Es noticia
Menú
La España vacía adelantó su salto a la política para influir en el reparto de los fondos UE
  1. España
IRÁN A LAS URNAS

La España vacía adelantó su salto a la política para influir en el reparto de los fondos UE

Las plataformas tenían dos objetivos con este movimiento: conseguir influencia en los presupuestos del Gobierno y presionar a las CCAA ante las ayudas para la recuperación

Foto: La manifestación de la España vaciada en Madrid de marzo de 2019. (EFE)
La manifestación de la España vaciada en Madrid de marzo de 2019. (EFE)

El momento en que las plataformas de la España vaciada anunciaron que iban a presentarse a las próximas elecciones no fue casual. En el cónclave de Priego (Cuenca), el pasado 17 de septiembre, más de 160 colectivos de toda España llegaron a la conclusión de que había que dar un golpe encima de la mesa para ser escuchados. Así, los distintos grupos acordaron hacer público que iban a crear una herramienta electoral con el objetivo de influir en los presupuestos del Gobierno y también para presionar a los ejecutivos autonómicos para que tengan en cuenta las zonas despobladas ante la llegada de los fondos de recuperación europeos.

El sentir entre las plataformas fue prácticamente unánime. Según ha podido saber El Confidencial, coincidieron en que no podían dejar pasar la oportunidad que supone para la España despoblada la llegada de miles de millones de euros procedentes de Bruselas con el objetivo de reconstruir el país. "Es ahora o nunca", comenta una fuente conocedora de lo que ocurrió en aquel encuentro en conversación con este diario.

Foto: Representantes de las plataformas de la España vaciada, a las puertas del Congreso en una protesta del pasado marzo. (EFE)

Conscientes de los precarios equilibrios a los que tiene que recurrir el Gobierno para aprobar los presupuestos, las plataformas también encontraron en esta coyuntura una buena oportunidad para ganar influencia en la confección de las cuentas de 2022. De hecho, tras el anuncio, el Ejecutivo abrió la puerta a dar beneficios fiscales a las empresas de las zonas despobladas. "Lo importante es que se hagan cosas. Si por el miedo a que nos presentemos hacen algo, mejor, nos da igual quién lo haga, pero que se haga", explica otra fuente de la coordinadora.

"Lo importante es que se hagan cosas. Si por el miedo a que nos presentemos hacen algo, mejor, nos da igual quién lo haga, pero que se haga"

Con este movimiento, la España vaciada quería generar una reacción entre los poderes políticos clásicos que, tradicionalmente y como denuncian, no han prestado atención a los problemas de las zonas que padecen la sangría demográfica. Y, según confirman, los efectos van en la línea esperada. No es secreto que en las últimas semanas la despoblación ha tomado un papel más relevante en el debate público gracias también a otro tema candente, como es el de la desconcentración de instituciones gubernamentales.

Pequeños proyectos dinamizadores

Entre las plataformas, quizá por la experiencia que proporcionan las últimas décadas, temen que el dinero europeo se concentre en las grandes capitales y proyectos mastodónticos que puedan abrir más, si cabe, la brecha entre los territorios más desarrollados y los deprimidos. En esta línea, las fuentes consultadas insisten en que la presión no va únicamente dirigida hacia Madrid, sino hacia todos los ejecutivos regionales allá donde las plataformas y sus reivindicaciones tengan presencia. No es para menos, ya que serán los gobiernos autonómicos los que decidan, en buena medida, qué proyectos serán acreedores de financiación comunitaria y cuáles no.

Foto: Guitarte, junto a Bolaños, en plena negociación de los Presupuestos. (Teruel Existe)

Discriminar no será fácil, pero los agentes de la España vaciada sugieren que, en zonas con escasa población, no tiene por qué ser más adecuado invertir en grandes proyectos, sino que puede ser más apropiado hacer un buen examen y combinar esos macroproyectos que pueden tener una gran incidencia a nivel estructural con otras iniciativas más modestas que puedan servir como motor de la dinamización de una comarca.

"Todo el desarrollo que se va a hacer ahora no tenemos que pensarlo con un planteamiento macro. La reactivación debe hacerse en función de las particularidades de cada territorio", subraya Antonio Saz, uno de los coordinadores de la plataforma que aglutina los 160 colectivos de la España vaciada. Saz también insiste en que "los proyectos tractores son muy importantes, pero trasladados al ámbito rural no hacen falta necesariamente megaproyectos para dinamizar una región o comarca".

"Tenemos que decidir si la reconstrucción se hace como hasta ahora o de forma diferente. Ya sabemos de muchos polígonos vacíos en pueblos"

El problema, como sabe el coordinador, es que estas iniciativas deben de ser bendecidas por los ejecutivos autonómicos, que tradicionalmente han centrado las inversiones en los grandes núcleos de población, dejando en niveles residuales la inversión en estas otras zonas. A la mente de todos en la España vaciada viene el célebre plan E. "Tenemos que decidir si la reconstrucción se hace como hasta ahora o si repensamos las cosas y lo hacemos de forma diferente. Ya sabemos que hay muchos polideportivos, muchos polígonos vacíos en zonas rurales", recuerda Saz.

Ganar tiempo

Al margen del golpe de efecto que supuso el anuncio del desembarco político, otra de las finalidades de realizar el anuncio con tanta antelación tuvo un componente más básico: tener tiempo para armar unas estructuras sólidas antes de enfrentarse a las urnas. Las plataformas son conscientes de que recibirán los ataques de las principales formaciones políticas y no pueden tener puntos débiles en la elección de sus candidatos y programas.

De momento, la despoblación como problema estructural de España sigue ganando terreno, tanto en el ámbito mediático como en las esferas sociales. Cada semana se suceden las manifestaciones y proyectos, como la protesta por la fiscalidad diferenciada del pasado viernes impulsada por Soria Ya! Años después de la manifestación en Madrid que despertó el "espíritu despoblado", el movimiento sigue vivo y ‘amenaza’ con seguir ganando peso hasta llegar, incluso, a ser decisivo para la gobernabilidad de España en las próximas elecciones generales.

El momento en que las plataformas de la España vaciada anunciaron que iban a presentarse a las próximas elecciones no fue casual. En el cónclave de Priego (Cuenca), el pasado 17 de septiembre, más de 160 colectivos de toda España llegaron a la conclusión de que había que dar un golpe encima de la mesa para ser escuchados. Así, los distintos grupos acordaron hacer público que iban a crear una herramienta electoral con el objetivo de influir en los presupuestos del Gobierno y también para presionar a los ejecutivos autonómicos para que tengan en cuenta las zonas despobladas ante la llegada de los fondos de recuperación europeos.

Democracia
El redactor recomienda