Es noticia
PSOE y ERC retoman la negociación de la ley audiovisual tras excluir a Netflix de las cuotas
  1. España
UNIDAS PODEMOS SE SUMA A LA PRESIÓN

PSOE y ERC retoman la negociación de la ley audiovisual tras excluir a Netflix de las cuotas

Socialistas y republicanos mantienen una reunión telemática para reconducir el acuerdo. ERC amenaza con poner trabas a los presupuestos en el Senado si no se cambia el proyecto

Foto: El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, durante una rueda de prensa ofrecida en el Congreso. (EFE/Fernando Alvarado)
El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, durante una rueda de prensa ofrecida en el Congreso. (EFE/Fernando Alvarado)

El PSOE está intentando desactivar la amenaza de ERC de poner en riesgo la tramitación de los presupuestos en el Senado si no se modifica la Ley General de Comunicación Audiovisual, aprobada este martes en el Consejo de Ministros. Los republicanos pusieron como exigencia para su apoyo a las cuentas que se obligase a las plataformas de contenido audiovisual a cumplir la cuota del 6% de contenido en catalán, euskera o gallego en sus catálogos. Un requisito que, según el texto de la norma aprobado este martes en el Consejo de Ministros al que ha accedido este diario, se limita en su artículo tercero a los prestadores que tengan "su sede central en España y cuyas decisiones editoriales sobre el servicio de comunicación audiovisual se tomen en España". La reacción de los independentistas catalanes no tardó en producirse y no solo anunciaron que tumbarían la ley en el Congreso si se mantenía en estos términos, sino que amenazaron con poner en riesgo la tramitación de los presupuestos en el Senado.

Las conversaciones entre socialistas y republicanos han sido constantes durante las últimas horas y este miércoles se han emplazado a sentarse. Una reunión calificada de "técnica", aunque se prevé al máximo nivel. De forma telemática participarán en el encuentro el ministro de Presidencia, Félix Bolaños; la ministra de Hacienda, María Jesús Montero; el portavoz parlamentario socialista, Héctor Gómez, y la vicesecretaria general del partido, Adriana Lastra. En la otra parte de la mesa están el portavoz de los republicanos en el Congreso, Gabriel Rufián, la portavoz Marta Vilalta, y el dirigente Josep Maria Jové. Ambas formaciones intentar reconducir la situación y evitar una demora en la tramitación de los Presupuestos.

Para vetarlos en la Cámara Alta, ERC necesitaría sumar sus votos a los de PP, Vox, PNV y al grupo de la izquierda confederal. Un escenario que no parece probable y cuyo plazo de presentación remata este viernes. Lo que no se descartan son cambios en el proyecto vía enmiendas, una vez que los nacionalistas vascos tampoco dan por cerrado su acuerdo de presupuestos con el Gobierno y seguirán empujando en la Cámara Alta para asegurar inversiones relacionadas con el AVE. El objetivo del Gobierno pasaba porque las cuentas no tuviesen que volver al Congreso tras conseguir una amplia mayoría de 188 votos. Sin embargo, el giro protagonizado por los republicanos lo ha cambiado todo. "Todas las posibilidades están abiertas", indican fuentes independentistas, que centran sus presiones en seguir negociando e incluir enmiendas, aunque podrían presentar un veto en el Senado.

Los socialistas ya se han mostrado dispuestos a introducir cambios en la ley audiovisual, a través de enmiendas, para satisfacer las demandas de los republicanos. Se buscan puntos intermedios bajo la premisa de que el marco normativo europeo establece que debe aplicarse el principio de país de origen. De este modo, el sistema de cuotas para las lenguas cooficiales desarrollados en la ley se limitaría a plataformas como Movistar o Filmin.

ERC ha puesto sobre la mesa que se destinen parte de los ingresos de las plataformas, independientemente de dónde tengan su sede, a la producción en lenguas cooficiales. Una demanda que, según argumentan, tendría encaje dentro la Directiva europea. Desde el PSOE prefieren hablar de ayudas, subvenciones o exenciones fiscales para impulsar este tipo de producción. La norma ya recoge la obligación de financiación anticipada a los prestadores a través del 5% de los ingresos, que se destinarán al Fondo de Protección a la Cinematografía.

Las formaciones soberanistas también arrancaron en el trámite de enmiendas a los presupuestos una partida de 10,5 para financiar la producción audiovisual en lenguas cooficiales. Se trata de recuperar el denominado "fondillo", suprimido en 2012, para transferir "mediante convenios a los organismos competentes de las CCAA con lengua propia distinta al castellano con el fin de fomentar la producción, distribución y promoción de la industria cinematográfica y audiovisual en lenguas cooficiales". Con la adición de estas partidas se blindarán nuevos fondos para lo que marque la ley audiovisual, en línea con la estrategia de los republicanos de negociar en paralelo tanto la norma de las plataformas como las nuevas cuentas públicas para el año próximo.

Los socios minoritarios del Gobierno, Unidas Podemos, han presionado este miércoles para que se retomen las negociaciones. El presidente del grupo confederal, Jaume Asens, afeó a los socialistas que apenas hubieran negociado el contenido del proyecto de la ley audiovisual. En una entrevista en TVE, incluso avanzó que la intención de los morados es presentar enmiendas al anteproyecto argumentando que "no estamos de acuerdo con su contenido". Más allá de la protección de las lenguas cooficiales, desde Unidas Podemos reclaman la creación de organismos independientes de regulación del audiovisual o que se blinde la producción propia en las televisiones públicas. Con todo, han reclamado separar la negociación de esta ley de la tramitación de los Presupuestos.

Durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ya se abrió que se pudiesen introducir "mejoras" y "ajustes" en la ley durante el trámite parlamentario. Por su parte, ERC anunció desde un primer momento que no estaba satisfecha con la ley audiovisual y avisó de que presentaría enmiendas para mejorarla.

El tono de los republicanos ha ido incrementándose a la par que sus socios posconvergentes elevaban la presión. El líder de Junts, Jordi Sànchez, les ha afeado la exclusión de las plataformas extranjeras cuando, como ha recordado, ERC justificó su apoyo a los presupuestos "a cambio de garantizar el catalán en las plataformas digitales". Gabriel Rufián insistía en la tarde de ayer en que las multinacionales audiovisuales "no deberían poder legislar". "Haremos todo lo posible para mejorarlo, tenemos herramientas para hacerlo e intentaremos que así sea", concluyó dejando en el aire la tramitación de los Presupuestos que podrían sufrir cambios en el Senado y así ser devueltos al Congreso. El Gobierno todavía no ha salvado todos los obstáculos para la aprobación definitiva de las cuentas.