Es noticia
Menú
Mañueco fraguó el adelanto sin Arrimadas tras constatar la "traición" de Cs con el PSOE
  1. España
Elecciones en Castilla y León

Mañueco fraguó el adelanto sin Arrimadas tras constatar la "traición" de Cs con el PSOE

La negociación de los presupuestos destapó un acercamiento entre el PSOE y Ciudadanos. Informó a Génova, pero no se lo comunicó a la dirección naranja, que se enteró por el tuit

Foto: La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, junto a Mañueco, el pasado abril. (EFE/Nacho Gallego)
La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, junto a Mañueco, el pasado abril. (EFE/Nacho Gallego)

El ya exvicepresidente de Castilla y León, Francisco Igea, se enteró a través de un tuit de Fernández Mañueco del adelanto electoral para el 13 de febrero y de que él y el resto de los consejeros de Ciudadanos estaban cesados.

Minutos antes había negado la posibilidad de ir a las urnas en una entrevista con Carlos Alsina. Mañueco se había hecho "un Ayuso". Sus socios de Ciudadanos quedaban en evidencia. Según ha podido saber El Confidencial, el presidente de Castilla y León comunicó a Génova sus intenciones de no agotar la legislatura tras constatar en la negociación de los presupuestos que había un “acercamiento” entre Ciudadanos, el PSOE y el partido Por Ávila que se habrían estado reuniendo al margen del PP.

Pese a que el presidente de Castilla y León siempre ha tenido una relación fluida con la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, tampoco le informó de sus intenciones. De hecho, la líder naranja explica a El Confidencial que ayer mismo habló con él y no se comentó la posibilidad de adelantar las elecciones, sino más bien al contrario, se habló de sacar adelante los presupuestos.

Foto: El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

El sábado por la tarde, el ánimo del presidente de Castilla y León ya denotaba que las cosas no iban bien, según confirman sus colaboradores. El intercambio de opiniones de los días previos en la negociación de las cuentas había llevado a sospechar al presidente de las intenciones de sus socios de gobierno. “Ciudadanos estaba acercándose al PSOE”, denuncian en su equipo.

Desde que los socialistas presentaron la moción de censura en marzo, las relaciones entre los socios de Gobierno se han ido enrareciendo. En aquel momento, Arrimadas e Igea lograron mantener a raya a los diputados naranjas a excepción de una de las procuradoras, que pasó a ser no adscrita. Cs quería evitar a toda costa un escenario como el de la Comunidad de Madrid.

Foto: Ignacio Aguado e Isabel Díaz Ayuso. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

Durante estos meses, Mañueco ha hablado en varias ocasiones con Arrimadas para pulsar la salud del acuerdo y también ha mantenido una estrecha relación con los 11 diputados de Ciudadanos. En el PP sabían que ni Igea ni Arrimadas tenía el control absoluto de los suyos. La descomposición de Cs era una bomba de relojería.

Ha sido en los últimos días cuando en el PP han empezado a sospechar de un acercamiento entre el PSOE y los que hasta ayer eran sus socios. Los presupuestos tenían que votarse el 23 de diciembre y Mañueco no lograba recabar el apoyo del diputado Por Ávila tras perder la mayoría absoluta con Cs en marzo. Aunque el presidente llegó a plantearse agotar la legislatura con una prórroga de los presupuestos, las “fisuras” que ha apreciado en el grupo de Cs —según han asegurado fuentes de su entorno— le han llevado a optar por el adelanto electoral.

Foto: El presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco. (EFE/Victor Lerena) Opinión

Además de la inestabilidad de tener que prorrogar unas cuentas con la pandemia al alza, Mañueco contaba con la espada de Damocles de otra moción de censura. El socialista Luis Tudanca podía presentarla a partir del 12 de marzo y ya había empezado a moverse para recabar apoyos entre los diputados naranjas. PSOE y Podemos suman 37 diputados y solo necesitan cuatro votos más para desbancar al PP. Con cuatro tránsfugas de Cs les es suficiente, teniendo además en cuenta las abstenciones de grupos con Por Ávila y la Unión del Pueblo Leonés.

Los socialistas basan su estrategia con Cs en las comisiones parlamentarias y los procesos judiciales por casos de corrupción que en los próximos meses se ciernen sobre el PP. Entre ellos, el llamado caso Perla Negra relativo al sobrecoste millonario que presuntamente conllevó la compra de un edificio de la Consejería de Economía, que supondrá la declaración del expresidente Juan Vicente Herrera; o la imputación del PP de Salamanca y su presidente por el supuesto amaño de las primarias donde fue elegido Mañueco. El PP temía que se repitiese lo que le ocurrió a Mariano Rajoy y que bajo la coartada de la corrupción se fraguase una mayoría alternativa en las Cortes de Castilla y León.

Foto: La plataforma Soria ¡Ya! da el salto a la política. (EFE/Chema Moya)

El adelanto electoral, a diferencia de lo que ocurrió en la Comunidad de Madrid, no supone tener que volver a las urnas en 2023, ya que el estatuto de autonomía permite una legislatura completa. Si los sondeos se cumplen, Mañueco ganará las elecciones con holgura. Para Ciudadanos el pronóstico es desolador y dejarán de ser decisivos si es que logran entrar.

Todas las encuestas apuntan a que el PP tendrá que negociar la investidura con Vox, al alza, si no logra la mayoría absoluta. Será la primera prueba para saber si los de Santiago Abascal están dispuestos o no a entrar en los gobiernos. También servirán estos comicios como medidor de la fuerza de los llamados partidos de la España vaciada.

El ya exvicepresidente de Castilla y León, Francisco Igea, se enteró a través de un tuit de Fernández Mañueco del adelanto electoral para el 13 de febrero y de que él y el resto de los consejeros de Ciudadanos estaban cesados.

Salamanca Partido Popular (PP)
El redactor recomienda