Es noticia
Menú
Las CCAA marcan el paso a Sánchez y piden ya restricciones para la población
  1. España
LA DESESPERACIÓN DE LAS AUTONOMÍAS

Las CCAA marcan el paso a Sánchez y piden ya restricciones para la población

Cataluña pedirá autorización judicial para implantar el toque de queda. Cinco regiones reclaman la mascarilla en exteriores. La realidad vuelve a desbordar una vez más a España en vísperas de la celebración de la Navidad

Foto: Dos personas con mascarillas caminan junto a la terraza de un bar en Sevilla, en una imagen de archivo. (EFE/José Manuel Vidal)
Dos personas con mascarillas caminan junto a la terraza de un bar en Sevilla, en una imagen de archivo. (EFE/José Manuel Vidal)

Las comunidades han tomado la delantera al Gobierno central. Ante el crecimiento de casos y la explosión de la variante ómicron y a 24 horas de la Conferencia de Presidentes extraordinaria para abordar la crisis sanitaria, exigen restricciones y reducir los contactos sociales. Cataluña ha vuelto a poner encima de la mesa el toque de queda, una limitación que hasta hace unas semanas parecía impensable recuperar. Por su parte, Andalucía, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Galicia y País Vasco han solicitado que el uso de la mascarilla vuelva a ser obligatorio al aire libre. Las regiones, al igual que sucedió el verano pasado con la embestida de la quinta ola, marcan el paso a Pedro Sánchez.

17 navidades distintas: mascarillas, pasaportes, grupos máximos...

El Ejecutivo, presionado por el País Vasco y Cataluña, anunció el sábado la convocatoria extraordinaria de una Conferencia de Presidentes, a solo 48 horas de Nochebuena y del inicio oficial, se podría decir, de las navidades. El domingo, el propio Sánchez, en una breve declaración institucional, aunque reconoció la gravedad de la situación, no quiso avanzar ninguna medida. Tan solo se limitó a elogiar el proceso de vacunación, la importancia de los sueros para frenar la pandemia y precisó que el objeto del foro era "compartir decisiones" con las comunidades respetando el principio de "cogobernanza", es decir, dando margen para que cada líder regional aplique medidas distintas. No parecía que la situación requiriese de la adopción de restricciones urgentes, al menos tras escuchar a Sánchez. De hecho, el jefe del Ejecutivo participó después en el congreso del PSC, rodeado de 1.500 personas. En el acto, se entronizó al exministro de Sanidad Salvador Illa en la secretaria general de la formación.

Foto: Fernando Simón, con su homenaje en forma de cabezudo. (EFE/Javier Cebollada)

La desesperación vuelve a cundir entre muchos mandatarios regionales, que reclaman una ley antipandemias, una garantía jurídica para la adopción de ciertas limitaciones y no estar al albur de los correspondientes tribunales superiores de Justicia. La realidad ha vuelto a desbordar a España, que este lunes sumaba 79.704 contagios desde el viernes, y registraba una incidencia acumulada por encima de los 600 casos por cada 100.000 habitantes. La incertidumbre además sobre el impacto real que la variante ómicron, con su alta capacidad de contagio, tendrá en el sistema sanitario marcará un encuentro en el que, una vez más, resultará imposible llegar a un consenso entre todas las regiones. Al menos si se atiende a los planteamientos que cada una irá poniendo encima de la mesa, en algunos supuestos, contradictorios. Madrid, por ejemplo, no es partidaria de imponer ninguna limitación, mientras que Valencia y Galicia pedirán un criterio común para la implantación del certificado covid.

Foto: Foto de archivo: EFE

"No puede haber 17 formas distintas" de gestionar la subida de contagios, criticaba este lunes el portavoz de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo (PP), en la línea de lo expresado por el presidente de Aragón, Javier Lambán (PSOE), o del gallego, Alberto Núñez Feijóo (PP), quien reclamó además al Ejecutivo un trabajo previo de los técnicos del ministerio y de las comunidades para que la conferencia no se quede en una simple foto.

Vuelve el toque de queda

De la batería de medidas esbozadas por unas y otras regiones, Cataluña es la que ha planteado restricciones más duras. El Govern anunciaba a última hora de este lunes que solicitará al TSJC un toque de queda entre la una y las seis de la madrugada, además de cerrar el ocio nocturno e imponer un aforo del 50% en el interior de la hostelería y de un 70% en gimnasios, comercios y eventos culturales. Habrá que esperar a la respuesta de la Justicia, pero la región ya consiguió el correspondiente aval judicial el pasado verano para limitar la movilidad nocturna.

Foto: El conseller de Sanidad de la Generalitat de Cataluña, Josep Maria Argimón (d), junto a la portavoz del Govern, Patrícia Plaja. (EFE/Quique García)

"Es imprescindible reducir la movilidad y la interacción entre personas que no son del mismo grupo burbuja", insistió la portavoz de la Generalitat, Patricia Plaja, al dar cuenta de las medidas que adoptará la comunidad. También aseguró que el Govern es plenamente consciente del impacto que tienen estas restricciones en la ciudadanía y en los sectores afectados. El objetivo es que el TSJC les permita aplicar dichas limitaciones por un periodo de 15 días. Las medidas entrarían en vigor este viernes y abarcarían, por tanto, todas las navidades. Además, la comunidad, previsiblemente, contabilizará este martes 12.000 nuevos contagios, frente al tope máximo de 10.000 en un día que había registrado hasta ahora.

La vacuna, el mejor regalo para estas navidades

No es la única comunidad que en esta sexta ola ha batido récords de positivos. Navarra y el País Vasco han superado sus cifras máximas. Precisamente, estas han sido dos de las comunidades que han recomendado un máximo de 10 personas en las comidas y cenas de Navidad. Pero si la primera se ha limitado a esbozar una batería de consejos para frenar los contagios, la segunda ha sido más combativa. El lendakari Urkullu, al igual que sucedió con la declaración del segundo estado de alarma, ha presionado a Sánchez para la convocatoria de esta Conferencia de Presidentes. El dirigente vasco, además, ha vuelto a reclamar un paraguas jurídico que permita a las regiones afrontar con garantías la adopción de restricciones y también ha pedido una unificación de criterios para no establecer diferencias entre la ciudadanía de una y otra región.

A vueltas con las mascarillas

Otra de las propuestas que van a plantear cinco comunidades es que el uso de la mascarilla vuelva a ser obligatorio en exteriores. Así lo han anunciado Andalucía, País Vasco, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Galicia. De hecho, las dos primeras hace tiempo recomiendan a sus ciudadanos no prescindir del protector salvo en aquellos contextos en los que sea imprescindible. España, a diferencia de otros países, ha mantenido la obligatoriedad del elemento en interiores, si bien la flexibilización de la norma el pasado junio ya provocó la crítica de varias regiones.

Foto: Una mascarilla tirada en las calles de Gran Canaria. (EFE/Ángel Medina G.)

Canarias, por su parte, anunció este lunes que solicitará el uso obligatorio del certificado covid para el acceso a locales de hostelería, eventos masivos y centros sanitarios. El Consejo de Gobierno de la comunidad, además, acordó limitar a un máximo de 10 personas las reuniones familiares del 24 y el 25 de diciembre en las islas que se encuentren en nivel 2 y 3 de alerta epidemiológica, es decir, Tenerife, Gran Canaria, Fuerteventura y La Palma. La región tampoco descarta la adopción de medidas extra de cara a Nochevieja, por la “preocupante” evolución de la pandemia.

Muchas incertidumbres ante la cena de Nochebuena

No más restricciones

Sin embargo, el planteamiento con el que la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, acudirá a la cita es diametralmente opuesto al del resto de comunidades. Durante los últimos días, la popular ya había zanjado que no adoptará nuevas limitaciones y ayer volvió a insistir en la misma idea. "No estoy en condiciones de, a estas alturas, después de tantas olas y de tanto esfuerzo, cambiar. No sé si hay otras comunidades que han levantado dos hospitales públicos, que han puesto en marcha esta estrategia Vigía y que están realizando test a toda la población como estamos haciendo nosotros. Madrid ha ido directamente contra el virus para no tener que seguir provocando más cierres y atacando más a la economía", defendió.

Foto: Varios menores reciben la vacuna contra el covid-19. (Susana Vera/Reuters)

Madrid, por ejemplo, tras una implantación gradual del pasaporte covid en España, es de las pocas comunidades que no han aprobado su uso, junto a las dos Castillas, Extremadura y Asturias. De hecho, hasta la semana pasada el grueso de comunidades no se planteaba un endurecimiento de las medidas, bajo el argumento de que aunque los contagios estén disparados la presión hospitalaria no ha alcanzado ni mucho menos las cuotas de las olas anteriores. Sin embargo, los expertos advierten de que, aunque los datos iniciales indiquen que ómicron no provoca cuadros tan graves, un volumen alto de contagios irremediablemente pondrá contra las cuerdas, una vez más, a los servicios sanitarios.

Las comunidades han tomado la delantera al Gobierno central. Ante el crecimiento de casos y la explosión de la variante ómicron y a 24 horas de la Conferencia de Presidentes extraordinaria para abordar la crisis sanitaria, exigen restricciones y reducir los contactos sociales. Cataluña ha vuelto a poner encima de la mesa el toque de queda, una limitación que hasta hace unas semanas parecía impensable recuperar. Por su parte, Andalucía, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Galicia y País Vasco han solicitado que el uso de la mascarilla vuelva a ser obligatorio al aire libre. Las regiones, al igual que sucedió el verano pasado con la embestida de la quinta ola, marcan el paso a Pedro Sánchez.

Pandemia Comunidades Autónomas Vacuna Pedro Sánchez
El redactor recomienda