Es noticia
Menú
España rechaza la acusación de Marruecos de incumplir los controles sanitarios en aeropuertos
  1. España
convoca al encargado de negocios

España rechaza la acusación de Marruecos de incumplir los controles sanitarios en aeropuertos

Exteriores convoca al encargado de Negocios de la Embajada marroquí para expresarle su rechazo de las acusaciones formuladas por el Ministerio de Sanidad marroquí

Foto: Varias personas en el aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas. (EFE/Emilio Naranjo)
Varias personas en el aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas. (EFE/Emilio Naranjo)

Como si no tuviera suficientes frentes abiertos con España desde que desencadenó hace un año la crisis bilateral, Marruecos inauguró una nuevo el lunes por la noche. Su Ministerio de Sanidad acusó a las autoridades españolas, en un comunicado, de “poner en peligro la salud de los ciudadanos marroquíes”.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, reaccionó con celeridad ordenando que fuese convocado el encargado de Negocios de la Embajada de Marruecos en Madrid, Farid Aoulouhaj, al que se le formuló una protesta por el comunicado, según indicaron fuentes diplomáticas. Aoulouhaj dirige la Embajada desde que su titular, Karima Benyaich, fue llamada a consultas a Rabat a finales de mayo y desde entonces no ha reincorporado a su puesto.

Al término de su reunión con su homólogo de Luxemburgo, Jean Asselborn, el propio Albares tomó la palabra para declarar que las denuncias de la Sanidad marroquí “no se corresponden con la realidad” y, por tanto, son “inaceptables”, según la agencia Europa Press. Es la primera vez, desde que se hizo cargo de la diplomacia española, que Albares critica públicamente a las autoridades del país vecino.

Foto: El ministro marroquí de Sanidad, Khalid ait Taleb. (EFE/Javier Otazu Elcano)

La rápida reacción de la diplomacia española contrasta con los casi seis meses que tardó en entregar, en noviembre, a Rabat, una nota verbal de protesta por la autorización que concedió a una empresa marroquí para instalar una piscifactoría en aguas españolas de las islas Chafarinas, en el mar de Alborán. La Armada detectó ya a finales de mayo los primeros indicios de su colocación y a día de hoy no ha sido desmantelada.

El Ministerio de Sanidad marroquí, que dirige el ministro Khalid Ait Taleb, cirujano de profesión, reprochó a las autoridades españolas su “ausencia de control del pasaporte de vacunación de los viajeros”. “Se ha constatado que las autoridades españolas competentes no vigilan el estado de salud de los viajeros de la manera requerida, es decir con rigor, durante el procedimiento del embarque en los aeropuertos”, reza el texto publicado.

Por eso, “varios casos de covid-19 han sido detectados a la llegada o durante el tránsito en Marruecos” de viajeros “procedentes de España en vuelos especiales”. La detección de estos casos hace “que sea imposible reanudar los vuelos España-Marruecos a causa del no respeto de los protocolos sanitarios vinculados al covid-19 por las autoridades españolas”. Estas no proporcionan, concluye, “garantías tangibles sobre el respeto y el control del pasaporte de vacunación y el estado de salud de los viajeros”.

Foto: Un hombre se vacuna en Santander. (EFE/Román G. Aguilera)

Es la primera vez, desde que empezó la pandemia, que el Ministerio de Sanidad marroquí arremete en estos términos contra uno de los países con los que Marruecos mantiene vuelos regulares. El país elegido para la embestida es precisamente España con el que la diplomacia marroquí desencadenó hace un año una crisis cancelando la cumbre entre los dos gobiernos prevista para finales de diciembre de 2020. El episodio más grave de esa crisis fue el aluvión migratorio sobre Ceuta -entraron en la ciudad más de 10.000 marroquíes- el 17 y 18 de mayo.

El comunicado marroquí, redactado en un tono ofensivo, contiene además una serie de incongruencias y formula algunas dudas sobre si Marruecos reanudará los vuelos con España cuando reabra su espacio aéreo que prácticamente cerró el 29 de noviembre pasado para protegerse de la variante omicrón del cororavirus.

Ese día quedaron suspendidos los vuelos regulares con el mundo entero y los 'ferries' desde Francia e Italia. Desde España no hay barcos desde marzo de 2020 y también permanecen clausuradas, en teoría por motivos sanitarios, las fronteras terrestres de Ceuta y Melilla.

Días después de haber tomado en noviembre esas medidas tan drásticas, las autoridades marroquíes acordaron permitir algunos vuelos especiales de repatriación para los turistas extranjeros que se habían quedado atrapados en su país así como para los marroquíes que se encontraban de viaje por Europa y el Golfo.

Días después de haber tomado en noviembre esas medidas, las autoridades marroquíes acordaron permitir algunos vuelos de repatriación

Hasta que concluya el cierre del espacio a aéreo, en principio el 31 de diciembre, pero puede ser prorrogado, hay algunos vuelos de repatriación para marroquíes previstos desde Emiratos Árabes Unidos, Turquía -un país al que viajan mucho porque no les exige visados- y Portugal. Para embarcar en ellos se requiere no solo poseer la nacionalidad marroquí, sino disponer del certificado de vacunación, una prueba PCR etcétera.

Los vínculos de España con Marruecos son, en todos los ámbitos, muy superiores a los que mantiene Portugal. De ahí que haya sorprendido la elección de ese país para organizar desde allí esos vuelos de repatriación para marroquíes que estaban de turismo, en viaje de estudios o de negocios por España. Todos aquellos que querían volver a casa con motivo de las vacaciones de fin de año se han visto obligados a desplazarse a Portugal.

A través del comunicado publicado el lunes por la noche el Ministerio de Sanidad marroquí explica por qué optó por Lisboa, en lugar de algún aeropuerto español, para que los aviones de su compañía de bandera (Royal Air Maroc) repatrien a los marroquíes. Se fían de los controles sanitarios en el aeropuerto lisboeta Humberto Delgado y no en los españoles.

Marruecos es el único país del mundo que ha dudado hasta ahora de la solvencia de la Sanidad española a la hora de ejercer controles en los aeropuertos. Tal andanada no obedece a razones sanitarias, sino a prolongar la crisis con España pese a los esfuerzos que hizo, en un primer momento, el Gobierno de Pedro Sánchez para superarla. Prescindió en julio de su ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, convertida en la “bestia negra” de Rabat porque fue partidaria de hospitalizar en abril en Logroño a Brahim Ghali, líder del Frente Polisario, gravemente enfermo de covid-19.

Como si no tuviera suficientes frentes abiertos con España desde que desencadenó hace un año la crisis bilateral, Marruecos inauguró una nuevo el lunes por la noche. Su Ministerio de Sanidad acusó a las autoridades españolas, en un comunicado, de “poner en peligro la salud de los ciudadanos marroquíes”.

Ministerio de Asuntos Exteriores Noticias de Marruecos Coronavirus Aeropuertos