¿Pero cuántos 'mejor profesor de España' hay? Si te parecen decenas, no estás loco
  1. España
‘BOOM’ DE PREMIOS EDUCATIVOS

¿Pero cuántos 'mejor profesor de España' hay? Si te parecen decenas, no estás loco

Desde que César Bona fuese el primero en recibir el título de 'mejor profesor de España', cada rincón del país parece tener el suyo propio. Intentemos poner un poco de orden en el caos

Foto: Imagen: EC.
Imagen: EC.

Al principio fue César Bona el 'mejor profesor de España' primigenio. Cuando recibió de forma ‘sui generis’ dicho título, la mayoría de españoles no sabía que existiese una jerarquía de docentes. Ni siquiera se habían imaginado que algo así pudiese existir.

Si somos rigurosos, Bona nunca fue seleccionado 'mejor profesor de España', pero se vio beneficiado de una extrapolación razonable. Era el único español que figuraba en la primera selección de 50 candidatos a alzarse con el Global Teacher Prize en su edición de 2015, así que a la fuerza tenía que ser el mejor docente de España. Pero el campeón de la Champions no siempre es el campeón de liga.

Estos premios nacieron hace poco, por lo que aún hay una lucha por ser referencia

Desde entonces, han empezado a surgir nuevos mejores profesores de España en cada rincón del país. A veces, incluso 'mejores profesores del mundo'. No hay región que se prive de tener uno de ellos. Hay un 'mejor profesor de España' en Quart de Poblet (Valencia), en Íllora (Granada), en Dos Hermanas (Sevilla), en Telde (Tenerife) y en Oleiros (A Coruña). Hay hasta 'mejor profesor del mundo' en Jaén o San Javier. ‘Grosso modo’, hay alrededor de cuatro decenas de 'mejores profesores de España' en España, pero todo tiene una explicación.

La culpa de esta proliferación de 'mejor profesor' no es de los docentes, sino más bien de una mezcla de (des)interés periodístico unido a las discutibles prácticas de algunas compañías que han aprovechado el 'boom' de esta clase de premios para subirse al carro y aprovechar el tirón publicitario. La confusión obedece a varios factores: que esta clase de premios nació hace relativamente poco, por lo que aún hay cierta competición por convertirse en el galardón referencia; que a la prensa, especialmente la local, le encanta tener su propio 'mejor profesor del mundo' en sus páginas, y, por último pero no menos importante, que el título de 'mejor profesor del mundo' es vitalicio. Una vez 'mejor profesor del mundo', 'mejor profesor del mundo' para siempre. Pero vayamos por partes.

Global Teacher Prize… ¿o Award?

Como suele ocurrir con los pioneros, el profesor zaragozano César Bona fue el primer 'mejor profesor de España' y el más conocido, aunque no llegase a ganar el Global Teacher Prize. Dedica gran parte de su año a dar conferencias, escribir libros e impartir talleres, lo que le hizo pedir una excedencia.

Su fama se origina en el Global Teacher Prize, otorgado por la Varkey Foundation, una fundación creada en 2010 por el magnate indio Sunny Varkey, presidente ejecutivo de GEMS Education, empresa de educación internacional con base en Dubái. El premio otorgado por la fundación es de un millón de dólares. Al ya citado Bona le sucedería David Calle, el profesor ‘youtuber’, uno de los 50 candidatos al premio en la edición de 2017.

Casi cada año, un docente español asoma la cabeza en el listado. En 2018, fue Xuxo Ruiz, profesor de Primaria en Albaida del Aljarafe (Sevilla). En 2020, el seleccionado fue Antonio Pérez Moreno, del IES Sierra Luna, en Los Barrios (Cádiz). Para la edición de 2022, la profesora Coni La Grotteria, especialista en Educación Infantil que imparte clases en un centro valenciano y es responsable de otros proyectos como Escuelas de Paz. Los dos últimos también han sido elegidos 'mejor profesor de España' por Educa Abanca.

"Buscando sitios donde presentar mi trabajo, encontré el Global Teacher Prize, me presenté y quedé finalista"

Curiosamente, Pérez Moreno logró antes la nominación internacional de la Fundación Varkey que el principal premio español. El profesor explica a El Confidencial por qué: “En 2018 mi director me dijo ‘oye, tienes que dar a conocer estas cosas interesantes que haces’, así que me presenté al concurso Mejora Tu Escuela Pública y lo gané, porque una de las pocas formas que tenemos los docentes de dar a conocer lo que hacemos es esta”, explica. “En España, si te han dado un premio, ya no puedes presentarte a otros certámenes, así que buscando sitios donde presentar mi trabajo, encontré el Global Teacher Prize, me presenté y quedé finalista”.

Es un proceso relativamente moroso y arduo, en el que al docente le sorprendió que, además de rellenar una infinidad de formularios ‘online’, “tuve que firmar un certificado de antecedentes penales y un documento en el que autorizaba a una empresa que me investigase. Me pareció broma, pero lo miré y era verdad, es una empresa de Londres que revisa tu vida a ver si has hecho algo turbio, porque tienen un prestigio y no se pueden permitir dárselo a cualquiera”.

Durante el proceso de decisión, la fundación cuenta con la colaboración de la consultora PriceWaterhouseCoopers, como muestra en sus bases, públicas. El Global Teacher Prize suele considerarse el Premio Nobel de los premios de profesores, superando a otros galardones como el Wise de Qatar o el Yidan Prize de Hong Kong, con 3,9 millones de dólares de dotación.

Entonces, ¿por qué en los últimos meses han aparecido otros 'mejores profesores del mundo' españoles, como Lourdes Jiménez, a quien algunos medios han denominado así? Gracias al Global Teacher Award, que no tiene nada que ver con el Global Teacher Prize, pero cuyos logo, nombre y principios generan una obvia confusión que, como explican algunas fuentes del sector, puede terminar en los tribunales. El Confidencial ha contacto a Global Teacher Prize para confirmar este extremo, pero no ha recibido respuesta.

"Lo eché sin interés, porque alguien me había nominado, pero terminé ganando"

El Global Teacher Award está concedido por AKS (Alert Knowledge Services), una compañía india que según su página se dedica a “la formación innovativa, la tecnología, la gestión de la educación y la investigación”. Su página asegura que “el 97% de nuestros clientes dicen que los resultados exceden sus expectativas”. Han sido varios los profesores españoles que se han alzado con ese premio, entre los que se encuentran nombres como Toni García Arias, Luis Anes, Bárbara de Aymerich o José María Díaz Fuentes. Muchos de ellos son habituales de otros premios españoles como el Educa Abanca, y han sido reconocidos por su trayectoria en otras ocasiones.

Uno de los galardonados en 2020 fue Ángel Pérez Pueyo, profesor de la Universidad de León y miembro de la Red Interuniversitaria de Evaluación Formativa que, como ha contado alguna vez, no se enteró de que había ganado porque el 'mail' de felicitación le llegó a la carpeta de 'spam'. “Te nomina alguien, no sabes ni quién, te llega una invitación y te piden que expliques tu trayectoria”, explica el docente a El Confidencial. “Lo eché sin mucho tipo de interés, porque si alguien se molesta en nominarte en unos premios, no hacerlo es un feo para esa persona. Hice cuatro cosas, como que mi decano corroborase que lo que decía era cierto, y me olvidé. Me pidieron añadir algo unos meses después y pasé, pero aun así me llegó el premio”.

Si el premio del Global Teacher Prize era de un millón de dólares, el del Global Teacher Award, un viaje a la India durante una semana con todos los gastos pagados para acudir a la ceremonia. Pero como a Pérez Pueyo le pilló en año de pandemia, “pues nada”. A diferencia de otros premios, no hay una jerarquía de ganadores, sino un largo listado que recoge varios cientos de nombres. Los ganadores provienen “de más de 100 países”, pero predominan los profesores indios.

Pérez Pueyo explica que su vida no ha cambiado nada, a pesar del interés local durante los primeros días, y algún que otro vecino que aún le para por las calles de León para felicitarle. “Está muy bien, ojalá hubiese más cosas así, pero es un poco una anécdota en el currículo. En mi caso, tienen más relevancia cosas como el libro de evaluación formativa que colgamos y lleva 65.000 descargas, eso me genera más satisfacción que el premio”.

El proceso de nominación aparece en la página web de la compañía (por ejemplo, se necesitan al menos dos años de experiencia; si no los tienes, piden que esperes un poco más para convertirte en el mejor ‘profe’ del mundo), pero el de selección de los ganadores no termina de quedar claro. El Confidencial ha consultado a AKS para conocer más detalles sobre el mismo, pero no ha recibido respuesta.

El premio del Educa Abanca es de 1.000 euros a cada uno de los ganadores, una estatuilla conmemorativa y un diploma acreditativo

Algo más ha cambiado la vida a los ganadores el Global Teacher Prize. Coti La Grotteria fue la nominada española a la edición de 2022: “Estoy muy agradecida porque he pasado muchos años implicada en proyectos para crear una comunidad de profesorado, y los premios me han ayudado a montar ‘webinars’ en Latinoamérica y también doy tutorías en escuelas en Argentina o Chile. Gracias a eso he participado en Comunidad Atenea, que lo monta Global Teacher, y ahí es donde encuentran mi perfil para nominarme”.

En España, uno para juntarlos a todos

En España ha habido varios intentos de crear unos premios al mejor profesor. Quien parece haberse establecido como referencia tras cinco ediciones son los Premios Educa Abanca, que han terminado por conocerse como los Goya de la Educación. Su último listado de ganadores se publicó la pasada semana: Esperanza Meseguer Navarro en Educación Infantil, Francesc Vicent Nogales Sancho en Primaria, el ya citado Antonio Pérez Moreno en Secundaria, Patricia Mercedes Santos Campos en Formación Profesional, Carolina Marrero Stürmer en Educación No Formal y Alexandre Sotelino Losada en Universidad.

placeholder La gala de los premios Educa Abanca de 2019. (Educa Abanca)
La gala de los premios Educa Abanca de 2019. (Educa Abanca)

Esto resuelve gran parte del misterio de la abundancia de 'mejores profesores': cada año, Educa Abanca entrega cinco premios. Cinco premios en cinco ediciones son 25 mejores profesores de España, más uno, porque este año se ha introducido la categoría de Educación No Formal: 26 profesores. El Confidencial, por ejemplo, ya publicó un artículo sobre los ganadores de la edición de 2018 entre los que se encontraba La Grotteria. El premio, en este caso, es un poco menor al de la todopoderosa Varkey Foundation: 1.000 euros a cada uno de los ganadores, además de una estatuilla conmemorativa y un diploma acreditativo.

“Ha conseguido establecerse como la referencia y tiene detrás un congreso educativo, lo que le da más valor”, añade la ganadora de la edición de hace tres años. En este caso, los profesores deben ser propuestos por sus alumnos. Una vez pasan el primer corte, son sometidos a la evaluación de una docena de criterios, entre los que se encuentran el número de respuestas recibidas, los comentarios de los proponentes, la innovación en el aula, la presencia del docente en redes sociales, medios de comunicación o la publicación de libros y artículos en revistas. “En el Educa, te piden tantas cosas que no pensaba ni llegar a la final”, reconoce Pérez Moreno.

"Habrá a quien no le guste, pero da visibilidad a una profesión degradada"

Si tuviese que elegir alguna razón por la que fue elegido, el profesor gaditano considera que se debe al impacto de su trabajo en la sociedad y su visibilidad en redes sociales. “Cuando llegó la pandemia, yo ya tenía en mi canal de YouTube todo el contenido de Física y Química que necesitas en el instituto. Cuando te mueves en las redes, tu impacto es mundial y llevo año y medio dando conferencias a distancia, también en Latinoamérica”, explica. Y añade un recordatorio sobre su esfuerzo: “Tengo 500 vídeos, y el más corto lleva una hora de trabajo. El más largo, 10. Y todo eso lo hago en mi tiempo libre”.

"Lo especial que tienen nuestros premios frente a otros es que intentamos abarcar a los docentes de todas las etapas, y que los eligen los alumnos", explica a El Confidencial Eva Nieto, presidenta del Comité de Baremación de los Educa Abanca. El comité está formado por seis profesores, uno por categoría, que pasan alrededor de un mes evaluando los currículos que llegan. "Algunos nos llevan media hora, otros dos horas". Las categorías con más preseleccionados suelen ser Universidad y Primaria, con 50 candidados que analiza la misma persona, para evitar sesgos subjetivos. Una vez termina ese proceso, el comité se reúne para revisar los resultados entre todos, "por si hay algo que nos llama la atención". Como explica, tan importante es lo que hace un docente dentro del aula como fuera de ella.

El premio lo entrega desde 2017 la Plataforma Educa en colaboración con Obra Social Abanca, la fundación del banco gallego del mismo nombre, “con el fin de mejorar la visibilidad de la buena práctica docente entre la sociedad y dar voz al alumnado y a sus familias a la hora de reconocer a aquellos profesores que destaquen por su buen hacer”. Aunque como reconocen algunas fuentes, siempre le pesará su vinculación a una entidad bancaria, se ha convertido en la referencia española.

¿Quién necesita un premio?

Hay algo en lo que todos los profesores coinciden, incluso los que tienen mayores reservas hacia estos premios: han servido, por una vez, para que se hable bien de los docentes y que su trabajo se dé a conocer. “Me parece una de las mejores cosas que ha podido ocurrir para nuestro gremio, porque al final, cuando un profesor es nominado al Nobel de los docentes, la gente se da cuenta de que tenemos muy buenos profesionales”, valora Pérez Moreno. “Estos premios están consiguiendo que al menos la gente se dé cuenta del trabajo que hacemos: habrá a quien no le guste, pero es una forma de dar visibilidad a una profesión que aunque es una de las más importantes estaba degradada y mal vista”.

placeholder David Calle es hoy uno de los embajadores del Global Teacher Prize. (EFE/Javier Cebollada)
David Calle es hoy uno de los embajadores del Global Teacher Prize. (EFE/Javier Cebollada)

Coincide La Grotteria, que manifiesta que no es la mayor amiga de utilizar el término 'mejor'. “No soy partidaria, porque no educo a mis alumnos en la competitividad, por eso digo que cuando gano algo lo ganan todos mis compañeros, cuando un profesor llega a estos premios es porque hay un equipo educativo que apoya la iniciativa”, explica. “Yo tuve el apoyo de maestros de varios países y 20 colegios de España que habían colaborado en mi proyecto”. Pero también sabe que la prensa necesita un rostro y un nombre para contar una buena historia.

Pérez Pueyo plantea una última crítica. “Creo que este tipo de cosas están muy bien y ojalá hubiese más que valorasen más el día a día, pero lo malo que le veo es que muchas veces no sé qué hacen los profesores con sus alumnos para ser premiados, les falta ese punto de rigor, porque así la gente lo entendería mejor”, explica el que también estuvo nominado para el premio Educa Abanca como mejor profesor universitario.

"Hay gente que se prepara para los premios, lo que hace que se pierda la esencia"

“No soy un hombre de grandes egos en relación a casi nada, pero hay gente que se preocupa más por ser mediática, y que se dedica a dar charlas y ponencias diciendo lo que hay que hacer, vendiendo humo como salvadores de la educación”. Y prolonga su crítica: “Con el paso de los años, la gente se prepara para los premios, lo que hace que pierda un poco la esencia. En la educación, como en otros campos, hay gente que está volcada y otra que prefiere la farándula”. Nieto concede que eso es posible, ya que han percibido cómo los profesores empiezan a prepararse para el premio, pero le da la vuelta a la pregunta y recuerda que no deja de ser una forma de motivación para hacerlo mejor: "Si hacen algo positivo en el aula, innovan, se esfuerzan para pubicar más, es algo positivo". El año que viene, más.

Aún hay más

Los premios educativos no son nada nuevo en nuestro país. Por ejemplo, uno de los más señeros es el Premio Espiral, que este año cumple su edición número quince. La diferencia se encuentra en que no premian a los profesores sino a proyectos, aunque vayan con el nombre por delante. Este año, por ejemplo, en la categoría Tendencias Educativas este año la Peonza de Oro ha sido otorgada a ‘Érase una vez las inventoras’ de Ginés Pedro Toral, y el de docencia ‘online’, a ‘Proyecto Vitruvio’ de Isaac José Pérez.

Algo semejante ocurre con la Fundación Atresmedia, del grupo mediático del mismo nombre, que puso en marcha la propuesta ‘Grandes profes, grandes iniciativas’, que va ya por su octava edición, ahora en colaboración con Samsung y la Universidad Internacional de Valencia. Fueron pioneros antes que la propia Fundación Varkey, pero otorga premios a iniciativas concretas sobre valores, convivencia e inclusión o motivación y éxito. Algunos de los ganadores son viejos conocidos de estas listas, como Francesc Nogales, uno de los participantes del proyecto ‘Reseña tu lectura’ que obtuvo el premio Atresmedia y Educaixa de Motivación y Éxito.

Profesores
El redactor recomienda