Es noticia
Menú
Villarejo hace valer su estatus de abogado: interroga a acusados (y exaspera al tribunal)
  1. España
SE ENFRENTA A MÁS DE 100 AÑOS DE CÁRCEL

Villarejo hace valer su estatus de abogado: interroga a acusados (y exaspera al tribunal)

El tribunal se había mostrado reticente ante la posibilidad de que el comisario tomara las riendas de los interrogatorios, pero la Fiscalía Anticorrupción apoyó su petición esta semana

Foto: El comisario jubilado José Manuel Villarejo. (EFE)
El comisario jubilado José Manuel Villarejo. (EFE)

José Manuel Villarejo es comisario jubilado y abogado en activo. Su segunda ocupación terminó por plasmarse este martes en el primer juicio del caso Tándem, cuando, sentado con toga junto al resto de las defensas, comenzó a interrogar a los acusados y a intercambiar golpes con la presidenta del tribunal, Ángela Murillo. La excepcionalidad de la situación quedó clara desde su primera intervención: "No voy a preguntarle por la opinión que tiene de mi defendido...". Es decir, él mismo.

El malestar de la magistrada Murillo tampoco tardó en hacerse patente. No habían pasado ni 10 minutos y sus interrupciones a Villarejo ya superaban la decena: "Entre en el fondo del asunto". "Aténgase a lo que le estoy diciendo". "Vaya a los hechos". "Entre en el fondo". "Se lo vuelvo a decir, vaya a los hechos, por favor". "Sobre su forma de proceder en la instrucción, no nos interesa". "Le digo que se atenga a lo que le estoy diciendo". "Vaya a los hechos". "Vaya a los hechos". "Vaya a los hechos".

Foto: El comisario jubilado José Manuel Villarejo a su llegada a la Audiencia Nacional el pasado octubre. (EFE/Fernando Villar)

La Fiscalía pide más de 100 años de cárcel para Villarejo en este juicio. La sentencia marcará un antes y un después en el caso Tándem, por lo que la defensa del comisario pelea cada palmo. Ahí se enmarca su insistencia por interrogar a los acusados, una posibilidad ante la que el tribunal se mostraba reticente y que la Fiscalía, por el contrario, apoyó este lunes. Tras su visto bueno, Murillo cedió, aunque con condiciones: si interroga Villarejo, no podrá hacerlo su abogado. "Al alimón, los dos no".

Pero, incluso con esas reglas, lo ocurrido este martes en la Audiencia Nacional supone un punto de inflexión para la macrocausa. Más allá de las tres piezas que se revisan en esta primera vista, las principales líneas de investigación del caso Tándem siguen pendientes de juicio, y con ellas algunos de los imputados más relevantes: el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz, el presidente de Iberdrola Ignacio Sánchez Galán, el expresidente del BBVA Francisco González... Si acaban llegando al banquillo, todo apunta a que tendrán que enfrentarse a las preguntas del abogado Villarejo, aunque siempre pueden acogerse a su derecho de no responderle.

Ese derecho, sin embargo, no se extiende a los testigos, lo que puede dar lugar a interrogatorios esperpénticos en piezas como la de Kitchen, la operación parapolicial que se llevó a cabo en 2013 contra el extesorero del PP Luis Bárcenas. ¿Un cara a cara entre Villarejo y altos cargos del PP o del Gobierno de Mariano Rajoy? Por el momento, se trata de meras especulaciones, pero, desde este martes, el comisario ya tiene vía libre para ejercer de abogado e interrogar en nombre de "mi defendido".

José Manuel Villarejo es comisario jubilado y abogado en activo. Su segunda ocupación terminó por plasmarse este martes en el primer juicio del caso Tándem, cuando, sentado con toga junto al resto de las defensas, comenzó a interrogar a los acusados y a intercambiar golpes con la presidenta del tribunal, Ángela Murillo. La excepcionalidad de la situación quedó clara desde su primera intervención: "No voy a preguntarle por la opinión que tiene de mi defendido...". Es decir, él mismo.

Audiencia Nacional Comisario Villarejo