Es noticia
Menú
El PSOE congela el plan para universalizar el uso de las lenguas cooficiales en el Senado
  1. España
Costaría un millón de euros

El PSOE congela el plan para universalizar el uso de las lenguas cooficiales en el Senado

La iniciativa de Junts para emplear el catalán, gallego y euskera en todo momento fue aceptada por los socialistas, pero lleva meses durmiendo. Hay recelos por la reforma de la Cámara alta

Foto: Sánchez y Díaz en el Pleno del senado. (EFE/Mariscal)
Sánchez y Díaz en el Pleno del senado. (EFE/Mariscal)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La reforma del Senado para el uso común de las lenguas cooficiales en los plenos y comisiones que se celebren en la Cámara alta sigue congelada 'sine die'. El actual periodo de sesiones finalizará sin que la Mesa aborde una de las iniciativas que implicaría avanzar hacia la conversión del hemiciclo situado en la Plaza de la Marina madrileña en una auténtica cámara de representación territorial. El motivo de este bloqueo es que el PSOE considera arriesgado abrir en este momento el debate de la reforma del reglamento interno.

Son ya ocho las ampliaciones de enmiendas de una iniciativa que partió de Junts, del senador Josep María Cleries, y que los socialistas aceptaron abordar. La toma en consideración para la modificación de la normativa del Senado se hizo el pasado 23 de septiembre, pero llegado el momento de la verdad el partido que lidera el Gobierno sigue manteniendo en el congelador una reforma que apoyarían los principales socios de la coalición sin ningún problema. ERC, por ejemplo, ha batallado duro por la Ley Audiovisual y PNV y Bildu también secundaron negociar este plan.

En este momento solo es posible emplear el catalán, gallego o euskera en el Senado durante las sesiones plenarias. Existe un equipo de intérpretes que, como ocurre en el Parlamento europeo, van traduciendo al castellano la intervención del senador en cuestión. La iniciativa sometida a debate implicaría ampliar el uso de las lenguas cooficiales a cualquier comisión, preguntas orales o escritas. Así consta en la iniciativa de los postconvergentes: que el Senado "ampare el normal uso y escrito de cualquiera de las lenguas que tengas el carácter de oficiales en alguna comunidad autónoma".

Foto: Sánchez saluda a Rufián en el Congreso. (EFE/Mariscal)

El PSOE, en definitiva, es el que frena esta iniciativa ante la falta de acuerdo con el resto de grupos. Y es que la oposición demanda, según argumentan fuentes socialistas, que la reforma de la Cámara alta abriría un "melón" que tendría que acotarse. No hay acuerdo en este momento, ni se atisba, y, por tanto, la medida sigue en un cajón. En el próximo periodo de sesiones se deberá tomar una decisión. Junts, Cleries, intentará que a partir de febrero su iniciativa avance.

La modificación del reglamento abrió también tras su toma en consideración, el pasado mes de septiembre, un debate en torno al impacto de la medida en las arcas públicas. En el mejor de los casos, y según los cálculos de Junts, si se pusiera en marcha supondría triplicar la partida actual para la traducción de las lenguas cooficiales en el Senado. La formación liderada por Carles Puigdemont cifró en 950.000 euros el coste inicial, aunque matizaron que anualmente podría rebajarse en función de las necesidades.

Foto: El presidente de Uteca, Alejandro Echevarría, en una imagen de 2018. (EFE/Kiko Huesca)

Ese casi millón de euros, no obstante, supera notablemente el presupuesto actual. Según las cuentas de 2021, la Cámara Alta destina a este extremo un total de 355.000 euros, desglosados en dos ámbitos: 280.000 euros se corresponden con las traducciones y transcripciones del catalán, el gallego o el euskera en las mociones del pleno y otros 75.000 euros para lo propio en la Comisión General de las Comunidades Autónomas.

Cabe recordar que la propuesta de Junts para reformar el artículo 84.5 y la disposición adicional quinta del reglamento aspira a incluir estas lenguas en cualquier actividad parlamentaria en el Senado, desde las sesiones de control al Gobierno a las comisiones, ya que consideran que en la actualidad tienen una aplicación “simbólica”. En este momento, su uso está limitado exclusivamente al debate de las mociones en el pleno. Así, si finalmente se modifica, a efectos prácticos sería necesario una traducción simultánea, de modo que un senador preguntaría al presidente del Gobierno o a los ministros los martes en cualquiera de las lenguas cooficiales y ellos contestarían con auriculares.

Este desembolso, no obstante, no es el único que hace el Senado en el mismo ámbito. La Cámara Alta también ha destinado más de 4.200 euros en contratos menores para traducir del inglés, el alemán y el rumano las intervenciones durante las conferencias de presidentes de parlamentos de la UE y la visita de la máxima autoridad del Senado de Rumanía, celebradas en mayo. También para una conferencia entre esta y la expresidenta Pilar Llop.

La reforma del Senado para el uso común de las lenguas cooficiales en los plenos y comisiones que se celebren en la Cámara alta sigue congelada 'sine die'. El actual periodo de sesiones finalizará sin que la Mesa aborde una de las iniciativas que implicaría avanzar hacia la conversión del hemiciclo situado en la Plaza de la Marina madrileña en una auténtica cámara de representación territorial. El motivo de este bloqueo es que el PSOE considera arriesgado abrir en este momento el debate de la reforma del reglamento interno.

PSOE Catalán Senado
El redactor recomienda