Es noticia
Obligar a vacunar no es imposible: bastaría una ley orgánica que contemple sanciones
  1. España
El debate está abierto en la UE

Obligar a vacunar no es imposible: bastaría una ley orgánica que contemple sanciones

Para la mayor parte de los juristas consultados, la inmunización forzosa requeriría de una norma que fuera avalada por mayoría absoluta en el Congreso, pero algunos plantean dudas. Sanidad ha descartado una medida drástica

Foto: Campaña de vacunación de la tercera dosis. (EFE/Nacho Gallego)
Campaña de vacunación de la tercera dosis. (EFE/Nacho Gallego)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Obligar a vacunar en España no es imposible. Una norma con rango de ley, preferentemente orgánica con sanciones por incumplimiento, es la vía que contemplan los juristas consultados para que la vacunación contra el covid no sea opcional, sino impuesta. El debate está abierto, como ya ha ocurrido con otras medidas que colisionan con derechos fundamentales, y también hay quien discrepa a la vista de la especial protección de la integridad física y la libertad que tradicionalmente ha prevalecido en España. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, descartó de plano que se vaya a optar por esta vía drástica en un país que lidera los índices de vacunación.

"No hay derechos absolutos. En mi opinión, tiene que prevalecer siempre el interés general, y los criterios de valoración no son ni pueden ser los mismos en circunstancias excepcionales que en situaciones normales", indica uno de los magistrados consultados para justificar la obligatoriedad. Ese es el razonamiento que ha llevado a países como Alemania a anunciar la implantación de esta medida a partir de febrero, una maniobra que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, también ha secundado: pese a que la Unión no tiene competencias para ello, considera que “pensar en una potencial vacunación obligatoria en la UE es un debate necesario”.

Foto: Berlín. (EFE/EPA/Filip Singer)

En el caso de España, la mayoría de los juristas consultados insisten en que no sirve cualquier ley. Según explican, la vacunación obligatoria requeriría de una ley orgánica que fuera, por tanto, avalada por mayoría absoluta del Congreso. "Desde luego, no se me ocurre otra manera de establecer una obligatoriedad de la vacunación en la medida en que se trata de un derecho fundamental como el de la integridad física", sentencia Carlos Flores Juberías, catedrático de Constitucional de la Universidad de Valencia.

Otros juristas, sin embargo, matizan esta vía: "En principio, me parece que se podría imponer la vacunación obligatoria con la Ley General de Salud Pública o la de Medidas Especiales, entre otras. La ley orgánica puede ser apropiada para determinados casos, pero con carácter general, creo que valdría con la legislación que tenemos y, para asegurarlo mejor, una ley específica de las comunidades autónomas", sostiene Carlos Amoedo Souto, catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de A Coruña.

Foto: El supremo avala el uso del pasaporte covid en Euskadi. (EFE)

En este segundo caso, resultaría más complicado imponer la vacunación obligatoria en todo el territorio, pero con una ley orgánica tampoco desaparecen las dudas. De hecho, aumentan, a la vista de la jurisprudencia del Tribunal Constitucional sobre otras situaciones de colisión entre el derecho a la vida y el resto de derechos.

Una de las fuentes consultadas recuerda para ello una sentencia relacionada con los testigos de Jehová en 2002, cuando el Constitucional amparó a una pareja cuyo hijo de 13 años había fallecido tras negarse a recibir una transfusión de sangre: consideró que el derecho a la libertad religiosa del niño, expresada con claridad, prevalecía pese a estar en riesgo su vida. Sin embargo, la pandemia del covid se diferencia de aquel episodio en que el derecho ejercido no es solo personal o particular, sino también ajeno.

Foto: Un vial con la bandera sudafricana de fondo. (Reuters/Dado Ruvic)

"Estamos ante un conflicto entre dos derechos fundamentales, y para mí el derecho a la salud y a la vida prevalecen", asegura otro de los juristas consultados. "Si colocamos enfrente de esos derechos el derecho a la vida, con miles de muertes diarias en España por esa causa, se vería que el sacrificio de la libertad podría ceder. Todo depende de la intensidad del momento, la ponderación y la proporcionalidad", asegura por su parte una magistrada del Supremo.

Andrés Boix, profesor de Derecho Administrativo de la Universidad de Valencia, también incide en esta misma idea: "Para que esa ley sea constitucional, tiene que prever una justificación suficiente y proporcionada de preservación de derechos de otras personas. Es decir, tu vacunación tiene una incidencia cierta, real y constatada frente a la disminución de riesgos de otras personas. Solo se puede obligar porque es necesario para proteger a otros".

Foto: Foto: Reuters/Eric Gaillard.

En esa proporcionalidad entra en juego un dato que, siendo positivo para España, podría resultar determinante a la hora de impulsar o descartar una norma de ese tipo: los niveles de vacunación, que rondan el 80% de la sociedad o, si se atiende solo a la población diana y se excluye así a los menores de 12 años, superan el 90%. Con esas cifras, algunos juristas cuestionan su justificación en relación con los beneficios que se deriven para el interés general y la protección del derecho a la vida y a la salud.

El poder de los no vacunados

"Yo creo que sería susceptible de un recurso ante el Constitucional porque, desde mi punto de vista, los argumentos a favor de la obligatoriedad de la vacuna van desapareciendo. Declararla ahora con un 90% de vacunados, con un ritmo sostenido de vacunación y con otros métodos para evitar que los no vacunados contagien —limitación de aforo, mascarilla, distancia social, pasaporte covid...—, me da la sensación de que lo que se pretende es fingir que se está actuando", argumenta Flores.

Armar la ley exigiría, por tanto, el aval expreso de informes sanitarios solventes y rigurosos, pero, incluso con ellos, algunos plantean dudas respecto a la posibilidad de recurrir a medidas menos gravosas para alcanzar el mismo grado de beneficio para el interés general. Obligar a vacunar en España no es imposible, pero tampoco sencillo.

Obligar a vacunar en España no es imposible. Una norma con rango de ley, preferentemente orgánica con sanciones por incumplimiento, es la vía que contemplan los juristas consultados para que la vacunación contra el covid no sea opcional, sino impuesta. El debate está abierto, como ya ha ocurrido con otras medidas que colisionan con derechos fundamentales, y también hay quien discrepa a la vista de la especial protección de la integridad física y la libertad que tradicionalmente ha prevalecido en España. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, descartó de plano que se vaya a optar por esta vía drástica en un país que lidera los índices de vacunación.

Coronavirus Jueces
El redactor recomienda