Ayuso y Vox exhiben sintonía al margen de la crisis entre los partidos
  1. España
Difícil equilibrio entre PP y Vox

Ayuso y Vox exhiben sintonía al margen de la crisis entre los partidos

El acuerdo de presupuestos en la Comunidad de Madrid contrasta con la distancia generalizada entre ambos partidos, desde Andalucía al Ayuntamiento de la capital, con la brecha entre Casado y Abascal de fondo

Foto: Rocío Monasterio e Isabel Díaz Ayuso. (EFE/Kiko Huesca)
Rocío Monasterio e Isabel Díaz Ayuso. (EFE/Kiko Huesca)

El acuerdo de presupuestos en la Comunidad de Madrid es un oasis en la relación entre el PP y Vox. Isabel Díaz Ayuso y Rocío Monasterio exhiben sintonía con un pacto y una cordialidad ajenos a la crisis entre ambos partidos, en un equilibrio muy complicado e inmersos desde hace meses en un laberinto de intereses y zancadillas cruzadas, desde Andalucía al Ayuntamiento de la capital, con la brecha entre Pablo Casado y Santiago Abascal de fondo.

Este martes es el último ejemplo de cómo dos instituciones separadas por menos de media hora a pie se ubican en las antípodas. Incluso cuando hace apenas un año iban de la mano y se consideraban socios prioritarios. Al tiempo que el Gobierno de la Comunidad de Madrid y Vox anunciaban la firma conjunta de un documento con trece medidas para impulsar las cuentas de 2022, en el Palacio de Cibeles Javier Ortega Smith dejaba claro a José Luis Martínez-Almeida que deberá buscar otro apoyo para salvar sus presupuestos. «Que le vaya bonito, señor Almeida, con Vox no cuente», le espetó durante el Pleno.

Foto: Rocío Monasterio e Isabel Díaz Ayuso. (EFE/Kiko Huesca)

Ni el fondo ni la forma sorprenden, pese a que algunas voces populares persisten en la necesidad de ir de la mano. "Lo lógico es que nos pongamos de acuerdo. Nosotros nunca les hemos despreciado, todo lo contrario", valoran fuentes del partido. Sea como fuere, lo cierto es que desde hace meses la relación está muy deteriorada en varios niveles, acaso influenciada por la situación en el parlamento andaluz y el objetivo de los de Santiago Abascal de forzar un adelanto electoral.

Si Juanma Moreno no ha logrado el mismo pacto que Ayuso es porque Vox se ha negado. "Nuestra relación es buena con equipos gestionados por personas rigurosas y que cumplen sus acuerdos", explicaban esta semana a El Confidencial desde el grupo encabezado por Monasterio, en alusión a su disparidad de criterios. La lejanía o la pretensión de escenificar esa distancia se reconoció el pasado sábado, durante la manifestación de los policías y guardias civiles en Madrid. Aunque estuvieron presentes dos delegaciones del PP y Vox, ni siquiera se cruzaron en toda la marcha.

Ortega Smith insiste a Almeida que no apoyará sus presupuestos: "Que le vaya bonito, no cuente con Vox"

Vox ha metido al alcalde de Madrid en ese grupo de líderes que a su juicio no tienen rigor ni palabra. Su justificación en este caso es el mantenimiento de Madrid Central, catalogado como una "traición". Tanto, que Ortega Smith ni siquiera ha accedido a sentarse a negociar las cuentas de 2022, lo que inevitamblemente abre la vía de una negociación con los cuatro ediles carmenistas que rompieron con Más Madrid y se integraron en el Grupo Mixto. De hecho, más allá de los coches que circulen o no en el distrito Centro, en esta actitud se reconoce una estrategia por rivalizar electoralmente con Almeida y relacionarlo con la izquierda. Pero el afán por incluir en la ecuación a fuerzas externas es recíproca. «¿Por qué no se sienta a negociar los presupuestos? La próxima vez que diga que los nacionalistas chantajean en el Congreso, que es lo que hace con sus cuatro votos», replicó el regidor en el Pleno celebrado este martes.

Foto: El presidente del Partido Popular, Pablo Casado. (EFE/Casares)

La buena relación entre Ayuso y Monasterio y su capacidad para alcanzar un acuerdo contrasta igualmente con las diferencias que desde hace más de un año separan a los líderes de PP y Vox, sin cruzar palabra desde hace más de 400 días. La sintonía en la Comunidad de Madrid incluso linda con el plan de Pablo Casado para llegar a Moncloa, que como informó El Confidencial pasa por no formar ningún gobierno de coalición en los dos próximos años para evitar que influyan en las encuestas, hasta la fecha favorables a los populares. El deseo de Génova es que Moreno u otros candidatos emulen a Ayuso y logren una victoria superior a la suma de todas las izquierdas, de modo que el apoyo de Vox no sea necesario y le obligue a elegir entre la abstención o el voto junto al PSOE y sus socios.

Acuerdo de presupuestos

La batería de medidas consensuadas por el Gobierno regional y Vox no suponen una gran revolución para las cuentas, pero sí atienden cuestiones de un marcado carácter político y del ideario más reconocible de Vox. El impacto económico apenas alcanza los 100 millones de euros sobre un presupuesto de más de 23.000 millones, pero Ayuso ha accedido a elaborar una auditoría sobre los centros de menores no acompañados en la Comunidad, los denominados como menas, uno de los discursos más repetidos por los de Abascal en todo el país. También un aparente éxito en torno a la gratuidad de la educación en todas las etapas no obligatorias, exigencia del partido durante la negociación, aunque finalmente solo afectará a unas 18.000 familias.