Es noticia
Menú
Las operaciones que reivindica Villarejo: de Sadam Huseín a "distribuir bebidas" a ETA
  1. España
GARCÍA CASTAÑO REPASA SU HISTORIAL

Las operaciones que reivindica Villarejo: de Sadam Huseín a "distribuir bebidas" a ETA

La Fiscalía ya dejó claro en el juicio que no niega que Villarejo sea "espía o exespía", pero que lo que centra su acusación es que lo aprovechara "para lucrarse": "Eso es lo intolerable"

Foto: El comisario jubilado José Manuel Villarejo durante el juicio en la Audiencia Nacional. (EFE/Pool/Fernando Villar)
El comisario jubilado José Manuel Villarejo durante el juicio en la Audiencia Nacional. (EFE/Pool/Fernando Villar)

El comisario jubilado José Manuel Villarejo ha participado en operaciones de inteligencia en Líbano, Siria, México, Cuba, Venezuela, Uruguay, Colombia o Irak. Al menos, ese es el historial que repasó este jueves el exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO), Enrique García Castaño, en el primer juicio del caso Tándem. "Trabajó con los servicios militares muchos años y después con el Centro Nacional de Inteligencia", resumió. García Castaño se enfrenta a 87 años de cárcel. Villarejo, a más de 100.

La estrategia de pintarse como un patriota al servicio del Estado no es nueva. El pasado enero, en el juicio por presuntos delitos de calumnias y denuncia falsa contra el CNI y su exdirector, Félix Sanz Roldán, Villarejo ya lo hizo. "Cuando yo iba con una carpeta para que no me vieran no era por una cuestión estética. En Afganistán era tratante de caballos, en Somalia he sido traficante de armas, cuando detuvimos Oubiña fui un comerciante con barco...". 11 meses después, vuelve a la carga en la Audiencia Nacional.

Su abogado José García Cabrera centró para ello el interrogatorio a García Castaño en las supuestas operaciones secretas en las que participó su cliente. "¿Usted llegó a conocer que el señor Villarejo, en su época de excedencia de la Policía, ponía también sus empresas, en este caso en Uruguay, al servicio de la seguridad del Estado?". García Castaño respondió que sí: "Cuando se instalaron los etarras en Uruguay, él montó allí una infraestructura hotelera y de distribución creo que de bebidas y eso... Él era el que distribuía las bebidas a los etarras". Según explicó, esta operación se remonta a la década de los 80, con José Barrionuevo como ministro del Interior

Tras la primera confirmación, Cabrera quiso conocer entonces el resto de "importantes misiones": "¿El señor Villarejo, en función de sus propias relaciones con la Casa Real de Arabia Saudí, consiguió una importante reunión en la que creo que usted estuvo?". Una vez más, García Castaño respondió que sí. "Era abrir un canal con la inteligencia de Arabia Saudita". "Gracias a eso, se han conseguido algunos escritos bastante buenos". "El señor Villarejo era amigo de uno de los familiares de un príncipe que estaba casado con una hija de Abdul Rahman". A partir de ahí, el abogado repasó el resto de países en los que Villarejo supuestamente llevó a cabo operaciones.

Con el listado confirmado, llegó el golpe de efecto: Irak. "¿También participó el señor Villarejo en una importante misión en Irak para descubrir las armas nucleares que pudiera tener?". Esta vez, García Castaño respondió que sí, pero evitó dar detalles sobre el operativo: "No puedo dar información porque es una información que está considerada secreta, pero se consiguió acceder a toda la documentación que tenía clandestina el señor Sadam Huseín". "Villarejo intervino a través de un colaborador".

Con "las armas nucleares" y Huseín todavía resonando en la sala, Cabrera tuvo vía libre para la traca final: la "liberación del Alakrana", la "importante información que dio sobre el 11-M", la forma en que "penetró en la organización de Abu Abbas" y el acercamiento a los servicios secretos de Siria "por su amistad personal a Monzer al-Kassar".

Frente a estas 'medallas' que el abogado fue colgando en la pechera de su cliente mediante el interrogatorio a García Castaño, el fiscal Miguel Serrano ya dejó clara "la esencia" de su acusación el pasado 1 de diciembre: "No negamos que el señor Villarejo sea espía o exespía, o que colabore externamente, aleatoriamente o estructuralmente con los servicios secretos españoles... Lo que nos interesa es que, si lo hace, y parece ser que aquí lo haría, aprovecha esa función naturalmente autorizada y conocida por sus mandos, incluida su colaboración con el CNI, para lucrarse. Eso es lo que es absolutamente intolerable, eso es lo que es reprochable".

El dinero, por tanto, es "la esencia" de la acusación, pero este jueves García Castaño también dejó caer un par de afirmaciones para justificar el enriquecimiento de Villarejo: "Es que es el fundamento. Cuando el enemigo te observa... Una empresa en Marruecos, por ejemplo. Tú tienes que hacer negocios con esa empresa. De lo que sea esa empresa. De venta de ajos, que existe. Es que, si no, te descubren y se dan cuenta de que es un tocomocho". Según aseguró, las sociedades de Villarejo eran conocidas por todos, y otros agentes también tenían sus propios entramados como "tapadera" y "cobertura": "Yo he tenido cuatro Villarejos en mi unidad".

Foto: El comisario jubilado José Villarejo. (EFE/Moya)

Tras la declaración de García Castaño, la Audiencia Nacional no retomará el juicio hasta el próximo 10 de enero y ahí llegará la declaración de Villarejo. Por el momento, su abogado ya ha querido sacar a relucir sus operaciones secretas, pero todavía le queda enfrentarse al interrogatorio de la Fiscalía sobre "lo que es absolutamente intolerable". Hace dos semanas, el fiscal Serrano lo dejó claro: "Ese rol de policía, expolicía, espía o no espía no es un rol que el fiscal niegue en ningún caso, pero hay que centrarse". "Las brujas no existen. Si, como dicen los gallegos, 'haberlas haylas', búsquenlas fuera de este procedimiento... Exclusivamente fuera de este procedimiento".

El comisario jubilado José Manuel Villarejo ha participado en operaciones de inteligencia en Líbano, Siria, México, Cuba, Venezuela, Uruguay, Colombia o Irak. Al menos, ese es el historial que repasó este jueves el exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO), Enrique García Castaño, en el primer juicio del caso Tándem. "Trabajó con los servicios militares muchos años y después con el Centro Nacional de Inteligencia", resumió. García Castaño se enfrenta a 87 años de cárcel. Villarejo, a más de 100.

Colombia Audiencia Nacional Centro Nacional de Inteligencia (CNI) Arabia Saudí
El redactor recomienda