"Que mi mujer fuera infiel con Ardines no significa que yo encargase su muerte"
  1. España
SU DECLARACIÓN JUDICIAL

"Que mi mujer fuera infiel con Ardines no significa que yo encargase su muerte"

Comienza en Asturias el juicio por el asesinato de Javier Ardines, concejal de Izquierda Unida en Llanes. Fiscalía pide 25 años de prisión para cada uno de los cuatro acusados

Foto: El presunto sicario. (EFE)
El presunto sicario. (EFE)

Nunca antes se había visto a Pedro, el principal sospechoso, explicar en el juzgado lo que ocurrió y negar ser el responsable de la muerte de Javier Ardines. El Confidencial ha tenido acceso al vídeo de su declaración inicial que muestra cómo responde a las primeras preguntas que le hace su señoría.

La ira y las ansias de venganza comenzaron en septiembre de 2016 en Llanes, Asturias, en el bar Muros. En una mesa comen tres personas. El matrimonio formado por Pedro y Katia, que habitualmente residen en Bilbao, y Javier Ardines, de profesión pescador y concejal de Izquierda Unida en el consistorio. Katia y la mujer de Ardines son primas. Tienen tan buena relación que sus casas en Llanes apenas están separadas por 100 metros.

La conversación en la comida versa sobre temas intrascendentes hasta que Pedro anuncia que va al baño. El marido de Katia lleva tiempo con la mosca detrás de la oreja, sospechando que su mujer y Ardines son amantes y que ella le está poniendo los cuernos. ¿Y qué hace para comprobarlo? Antes de irse al baño, abre la aplicación de notas de voz del teléfono, le da a grabar, y esconde el móvil debajo de la servilleta. Busca averiguar qué se dicen entre ellos en su ausencia y qué nivel de complicidad hay. Si queréis, podéis escuchar la conversación, que se acaba convirtiendo en la sentencia de muerte de Ardines, en el 'podcast' que acompaña la noticia. También podréis escuchar en el mismo 'podcast' como uno de los sicarios relata en primicia cómo mataron a Javier Ardines.

Acaba la comida y Pedro, en cuanto se queda solo, escucha la grabación una y otra vez. Sus peores temores se han confirmado. Su mujer le es infiel con Javier Ardines. Se obsesiona hasta tal punto que, a lo largo de las siguientes semanas, escucha la conversación 1.000 veces.

Según el auto de hechos justiciables: “Tras la grabación, el acusado Pedro, a fin de controlar a Katia y ante el temor de que ésta tuviera algún otro encuentro sexual con Javier Ardines, visitó tiendas 'online' de venta de objetos destinados a video vigilancia encubierta, micrófonos y dispositivos de seguimiento para vehículos. Transcurridos unos días, el 10 u 11 de diciembre Pedro le enseñó la conversación a Katia y se produjo un conflicto de pareja en el que Pedro escribió mensajes a Katia, entre los días 10 y 15 de diciembre, en los que le decía cosas como 'me muero de pena y dolor', 'se nos rompió la vida', 'te escapas de mis brazos', 'te escapas de mi corazón', 'me muero, sé que no voy a resistir perderte', 'tú eres mi punto débil', 'todo lo demás no me importa', 'no me importa ni mi propia vida'. Aun así, Katia y Pedro siguieron conviviendo como pareja”.

Pedro le manda la grabación a la mujer de Ardines y comienzan las crisis familiares. Él le planta cara a su propia esposa. Katia lo niega todo. Dice que fue un simple tonteo. Pero él no la cree y se martiriza. Hasta el punto de colgar el siguiente comentario en Facebook. “Después de una traición, ¿crees que se puede ser feliz en el matrimonio?”. Estalla un conflicto en el matrimonio. Katia le reprocha duramente su imprudencia y le llama de todo, lo más bonito “bocas, eres un bocas” y le dice: “Que no me he acostado con nadie, que se te mete en la puta cabeza”. Al final, Pedro acaba borrando el comentario de Facebook, pero ya todo el mundo lo ha visto.

Según la investigación de la UCO, la unidad de élite de la Guardia Civil que siempre resuelve los casos más complicados, después de descubrir que Katia le es infiel con Ardines, Pedro habla con su amigo Jesús y le encarga que mate a Ardines a cambio de un buen dinero. Jesús rechaza la oferta, le dice que si lo mata ahora todo el mundo sospecharía de él por la infidelidad. Le explica que le puede presentar a unos amigos, pero que espere un tiempo para que no le relacionen.

Foto: Vecinos y pescadores de la zona se solidarizaron con el edil de IU asesinado en Llanes. (EFE)

Se trata de dos sicarios de origen argelino que acaban aceptando el encargo. En agosto de 2017, ocho meses después, llevan a cabo su plan. Ardines sigue viviendo en el monte. La carretera de acceso desde la general a su casa es bastante estrecha. Los sicarios se aprovechan de esta circunstancia. Colocan tres vallas de obra de un lado al otro del camino y bloquean el paso. Ardines se levanta a primera hora y sale de casa con el coche. Se topa con las vallas y no puede seguir. Así que se baja del vehículo para quitarlas. En ese momento le asaltan los sicarios y así lo narra con su propia voz uno de ellos, al que podéis escuchar en el 'podcast'.

Este hombre se acerca con un espray de pimienta y trata de arrojárselo a los ojos. Pero falla. Ardines se protege con una de las vallas a modo de escudo. Pero, en cuanto ve aparecer a un segundo sicario con un bate de béisbol, la arroja y huye. Ellos le persiguen hasta que consiguen derribarlo. Le golpean y al final Ardines fallece por asfixia.

Mientras, Pedro está en su casa. En Bilbao. Lejos de la escena del crimen, para tener coartada, pero comete varios errores. Uno de ellos es que horas antes del crimen le manda un mensaje a Ardines. Un simple punto. Como indicándole: ha llegado tu punto final.

La UCO consigue resolver el caso. Calculan que Pedro pagó 35.000 euros por el crimen. 25.000 a los sicarios y 10.000 a su amigo Jesús por intermediar. Este viernes empieza el juicio. Piden 25 años para todos: Pedro, el autor intelectual, Jesús el amigo que le presenta a los argelinos y los dos sicarios.

Guardia Civil Podcast Bilbao UCO
El redactor recomienda