Moncloa mantiene el pulso a Díaz e insiste en que Calviño participe en la reforma laboral
  1. España
Sin acuerdo sobre el reparto de papeles

Moncloa mantiene el pulso a Díaz e insiste en que Calviño participe en la reforma laboral

La parte socialista del Gobierno evita el término "derogar" y reclama que las negociaciones se eleven a la mesa de diálogo social para el plan de recuperación presidida por Sánchez o, en su defecto, por la ministra de Economía

Foto: La ministra portavoz, Isabel Rodríguez. (EFE)
La ministra portavoz, Isabel Rodríguez. (EFE)

Moncloa mantiene el pulso a Yolanda Díaz en la profunda crisis que hay abierta en el Gobierno de coalición a costa de la reforma laboral. Mientras Unidas Podemos reclama concreción y emplea el verbo "derogar", la parte socialista del Ejecutivo se centra términos como "colaboración" y "modernización". Además, Pedro Sánchez tiene claro que Nadia Calviño va a participar en la negociación de esta "ley de legislatura" y esa es la orden que ha dado. La crisis, por tanto, sigue abierta y los socios siguen negociando para concretar cuáles son esos mecanismos de puesta en común.

El PSOE explica que "parece razonable" que ministros de su área participen en la trastienda del desmontaje de la reforma laboral del PP. Lo ha dejado claro la ministra portavoz, Isabel Rodríguez, en la primera valoración que realiza Moncloa tras la reunión de crisis celebrada este lunes por el correo electrónico que envió el Ministerio de Economía en el que reclamaba "colaboración" al de Trabajo. El equipo de Yolanda Díaz reaccionó hablando de "injerencia" grave y pidiendo la convocatoria de la comisión de seguimiento del pacto de coalición. La cita acabó sin acuerdo.

Foto: La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, en el Congreso confederal de CCOO . (EFE)

El área socialista del Gobierno defiende, por tanto, que Calviño participe en la "implementación" de la reforma laboral, al igual que "parece razonable" que lo haga José Luis Escrivá, ministro de Inclusión y Seguridad Social, y que también lo haga Pilar Alegría, ministra de Educación. Es decir, Moncloa acepta que el Ministerio de Trabajo lidere la negociación con los agentes sociales en la mesa de su ministerio, una cita en la que suelen estar presentes secretarios de Estado y no ministros, pero insiste en establecer otros mecanismos que se están negociando en este momento.

La idea de Moncloa es que los "asuntos concretos" de la reforma laboral se eleven a la mesa para el diálogo social para el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, explican fuentes gubernamentales, un cónclave presidido por el presidente Pedro Sánchez o, en su defecto, por la vicepresidenta primera y en el que están presentes también empresarios y sindicatos. Con ello, responde UP, se diluiría el papel de Trabajo en la norma en discusión.

Foto: Una trabajadora realiza tareas de limpieza en una plaza de Girona. (EFE)

"Quiero dejar bien claro un mensaje para la ciudadanía: este Gobierno quiere hacer una reforma laboral, modernizar las relaciones laborales. Se trata de un compromiso claro, que se expresa por el presidente del Gobierno en su discurso de investidura, se concreta en el acuerdo de coalición y es ratificado con Europa" en el plan de recuperación, ha añadido Rodríguez. El PSOE, en definitiva, reclama "coordinación entre los distintos ministerios" e insiste en que "todo el Gobierno esté alineado en el contenido de la misma".

Moncloa ahora evita hablar de "derogación", el término reflejado en el pacto de Gobierno, y defiende que es partidaria de una reforma laboral "profunda, estructural, que va a modernizar las relaciones laborales" y quiere que se haga con el "máximo consenso". Sánchez, en definitiva, quiere que el acuerdo llegue a través del diálogo social, como ya se hizo con las pensiones. La CEOE ya ha expuesto en público que las posturas con el Gobierno se encuentran, de partida, muy alejadas.

Foto: La diputada socialista Adriana Lastra, a su llegada a la reunión de la mesa de seguimiento del acuerdo gubernamental entre PSOE y Unidas Podemos. (EFE)

Moncloa quiere restar importancia a la crisis abierta con Unidas Podemos y por eso explica que roces como los de los últimos días deben ser incorporados a la cultura política. Descarta también la ruptura del Gobierno de coalición. "Lo importante es hacer pedagogía sobre qué significa la cultura de la coalición", ha expuesto Rodríguez. "Que el diálogo sea la seña de identidad", ha reclamado. Los socios morados tienen otra versión y hablan de uno de los momentos más delicados de la legislatura.

Moncloa quiere restar importancia a la crisis abierta con Unidas Podemos

La reacción del PSOE llega tras la reunión celebrada este lunes por la tarde entre los socios en la que no hubo acuerdo. Unidas Podemos reclama a los socialistas compromisos concretos para confirmar que se derogará la reforma laboral, mientras que la parte del Gobierno insiste en que habrá trabajo en común entre todos los ministerios implicados: Economía, Trabajo, Hacienda, Inclusión y Seguridad Social y Educación.

Reforma laboral Moncloa Nadia Calviño Yolanda Díaz
El redactor recomienda