que hacerle a Vox, pero también digo que la situación es diferente. Y explico por qué. Cuando en la Asamblea de Madrid Vox era decisivo con sus votos para que hubiera Presupuestos, no hubo Presupuestos. Los dos primeros años de legislatura de Ayuso no hubo Presupuestos en la Comunidad de Madrid porque era la misma situación que hoy en el Ayuntamiento. Tras las elecciones del 4 de mayo, cambia el tablero. Es decir, si vemos los antecedentes, cuando Vox ha sido decisivo en la Comunidad de Madrid para que no hubiera Presupuestos, no los ha habido.

P. Este año hay elecciones en Castilla y León y Andalucía. ¿Apuesta por coaliciones de gobierno con Vox?

R. Los resultados lo que dicen por ahora es que Alfonso Fernández Mañueco se puede encontrar una situación similar a la de Ayuso en Madrid, por tanto, tener mayoría suficiente para poder gobernar y una gran diferencia en escaños con Vox. Y a eso es a lo que nosotros tenemos que aspirar y más aún antes de las elecciones. En la campaña lo que tenemos que hacer es dirigirnos a todos los castellanoleoneses, en este caso, convencerles del proyecto PP. Y en Andalucía también. Convencerlos de la necesidad de tener una mayoría amplia para poder dotar de estabilidad al Gobierno. A mí hacer hipótesis sobre pactos o acuerdos 'a priori' no me gusta. No nos podemos distraer del principal objetivo que es lograr convencer al máximo número de votantes.

Foto: Santiago Abascal. (EFE/Javier Lizón)

P. La pregunta es si con Vox, ¿se puede gobernar o no?

R. A este respecto le hablo de mi experiencia. En los tres años de Presupuestos del Ayuntamiento de Madrid, el primer año se abstuvieron, el segundo votaron que sí y el tercero votaron no. ¿Vale, por tanto, cómo socio de gobierno? En tres años, tres cambios de criterio sobre unos Presupuestos de un mismo tipo con un marcado carácter continuista y enclavados dentro de las líneas ideológicas del centro derecha. Vox es el que tiene que explicar por qué un año se abstiene, al siguiente vota a favor y al siguiente vota en contra sin ni siquiera sentarse a negociar.

P. ¿Y con Ciudadanos, cómo están tras la ruptura y las acusaciones de traición en Castilla y León?

R. Begoña Villacís y yo, en este sentido, estamos haciendo un ejercicio político en el que a pesar de todas las circunstancias que han rodeado esta legislatura, y siendo dos partidos tan distintos y dos partidos donde obviamente ha habido discrepancias muy importantes en los gobiernos, hemos decidido mantener el rumbo del Ayuntamiento de Madrid al margen de lo que pueda suceder. Hemos sobrevivido a una pandemia y a una Filomena. Además, hemos pasado por la moción de censura de Murcia, por las elecciones del 4 de mayo, ya estamos pasando por la convocatoria de elecciones en Castilla y León y creo que los madrileños tienen la tranquilidad de saber que, al margen de las diferencias, de las discrepancias, de los enfrentamientos que puede haber entre los partidos, hay un gobierno en el Ayuntamiento de Madrid que está funcionando y que queremos que siga funcionando hasta el final de la legislatura. Yo creo sinceramente que ese es uno de los logros y se lo tengo que agradecer a Begoña; que a pesar de todo lo que ha sucedido sigamos trabajando como lo estamos haciendo.

"Begoña siempre ha dicho que ella va a estar en Ciudadanos y que no va a venir al PP y además lo ha dicho en reiteradas ocasiones"

P. Y cuándo vio el tuit donde se cesaba a Francisco Igea…

R. Cuándo vi el tuit de Mañueco convocando elecciones, cuando la moción de censura de Murcia, cuando vi la convocatoria de elecciones en la Asamblea de Madrid… cuando veo todo esto, ¿qué es lo que pienso? Si hemos pasado lo anterior, seremos capaces también de superar esta situación.

P. ¿Ve a Begoña Villacís en el PP?

R. Primero, Begoña siempre ha dicho que ella va a estar en Ciudadanos y que no va a venir al PP y además lo ha dicho en reiteradas ocasiones, y por tanto yo creo que desde ese punto de vista hay caso cerrado. Es decir, cuando vemos que ya lo ha negado de esa manera, pues poco más podemos decir al respecto. Es una persona de grandísima talla política y en ese sentido, desde luego, tiene todo mi respeto y también mi gratitud por haber mantenido la coalición.

Foto: Ignacio Aguado e Isabel Díaz Ayuso. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

P. Pero viendo las encuestas, ¿qué futuro tiene Ciudadanos?

R. ¿Ciudadanos? Yo lo que espero es que el PP, y estoy convencido de que así será, tenga un gran futuro. Yo gobierno en coalición con Ciudadanos y tengo que ser lo más exquisito posible, lo más respetuoso, pero me centro en que el PP tenga el mejor futuro posible. Sobre Ciudadanos deben decidir los españoles cuál será su futuro.

P. El futuro del PP será mejor si se entierran las batallas internas. ¿Ve posible rebajar la tensión entre Ayuso y Génova?

R. No tengo ninguna duda. Desde hace unas semanas el volumen del debate público en torno a esta cuestión ha bajado considerablemente. Tanto las declaraciones de Ayuso como las que se han hecho también desde Génova van todas en la misma dirección, que es la de la unidad. Hay que llevar a Pablo Casado a la Moncloa lo antes posible. Es cierto que durante mucho tiempo ha habido mucho ruido al respecto, también es cierto que, desde hace ya unas semanas, las cuestiones relativas al PP de la Comunidad de Madrid no ocupan espacio y creo que eso es positivo, porque nosotros lo que tenemos es que centrarnos, obviamente, en la situación que viven España y los españoles.

Foto: Pablo Casado junto a Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez-Almeida. (EFE)

P. ¿Hay alguna novedad en este pulso? ¿Génova mantiene su calendario para marzo?

R. Que yo sepa no ha cambiado nada. En ese sentido la agenda sigue siendo la misma, pero cierto es que, como bien sabes, yo últimamente ando un poco desconectado de Génova entre los meses para cerrar los Presupuestos y el confinamiento… pero no me consta que haya cambio de fecha del Congreso del PP de Madrid.

P. ¿Y su postura?

R. No, yo no. Yo no he cambiado, desde luego, de postura porque es que yo creo que hay que ser coherente con lo que dije desde el primer momento, que es que las cosas tocan, cuando tocan. Así que, mientras, uno lo que tiene que hacer es centrarse en su cometido.

"Yo no voy a abonar especulaciones. Los que tenemos responsabilidades debemos dejar que sean los afiliados los que elijan"

P. ¿Sigue apostando por una tercera vía?

R. Es que yo no voy a hablar, ya no voy a abonar especulaciones. Que sean los afiliados los que elijan. Yo creo que los que tenemos responsabilidades tan importantes desde el punto de vista institucional y orgánico, lo que tenemos que hacer es dejar que sean los afiliados los que elijan.

P. ¿Le resta como alcalde ser portavoz del PP? ¿Le gustaría dejarlo antes de las elecciones?

R. No es una cuestión que yo me haya planteado, desde luego, en estos momentos, y no le doy mayor importancia. Yo creo que no soy el único caso precisamente de cargo orgánico y cargo institucional, que es una dualidad que se produce con frecuencia en todos los partidos. El presidente del Gobierno es el secretario general del PSOE; el alcalde de Valladolid, el portavoz socialista, y en ese sentido podríamos seguir dando nombres. El portavoz de Vox en el Ayuntamiento de Madrid es el secretario general también.

(*) Fe de erratas: Por un error en la transcripción, se redactó "abstención" cuando el entrevistado había afirmado "en contra".

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, hace esta entrevista por teléfono. Lleva varios días confinado tras dar positivo por coronavirus. No tiene buenas noticias, se ha repetido la PCR y vuelve a dar positivo. Su Nochevieja ha sido solo en casa y con la comida que le ha llevado su familia. A él lo de los fogones no se le da bien y no le importa reconocerlo. Ya está cansado del aislamiento y, aunque ha habido algún momento en que los síntomas han sido fuertes, lo ha vivido como una "gripe fuerte". A este respecto reflexiona sobre lo que hoy se debate tanto desde el punto de vista social, político y médico-científico: "Si no fuera coronavirus, yo podría haber ido a trabajar hace cuatro días". ¿Será ómicron la oportunidad para lograr la ansiada inmunidad de grupo? Mientras, Almeida sigue con su encierro teléfono en mano. Estos días ha negociado los Presupuestos vía WhatsApp y el resultado deja en evidencia que no le ha ido mal. En tiempos de crispación y bloques ha pactado con los cuatro ediles que se fueron del grupo de Manuela Carmena al Mixto. Acuerdos entre diferentes para hacer política para los ciudadanos.

Vox Ayuntamiento de Madrid Partido Popular (PP) Begoña Villacís
El redactor recomienda