¿Puede el Congreso investigar si hay restos de droga, como en el Parlamento británico?
  1. España
El PNV apuntó a ministros que consumen

¿Puede el Congreso investigar si hay restos de droga, como en el Parlamento británico?

Los servicios de la Cámara Baja lo estudiarán si llega una petición. Vox ya propuso hacer test a la entrada y sus rivales reaccionaron en contra. El Senado descartó en 2018 una moción

Foto: Pleno en el Congreso de los Diputados. (EFE/Rodrigo Jiménez)
Pleno en el Congreso de los Diputados. (EFE/Rodrigo Jiménez)

El hallazgo de restos de cocaína en 11 de los 12 baños del Parlamento británico ha reabierto el debate, ya que no es nuevo, sobre la posibilidad de que en las Cámaras políticas españolas también se hayan consumido sustancias de este tipo. Han sido varios los representantes de diferentes partidos nacionales los que han hablado, incluso en el interior del Congreso de los Diputados, de un asunto que, en caso de descubrirse en las estancias de la Carrera de San Jerónimo, de la Plaza de la Marina o de la Asamblea madrileña, por citar tres instituciones, generaría ríos de tinta.

La información publicada por 'The Sunday Times' no ha pasado desapercibida en los pasillos del Congreso. La pregunta que surge es si es posible investigar en el Parlamento español si existen restos de cocaína u otra droga. La respuesta es afirmativa. Lo explican fuentes oficiales del hemiciclo: “Alguien tendría que solicitarlo”. Sería posible, por tanto, iniciar trabajos para conocer si en algún lavabo hay rastro de algún tipo de sustancia. Pero el trámite que debería seguirse es que algún grupo parlamentario lo solicite a la Mesa o a la Secretaría General. Fuentes parlamentarias aseguran que al cierre de esta edición no se había registrado ninguna solicitud al respecto.

Foto: Un trabajador revisa las plantas de cannabis en un invernadero de la compañía BOL Pharma en Lod, Israel. (EFE)

En ese caso, si llega un escrito a uno de estos dos órganos, tendría que darse respuesta al mismo. Se haría por parte del máximo órgano de gobierno, en el que PSOE y Unidas Podemos cuentan con mayoría, o por parte del letrado mayor de la Cámara. Sería un caso similar al de la queja contra un grupo de medios de comunicación que elevaron varios jefes de prensa del Congreso, incluidos los que conforman el Gobierno de coalición, la semana pasada hacia el secretario general, que tendrá que dar respuesta a la reclamación.

El Senado rechazó hacer controles

Hace unos años el asunto ya se abordó en la Mesa del Senado. El representante de Compromís, Carles Mulet, planteó en 2018 una moción para realizar test de drogas y alcoholemia, así como de explosivos, en los controles de acceso de la Cámara Alta. Pero el máximo órgano de la misma, presidido entonces por Pío García Escudero, tumbó la propuesta argumentando que se podría ofender la “dignidad” de los senadores.

La idea no era tan disparatada y dos años más tarde tuvo su eco en un partido muy diferente a Compromís. Vox planteó en 2020 la posibilidad de realizar controles en el Congreso para conocer si los diputados han consumido “sustancias psicotrópicas” antes de acudir a los plenos y las comisiones. Lo dijo Jorge Buxadé, portavoz nacional, en respuesta a una petición del mismo Mulet en la que pedía conocer “los motivos que fundamenten la necesidad de la posesión de arma corta” por parte de Santiago Abascal. La propuesta de Buxadé provocó que el exministro de Transportes, José Luis Ábalos, se preguntara en Twitter: “Entonces, ¿sí va armado al Congreso?”.

Abascal le respondió que “también podemos plantear control de maletas y maletines”, por el caso Delcy.

El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, también quiso opinar sobre la polémica y defendió hacer controles de drogas a dirigentes de la “extrema derecha”. Y el PNV, a través de su portavoz Aitor Esteban, habló de “una fricada”. Pero añadió que "si hay que pasar por ello, los proponentes [Vox] deberían ser los primeros, viendo los discursos de algunos".

Foto: El líder de Más País, Íñigo Errejón. (EFE)

En este momento, Vox no confirma que vaya a volver a plantear realizar test a la entrada del Congreso. “No vamos a opinar de lo que ocurre en el Parlamento británico”, aseguran fuentes del grupo parlamentario. “Trabajamos en la comisión de adicciones” al respecto, añade. Se refiere a la comisión mixta para el estudio de los problemas de las adicciones que aborda tanto los problemas con sustancias ilegales como con el juego.

Olabarria: "Ministros que consumen droga"

El debate sobre el posible consumo de sustancias ilegales entre la clase política tiene casi una década. En 2013, el diputado del PNV Emilio Olabarria aseguró en el Congreso que “podría dar nombres de ministros que consumen droga”. “No lo voy a hacer”, afirmó en sede parlamentaria para añadir que “estamos ante una patología muy seria”. Fue en una comisión de Interior, ante el entonces responsable del ministerio, Jorge Fernández Díaz, que a la salida de la sesión respondió: “No tengo nada que decir. Lo ha dicho él, pregúntele a él”.

Foto: Policía en Bruselas. (Reuters)

En el Congreso no se realizan controles antidroga. La Policía Nacional sí que suele inspeccionar el hemiciclo durante los instantes previos a los plenos para detectar explosivos. Perros del cuerpo recorren los escaños en busca de algún tipo de paquete sospechoso. Los diputados, así como el personal que trabaja en la Cámara, no pasan por ningún control. Con su acreditación es suficiente.

En el Parlamento [de Italia] corre la cocaína, no decirlo sería negar la realidad”, afirmó en 2008 el subsecretario de la Presidencia del Consejo de Ministros de Italia, Carlo Giovanardi, durante una comparecencia parlamentaria. En el Congreso, fuentes parlamentarias aseguran que se trata de la vida privada de los diputados y destacan que uno de los baños de la Cámara británica donde se encontraron restos de sustancias es el que utilizan los periodistas. En la Cámara Baja no hay lavabos exclusivos para profesionales de los medios de comunicación. Los que emplean son también frecuentados por personal del hemiciclo o miembros de los equipos de seguridad de los ministros, entre otros.

Drogas
El redactor recomienda