Es noticia
Menú
Mañueco y Page se suben a la rebelión contra Hacienda por el fondo covid de las CCAA
  1. España
MANTIENEN EL GASTO

Mañueco y Page se suben a la rebelión contra Hacienda por el fondo covid de las CCAA

Castilla y León incluye en su presupuesto de 2022 un fondo ficticio de 445 millones similar al de la Comunidad Valenciana y Andalucía. La Junta manchega incluye 200 millones más de déficit

Foto: Alfonso Fernández Mañueco y Emiliano García-Page. (EFE/JM García)
Alfonso Fernández Mañueco y Emiliano García-Page. (EFE/JM García)

Los gobiernos de Castilla y León y Castilla-La Mancha, el primero presidido por el PP y el segundo, por el PSOE, se han sumado, con distintas fórmulas, a la rebelión autonómica contra la decisión del Ministerio de Hacienda de no prorrogar el millonario fondo extraordinario no reembolsable que repartió entre los territorios en 2020 y este año para compensar los gastos ocasionados por la lucha contra la pandemia del coronavirus.

La espita la abrieron la semana pasada la Generalitat valenciana y la Junta de Andalucía, al incluir en sus respectivos presupuestos de ingresos para el año que viene sendos fondos de 1.000 millones de euros justificados por una presunta ayuda gubernamental que el departamento de María Jesús Montero ya ha advertido de que no contempla ceder.

El Gobierno ha considerado hasta ahora que era suficiente el respaldo financiero extra que aportan los recursos europeos para la reconstrucción, cuyo primer tramo ya ha sido transferido. Sin embargo, al tratarse de fondos finalistas para proyectos, estos recursos no pueden emplearse en gasto corriente, como pueden ser las nóminas de sanitarios y personal docente o de servicios sociales, que es adonde había ido a parar el dinero del fondo covid no reembolsable, 16.000 millones en 2020 y 13.000 millones en el presente ejercicio.

Foto: El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, del PP, (i), y el de la Generalitat valenciana, Ximo Puig. (EFE)

La práctica totalidad de las autonomías había reclamado en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera una prórroga de este fondo, al menos transitoria, ante la perspectiva de tener que aplicar recortes en departamentos sensibles, incluyendo despidos de personal. A la rebelión valenciana y andaluza de pintar en sus cuentas partidas de ingresos que no están garantizados, con la esperanza de que Hacienda acabe por cubrir el agujero vía Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), se ha sumado el Ejecutivo castellano-leonés que preside Alfonso Fernández Mañueco.

El consejero de Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, admitió este lunes en una comparecencia parlamentaria que 445 millones de euros contabilizados como ingresos a través de una partida bautizada como "complemento de financiación extraordinaria" son una expectativa que no está respaldada por el ministerio. "Esperamos poder convencer al Gobierno de España de que esas cantidades son imprescindibles, tenemos un año por delante para hacerlo y esperemos hacerlo porque nos parece de justicia", señaló.

"No puedes poner cantidades sin tener certeza de que vas a recibir el dinero. Estamos hablando de rigor presupuestario. Por un lado, se hacen bonificaciones en impuestos como sucesiones a quien más tiene que rebajan la recaudación y a la vez estás pidiendo dinero al Gobierno", explicó Rosa Rubio, portavoz socialista de Hacienda en el Parlamento de Castilla y León.

Foto: Ximo Puig y Pere Aragonès, en el Palau de la Generalitat. (EFE)

La diputada recordó además que su autonomía es una de las que se han beneficiado de la decisión del Ministerio de Hacienda de no cobrar a las comunidades las liquidaciones negativas de las entregas a cuenta del sistema de financiación, lo que para Castilla y León supone 344 millones. La Comunidad Valenciana no ha podido recurrir a esta inyección porque su liquidación ha resultado positiva como consecuencia del sistema, que la perjudica.

También la Junta de Castilla-La Mancha ha decidido mantener las partidas de gasto que desplegó el año pasado y el presente ejercicio gracias al fondo covid no reembolsable. Pero, en su caso, no lo ha hecho 'inventando' un fondo nuevo, sino aprovechando la laxitud en la reglas de déficit para sobrepasar el 0,6% de descuadre entre ingresos y gastos recomendado por el Gobierno y elevarlo al 1,1%, unos 200 millones más. Así lo admitió el Gobierno del socialista Emiliano García-Page cuando aprobó el techo de gasto para 2022. Su consejero de Hacienda, Juan Alfonso Ruiz Molina, explicó que confía en que esas cinco décimas superiores a la tasa de referencia disminuyan cuando se apruebe la nueva edición del fondo covid para seguir atendiendo los gastos extraordinarios de la pandemia.

Sin embargo, a día de hoy, esa aportación sigue sin estar en los presupuestos generales del Estado que el Gobierno tiene encima de la mesa para 2022.

Los gobiernos de Castilla y León y Castilla-La Mancha, el primero presidido por el PP y el segundo, por el PSOE, se han sumado, con distintas fórmulas, a la rebelión autonómica contra la decisión del Ministerio de Hacienda de no prorrogar el millonario fondo extraordinario no reembolsable que repartió entre los territorios en 2020 y este año para compensar los gastos ocasionados por la lucha contra la pandemia del coronavirus.

María Jesús Montero Emiliano García-Page Castilla-La Mancha
El redactor recomienda