El comisario de Información dice al juez que siguieron a Ghali desde su llegada a España
  1. España
POR UN 'CHIVATAZO'

El comisario de Información dice al juez que siguieron a Ghali desde su llegada a España

Ha asegurado que montaron un dispositivo para seguir sus pasos desde el 18 de abril y que no fue hasta cuatro días después cuando confirmaron que se trataba de Ghali por la prensa

Foto: El líder del Frente Polisario Brahim Ghali. (EFE)
El líder del Frente Polisario Brahim Ghali. (EFE)

El comisario general de Información de la Policía Nacional, Eugenio Pereiro Blanco, ha asegurado este lunes durante su declaración como testigo que siguieron los pasos de Brahim Ghali desde que aterrizó en España el 18 de abril hasta su vuelta a Argelia el 1 de junio, explican fuentes jurídicas a El Confidencial. Según ha relatado ante el juez, un confidente cuya identidad se ha negado a desvelar les advirtió de su llegada y, tras informar al director adjunto operativo (DAO) José Ángel González Jiménez, pusieron en marcha un dispositivo para seguir la ambulancia que trasladó al líder del Frente Polisario desde la base aérea de Zaragoza hasta el hospital de Logroño.

Pese a este continuo seguimiento, Pereiro ha dicho que no fue hasta el 22 de abril cuando confirmaron por la prensa que se trataba de Ghali. 12 días después, el 4 de mayo, un inspector y dos policías de la Comisaría General de Información se desplazaron entonces a Logroño "con carácter de urgencia" para dar cumplimiento de la orden de la Audiencia Nacional de localizar e identificar a Ghali. Allí mantuvieron una "entrevista confidencial" con un responsable del hospital, quien "voluntariamente" les dio la información necesaria. De hecho, les invitó a entrar en su habitación para comprobarlo, pero declinaron la oferta por el mal estado de salud del líder saharaui.

Foto:  La exministra de Exteriores, Arancha González Laya, a su salida del juzgado. (EFE)

En cualquier caso, Pereiro no ha querido responsabilizarse este lunes ante el juez de dicho informe policial. Según explican las fuentes consultadas, el comisario general de Información ha insistido en que cumplió con su deber al avisar al DAO el mismo día que recibió el 'chivatazo' y, a partir de ahí, se limitó a mantener el mencionado seguimiento tanto en el hospital de Logroño como en el desplazamiento del líder del Frente Polisario al aeropuerto de Pamplona el 1 de junio.

Su versión llega tras la ofrecida en octubre por la jefa de Gabinete del Ministerio del Interior, Susana Crisóstomo, quien aseguró al titular del Juzgado de Instrucción número 7 de Zaragoza que el ministro Fernando Grande-Marlaska le dijo el 23 de abril —cinco días después de que Ghali aterrizara en Zaragoza— que pidiera al entonces jefe de Gabinete de Exteriores, Camilo Villarino, que notificara a la Audiencia Nacional que el político saharaui estaba en España. Ante el juez, Crisóstomo negó haber realizado gestión alguna relativa a la entrada en España del líder polisario, pero ahora Pereiro desvela que el seguimiento policial comenzó el mismo 18 de abril.

Foto:

Versión de Interior y la Policía

El Confidencial se ha puesto en contacto con la Policía para aclarar estos supuestos seguimientos a la ambulancia y, según aseguran, no fue en abril cuando tuvieron constancia de que Ghali estaba en España, sino el 4 de mayo, tras la mencionada visita al hospital. Este periódico también se ha puesto en contacto con el Ministerio del Interior para preguntar si su titular, Fernando Grande-Marlaska, tuvo conocimiento de la posible llegada de Ghali después de que su comisario general de Información diera cuenta de ello a sus superiores. Fuentes ministeriales evitan hacer declaraciones al respecto. Se escudan en que no hacen declaraciones de una comparecencia judicial de la que solo tienen constancia por los medios de comunicación.

El titular del Juzgado de Instrucción número 7 de Zaragoza mantiene abierta una investigación por posibles delitos de falsificación de pasaporte, prevaricación y encubrimiento. Su sospecha pasa por que el Gobierno pudo facilitar una entrada ilegal de Ghali a España el pasado 18 de abril, para lo que destaca el hecho de que no tuviera que pasar un control de aduana tras aterrizar en la Base Aérea de Zaragoza y que utilizara una identidad falsa en su ingreso hospitalario en Logroño. Por el momento se encuentran imputados tanto la exministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, como al que fuera su director de Gabinete, Camilo Villarino.

Foto:

El 13 de octubre, en su declaración como investigado, Villarino ya dejó caer que en la toma de decisiones no solo participó su antigua jefa: "No creo que tomara la decisión sola. El Gobierno no es un reino de taifas". La exministra, sin embargo, evitó profundizar en esta idea durante su posterior comparecencia: "Esto sigue los cauces propios en nuestro país, los cauces propios de una decisión que es, recordemos, política y de ejercicio de la soberanía (...). Seguí el cauce que se sigue en cuestiones políticas", se justificó. "Discreción no es arbitrariedad, no es ilegalidad y, desde luego, no es ocultamiento". También se escudó en la Ley de Secretos Oficiales para blindar al Gobierno.

Ante sus constantes evasivas, el juez llegó a exasperarse: "Si la discreción consiste en que dos policías o dos guardias civiles no le tomen la documentación en el aeropueto de Zaragoza: 'Fulano de tal, Mengano de tal'...¿Se tiene desconfianza de la Guardia Civil o de los policías? ¿De que vayan a ir a un lado u a otro diciendo 'ha entrado por aquí Brahim Ghali'? (...) El motivo de la discreción, al fin y al cabo, es que no pase un control de pasaportes, que no tengan conocimiento dos ciudadanos normales, dos guardias civiles o dos policías nacionales... ¿Es eso? ¿O es que el documento lo tienen que pasar pos escáner y ahí podían salir alerta Schengen o alertas interiores?".

Audiencia Nacional Ministerio del Interior Fernando Grande-Marlaska
El redactor recomienda