El Senado podrá condicionar el orden del día de las Conferencias de Presidentes
  1. España
PROPUESTA DE NUEVO REGLAMENTO

El Senado podrá condicionar el orden del día de las Conferencias de Presidentes

Los cambios en el foro multilateral propuesto por el Gobierno se discutirán este viernes en una reunión a la que asistirán representantes de todas las comunidades autónomas

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez durante la XXIV Conferencia de Presidentes. (EFE/ Juanjo Marín)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez durante la XXIV Conferencia de Presidentes. (EFE/ Juanjo Marín)

El Gobierno ha remitido a las comunidades autónomas su propuesta de nuevo reglamento para la Conferencia de Presidentes con la que se busca avanzar en una "cogobernanza real", con un marco federal. El documento elaborado por el ministerio de Política Territorial, que dirige Isabel Rodríguez, se discutirá este viernes en una reunión preparatoria a la que asistirán representantes de todas las comunidades autónomas. Entre los cambios planteados destaca el incremento a dos las reuniones que, como mínimo, deberán celebrarse a lo largo del año, o un nuevo papel protagonista del Senado en este foro multilateral.

Concretamente, el documento al que ha tenido acceso este diario, establece que la Cámara Alta, además de servir de sede a las reuniones, podrá "en los términos que establezca su reglamento, introducir nuevos asuntos en el orden del día". Con esta nueva facultad se busca reforzar la condición del Senado como "Cámara de representación territorial y crea el embrión de una mayor relación entre la Cámara Alta y los mecanismos de cooperación interadministrativa".

Las administraciones representadas en la Conferencia de Presidentes verán con este nuevo reglamento incrementada su capacidad de incidir en la toma de decisiones. El orden del día se fijará en el comité preparatorio y podrían solicitar la inclusión de asuntos en el mismo el presidente del Gobierno, una mayoría de comunidades autónomas, el Senado o las conferencias sectoriales por unanimidad de sus miembros. De momento no se propondrán desde el Ejecutivo cambios en la toma de decisiones, si bien se introduce como novedad que aquellas comunidades y ciudades autónomas que no hubiesen expresado su voto favorable puedan adherirse con posterioridad. Con todo, se prevé que para facilitar una mayor agilidad se reduzcan los plazos actualmente vigentes, "adecuando el funcionamiento del órgano a las necesidades actuales".

El comité preparatorio, por su parte, "deberá reunirse cada tres meses, de manera que se convierta en un órgano de diálogo permanente entre los representantes de las distintas Administraciones públicas". Por otra parte, dentro del marco de la gobernanza "multinivel", se formalizará la asistencia a las Conferencias de Presidentes, "con voz pero sin voto, del Presidente de la asociación más representativa de las entidades locales".

Para dotar de mayor continuidad a la Conferencia de Presidentes, se propone la creación de una oficina que prestará el apoyo técnico y administrativo a la acción de la Conferencia de Presidentes, el comité preparatorio y las Comisiones y grupos de trabajo que se constituyan. Esta oficina ejercerá las labores de secretaría administrativa y cualesquiera otras que se le encomienden por acuerdo de la Conferencia de Presidentes y sus órganos, y estará encabezada por un secretario general, nombrado y cesado por acuerdo del comité preparatorio.

Finalmente, la propuesta trasladada a las comunidades autónomas para su discusión el próximo viernes en la reunión que acogerá el ministerio de Política Territorial busca establecer una conexión entre la Conferencia de Presidentes y las Conferencias Sectoriales. La Conferencia de Presidentes podría así impulsar el trabajo de las Conferencias Sectoriales, estableciendo orientaciones y directrices concretas, éstas pueden elevar cuestiones para que sean tomadas en consideración y debatidas por la Conferencia de Presidentes.

Varios presidentes autonómicos vienen reclamando cambios en la metodología de este órgano. En su última reunión, celebrada el pasado mes de julio en Salamanca, Iñigo Urkullu se refirió a la necesidad de desarrollar un "marco reconocible de toma de decisiones que respete el autogobierno y los distintos ámbitos competenciales". El valenciano Ximo Puig y el andaluz Juanma Moreno fueron otras de las voces que trataron de empujar un nuevo formato.

La Conferencia de Presidentes se creó en 2004 como el órgano de máximo nivel político de cooperación entre el Estado y las Comunidades Autónomas. Una figura que se desarrolla en el artículo 146 de la ley de Régimen Jurídico del Sector Público. Entre sus funciones se establece el debate sobre las grandes directrices de las políticas públicas, sectoriales y territoriales de ámbito estatal, sobre las actuaciones conjuntas de carácter estratégico y la potenciación de las relaciones de cooperación del Estado con las Comunidades Autónomas.

El último cambio en el reglamento de la Conferencia de Presidentes se produjo en 2017, ocho años después de que se adoptará la actual normativa interna. Ahora se pretende que el órgano de máximo nivel político de cooperación entre el Estado y las Comunidades Autónomas profundice en una "cogobernanza real". La ponencia del PSOE en el 40 Congreso Federal que celebró el paso mes de octubre en Valencia abogaba por desarrollar un marco legal "que contribuya a mejorar la cogobernanza con la participación de las distintas administraciones públicas en la toma de decisiones, reforzar la coordinación y colaboración entre ellas, así como perfeccionar la articulación competencial que regula el reparto de responsabilidades incorporando la planificación estratégica y la evaluación constante y transparente de las políticas públicas".

Senado