Es noticia
Menú
PSOE y Unidas Podemos pactaron no retirar el acta a Alberto Rodríguez
  1. España
ANTES DEL REQUERIMIENTO DEL SUPREMO

PSOE y Unidas Podemos pactaron no retirar el acta a Alberto Rodríguez

Los morados exigen que se reenvíe el asunto a la Comisión del Estatuto del Diputado para que sea la propia Cámara la que lo resuelva

Foto: El diputado de Unidas Podemos, Alberto Rodríguez, es recibido a su llegada al aeropuerto Tenerife Norte. (EFE)
El diputado de Unidas Podemos, Alberto Rodríguez, es recibido a su llegada al aeropuerto Tenerife Norte. (EFE)

Podemos mantiene su pugna con la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, tras la decisión de retirar el acta a su diputado Alberto Rodríguez. A la amenaza de presentarle una querella por "prevaricación", frenada tanto por el propio perjudicado como por otros dirigentes del espacio de Unidas Podemos, le siguieron esta semana las peticiones de dimisión desde el partido. Un conflicto que los morados evitan extender al PSOE dado que, según sostienen fuentes parlamentarias, se había llegado a un acuerdo previo con los socialistas para que no se le retirase el acta, pero Batet lo rompió "unilateralmente" 48 horas después.

Así se le trasladó a los diputados por parte del encargado de esta negociación, el secretario de Estado para la Agenda 2030 y líder del PCE, Enrique Santiago, antes de que la Mesa del Congreso decidiese en su primera reunión sobre este asunto mantener el acta del diputado canario. El informe de los letrados del Congreso apoyaba esta decisión, que además habría sido consensuada con el PSOE, según los morados.

Este mismo viernes, Unidas Podemos insistía trasladando un escrito a la Mesa del Congreso de los diputados para pedir que se deje sin efecto el oficio de Batet a la Junta Electoral Central y reclamando la sustitución de Alberto Rodríguez. En el escrito también se exige que se reenvíe el asunto a la Comisión del Estatuto del Diputado para que sea la propia Cámara la que la resuelva.

Foto: El diputado de Unidas Podemos, Alberto Rodríguez. (EFE)

"No cabe derivar consecuencia extra penal alguna que afecte a la condición de diputado del Sr. Rodríguez, no concurriendo ni la causa de incompatibilidad sobrevenida contemplada en el apartado 2 en relación con el apartado 4 del artículo 6 de la LOREG, ni ninguno de los supuestos que, en aplicación de los artículos 21 y 22 del Reglamento del Congreso, comportarían bien la suspensión de los derechos, prerrogativas y deberes del diputado, bien la pérdida de la condición", sostenía el informe. Sin embargo, tras recibir un nuevo oficio del Supremo solicitando que se le notificase la fecha del inicio de cumplimiento de la pena de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo impuesta "con la finalidad de realizar la liquidación de su condena" por agresión policial a mes y medio de cárcel sustituida finalmente por una multa, y previa consulta con el secretario general del Congreso, se optó por cerrar el conflicto institucional abierto entre el poder legislativo y el judicial retirando el acta al diputado.

"Se ha roto la confianza con Batet y no tiene que ver con el PSOE", reconocía el presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos, Jaume Asens, en una entrevista con el diario 'Público'. En esta línea añadía que, "ahora mismo, si tuviéramos que poner el nombre de la señora Batet en una urna para decidir si es no o no presidenta del Congreso, no lo haríamos".

El diputado socialista Odón Elorza calificó como "desproporcionado" y "escandaloso" que se le retirase el acta al diputado canario, si bien desde la dirección del PSOE cerraron filas con Batet desde el primer momento. Este mismo viernes, el portavoz del grupo parlamentario socialista en el Congreso, Héctor Gómez, insistía en que la presidenta de la Cámara habría "actuado con extrema responsabilidad y respeto de la ley". "Ha sido impecable su forma de proceder".

Foto: Alberto Rodríguez es recibido por simpatizantes a su llegada a la terminal del aeropuerto Tenerife Norte. (EFE)

La inhabilitación del Rodríguez desató un choque sin precedentes de Podemos con la presidenta del Congreso hasta el punto de que otros actores del espacio confederal reclamaron rebajar la tensión. Primero retirando la querella, después, como fue el caso de Yolanda Díaz, pidiendo a los suyos públicamente que "dejemos de generar más ruido".

Los morados habían hecho una declaración de guerra trasladando a través de un comunicado que "la presidenta del Congreso conoce la sentencia y sabe que la inhabilitación de Alberto Rodríguez era para ser elegido en unas próximas elecciones durante 45 días, lo que en ningún caso implica perder el escaño. Presentaremos una querella contra Meritxell Batet por prevaricación. La decisión que ha tomado cediendo ante la vergonzosa presión del Supremo y a la extrema derecha hace un daño enorme a la democracia y a nuestro país", indicaba la formación en un comunicado. La batalla siempre se centró en Batet, sacando al PSOE de la ecuación con quien habría acordado una estrategia común en la Mesa del Congreso.

Podemos mantiene su pugna con la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, tras la decisión de retirar el acta a su diputado Alberto Rodríguez. A la amenaza de presentarle una querella por "prevaricación", frenada tanto por el propio perjudicado como por otros dirigentes del espacio de Unidas Podemos, le siguieron esta semana las peticiones de dimisión desde el partido. Un conflicto que los morados evitan extender al PSOE dado que, según sostienen fuentes parlamentarias, se había llegado a un acuerdo previo con los socialistas para que no se le retirase el acta, pero Batet lo rompió "unilateralmente" 48 horas después.

Meritxell Batet
El redactor recomienda