El Gobierno ve dinamitado su giro a la moderación por la crisis con Otegi
  1. España
Tres días después de fijar posición

El Gobierno ve dinamitado su giro a la moderación por la crisis con Otegi

Moncloa no excluye a Bildu de la negociación de Presupuestos, pero asume que la confesión de su líder torpedea la hoja de ruta fijada por Sánchez en el 40º Congreso Federal

Foto: Sánchez, con Calviño y Díaz, en el Congreso. (EFE)
Sánchez, con Calviño y Díaz, en el Congreso. (EFE)

Menos de 72 horas han bastado para dinamitar el giro estratégico que Pedro Sánchez verbalizó en el 40º Congreso Federal del PSOE. El sanchismo abrazó el domingo la moderación y este miércoles el coordinador de EH Bildu, Arnaldo Otegi, ha echado por tierra el discurso y la hoja de ruta plasmada en el reimpulso de la socialdemocracia. Así lo reconocen en el Gobierno, que ha tenido que emplearse a fondo en estas horas para intentar explicar que no habrá beneficios penitenciarios para los presos de ETA a cambio de apoyar los Presupuestos.

El Ejecutivo da por perdido el “marco” fijado por Sánchez el domingo: el PSOE ha decidido instalarse en la centralidad del tablero político y ha comenzado a engrasar su maquinaria interna, con los vasos comunicantes entre Moncloa y Ferraz a pleno rendimiento, para encarar las próximas elecciones. Todo el partido salía unido en una imagen que no se daba desde hacía años. “Todo salió perfecto el fin de semana”, explicaba un ministro con carné este miércoles. Pero Otegi ha abierto una crisis de la que el PSOE asume que va a tener complicado fajarse.

Foto: La secretaria general del PSE-EE, Idoia Mendia (d), el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero (c) y el exlendakari Patxi López. (EFE)

Que Otegi diga que “si para sacar a los 200 presos hay que votar los Presupuestos, los votaremos” daña, en opinión del Gobierno, el plan que había trazado Sánchez. “Nos perjudica, claro que nos perjudica”, considera un destacado miembro del Consejo de Ministros. El presidente, de hecho, ha tenido que salir esta mañana al paso de las palabras del líder de la izquierda 'abertzale', y de la información adelantada por El Confidencial sobre la negociación entre PSOE y Bildu, con un “no rotundo” a un posible excarcelamiento discrecional de reclusos de la banda terrorista.

“Nos perjudica, claro que nos perjudica”, afirma un ministro sobre la declaración de Otegi

Fuentes de Moncloa explican que, pese a la polémica, el Gobierno va a seguir negociando los Presupuestos Generales de 2022 con Bildu. En el Ministerio de Hacienda, por su parte, ofrecen la misma versión. Quieren, de esta forma, desvincular las conversaciones sobre las cuentas públicas de la polémica de las últimas horas. “Se está hablando de números y de partidas, no de presos”, exponía un miembro del área económica del Consejo de Ministros.

Otegi vincula a los presos con el apoyo a los Presupuestos

Hay algún ministro que incluso ha ido más allá este miércoles y ha afirmado que el Gobierno “no necesita” a Bildu para aprobar los Presupuestos. En efecto, existe una mayoría alternativa para intentar superar los trámites de enmiendas al proyecto de ley. El problema es que al PNV, socio esencial para aprobar los PGE, no le ha gustado nada el acercamiento del PSOE a la izquierda 'abertzale'. “Siempre nos va a quedar la duda de si todo esto es sincero o es puramente instrumental, si parte de un análisis ético de que es verdad que han hecho una reflexión de que se equivocaron y están haciendo propósito de enmienda y no va a volver a pasar, o simplemente lo están haciendo para situarse en el tablero político de mejor manera y poder ir dando en sus estrategias concretas, que son los presos, etcétera”, afirmó este mismo miércoles el presidente del PNV, Andoni Ortuzar.

Empañado el aniversario del final de ETA

El Gobierno concluye que la polémica ha empañado el décimo aniversario del final de ETA y enmarca las palabras de Otegi en un intento por contentar a sus bases más radicales tras la declaración del pasado lunes en las que pedía disculpas por el daño causado. “Sentimos su dolor, nunca debió haberse producido”, dijo en el Palacio de Aiete. El martes, en un acto interno de su formación, su posición fue más dura. “Él tiene que mantener un discurso en público y otro ante los suyos”, justificaba un ministro.

El argumentario oficial del Ejecutivo pasa por desvincular los reclusos de ETA de los Presupuestos. “Los presos salen de la cárcel cuando cumplen las condenas y las sentencias”, afirmaba el mismo ministro. “Pensar lo contrario es no conocer el Estado de derecho”, remarcaba un miembro de la Ejecutiva del PSOE. Reforzaban, en este sentido, el “no rotundo” proclamado por Sánchez ante Pablo Casado, que ha pedido al Gobierno que rompa con Bildu.

Foto:  El portavoz del PNV. Aitor Esteban. (EFE)

“Nadie puede pensar que en un Estado de derecho no se vaya a aplicar la ley (...) Aquí la ley se aplica en todo momento”, remarcaba minutos más tarde el ministro del Interior y responsable de la política penitenciaria, Fernando Grande-Marlaska. La titular de Justicia, Pilar Llop, iba incluso más lejos al censurar los recibimientos a los presos etarras ante el diputado 'abertzale' Jon Iñarritu: “Los ciudadanos ni vamos a ser iguales ni seremos iguales mientras haya 'ongi etorris”.

Calviño obligó a modificar un pacto con Bildu

La relación con Bildu y el paso dado por Otegi se le ha atragantado al Gobierno y al PSOE a lo largo de esta semana. El lunes, en un primer momento, Ferraz valoraba de forma positiva las palabras de la izquierda 'abertzale', pero 24 horas más tarde, desde Moncloa se matizaba que eran insuficientes.

Lo cierto es que los pactos con Bildu han levantado ampollas en el Gobierno de coalición y no solo en relación con los PGE. Unidas Podemos siempre ha intentado mantener a la izquierda 'abertzale' como socio del Ejecutivo mientras que en el PSOE ese acercamiento ha provocado sentimientos dispares. El mayor conflicto se produjo en mayo de 2020 cuando el Grupo Parlamentario Socialista firmó con Unidas Podemos y EH Bildu un acuerdo para derogar de forma “íntegra” la reforma laboral. A cambio, el grupo 'abertzale' se abstuvo en la quita prórroga del estado de alarma. Sánchez conocía el pacto, pero la vicepresidenta tercera por aquel entonces, Nadia Calviño, obligó al PSOE a rectificar cuando el documento se hizo público. El texto se cambió por el de derogación parcial de los “aspectos más lesivos” de la reforma de 2012.

Bildu Presos etarras Pedro Sánchez
El redactor recomienda