El Gobierno abre la puerta a que las zonas despobladas reciban beneficios fiscales
  1. España
BENEFICIARÍA A TERUEL, CUENCA Y SORIA

El Gobierno abre la puerta a que las zonas despobladas reciban beneficios fiscales

Teruel Existe reclamó al Ejecutivo esta medida, que ya estaba en el acuerdo de investidura, como una línea roja para apoyar los Presupuestos de Pedro Sánchez

Foto: Guitarte, junto a Bolaños, en plena negociación de los Presupuestos. (Teruel Existe)
Guitarte, junto a Bolaños, en plena negociación de los Presupuestos. (Teruel Existe)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El proyecto de Presupuestos para el año 2022 del Gobierno abre la puerta a que las zonas más despobladas puedan acceder a beneficios fiscales para intentar revertir su situación demográfica. Esta medida, incluida en las postrimerías del plan presupuestario, fue una de las líneas rojas que Teruel Existe marcó para respaldar las cuentas de Moncloa y responde también a uno de los compromisos que los socialistas adquirieron con la formación aragonesa en el pacto de investidura de Pedro Sánchez. Igualmente llega en plena guerra entre Madrid y el Ejecutivo a costa de la descentralización de instituciones.

Los Presupuestos recogen la posibilidad de dar ayudas fiscales a las empresas de la España vaciada en la disposición adicional 115, justo la última, que textualmente dice lo siguiente: "Dentro del marco establecido a nivel europeo para las ayudas estatales de finalidad regional, el Gobierno establecerá las vías para el máximo aprovechamiento de las posibilidades de ayuda existentes para las zonas con una densidad de población muy baja, en concreto aquellas con una densidad de población inferior a 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado, así como velará por el desarrollo de planes de acción concretos que permitan contrarrestar en dichas zonas las dificultades demográficas".

Foto: Pedro Sánchez y Pere Aragonès en el Palau de la Generalitat en septiembre. (EFE)

Ese marco comunitario al que alude el Ejecutivo se corresponde con la comunicación 2021/C 153/01 de la Comisión Europea, donde Bruselas detalla, para el horizonte 2022-2027, las "directrices sobre las ayudas estatales de finalidad regional". Dentro del texto, la Comisión reserva un espacio a la creación de mecanismos para apoyar al tejido empresarial de las zonas con graves problemas de despoblación. Estos territorios, que deben tener una densidad de población inferior a los 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado —en España serían ahora mismo Teruel, Cuenca y Soria— podrían beneficiarse de lo que Europa llama "ayudas de funcionamiento".

Bruselas define esta herramienta como aquellas medidas enfocadas a "reducir los gastos corrientes de una empresa, incluidas categorías como los costes de personal, los materiales, los servicios contratados, las comunicaciones, la energía, el mantenimiento, los alquileres y la administración, pero excluidos los gastos de amortización y los costes de financiación si se incluyeron en los costes subvencionables cuando se concedió la ayuda a la inversión regional". Es decir, beneficios fiscales para que a las empresas, concretamente pequeñas y medianas, les resulte más atractivo asentarse en estos territorios y, mediante esta vía, conseguir retener o atraer población.

Sin atarse las manos

El texto comunitario, sin embargo, no es un mandato, sino que únicamente faculta a los gobiernos de la Unión a que, si lo consideran necesario, pongan en marcha las medidas oportunas para intentar revertir problemas demográficos en unas zonas muy concretas. Además, no se trataría de un proceso inmediato. El Ejecutivo, con dicha disposición adicional en la ley de Presupuestos, no se ata las manos y dichos beneficios fiscales para zonas despobladas únicamente llegarían después de que se desarrollara una norma o ley que estableciera las bases concretas de unos posibles beneficios fiscales para zonas despobladas. De igual modo, Europa no establece ninguna medida concreta a asumir por parte de los estados, dejando a su criterio la cuantificación de cualquier determinación al respecto.

Foto: La España vaciada pide políticas territoriales a las puertas del Congreso. (EFE) Opinión

Fuentes de Hacienda explican que la posibilidad de contemplar beneficios fiscales para personas que vivan en zonas despobladas se abordaría en el marco del comité de expertos que están estudiando la reforma fiscal. El Ministerio de María Jesús Montero decidió excluir de las cuentas públicas del próximo año cualquier modificación de las figuras tributarias, salvo el establecimiento del tipo mínimo del 15% de Sociedades para grandes empresas, y, por tanto, llevar a febrero de 2022 medidas adicionales. Es en ese horizonte, añaden, donde se podría explorar alguna decisión.

Tomás Guitarte, en conversación con este diario, espera, sin embargo, que el Ejecutivo pueda comenzar el trabajo sobre este punto de forma inmediata para no perder tiempo. También considera que, al tratarse de una medida bendecida por Europa, ya cuenta con la legitimación suficiente para que nadie la vea como un trato de favor político. "No se puede ver como algo excepcional, la Unión Europea lo respalda y por eso mismo no supone hacer ninguna excepción", argumenta Guitarte, quien añade que estas directrices tienen su origen en el artículo 174 del texto de funcionamiento de la Unión: "Es el mismo en el que se basan las zonas insulares e igualmente habla del desarrollo de las áreas despobladas. Es una gran oportunidad".

En el acuerdo de investidura

Incluir los beneficios fiscales a zonas despobladas en el plan presupuestario ha sido la principal línea roja que Teruel Existe ha marcado a Moncloa para respaldar los presupuestos del Gobierno y también fue una de las exigencias que la formación de Tomás Guitarte puso sobre la mesa de los socialistas para dar su apoyo a la investidura de Pedro Sánchez. De hecho, en el acuerdo sellado entre ambos partidos en enero de 2020, ya se hacía mención a este aspecto. El Gobierno, como queda reflejado, se comprometió con los aragoneses a estudiar "medidas fiscales más adecuadas [para los territorios con problemas demográficos], como incentivos fiscales a la reactivación económica y creación de empleo en las zonas despobladas".

En este sentido, Guitarte advierte que a partir de ahora, desde su formación vigilarán muy de cerca al Ejecutivo para que cumpla con sus promesas. Sin ir más lejos, en el pleno del próximo miércoles, el diputado preguntará directamente al Gobierno por el grado de cumplimiento a estas alturas de la legislatura del pacto de investidura. "¿En qué medida cumple el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2022 con los puntos del Acuerdo de investidura firmado entre PSOE y Teruel Existe?", reza la cuestión con la que Guitarte interpelará al líder del Ejecutivo. Este interrogante cobra especial relevancia cuando Teruel Existe, que no dispone de demasiadas oportunidades para preguntar al Gobierno al pertenecer al grupo mixto, decide emplear una de ellas, previsiblemente, para que el Ejecutivo verbalice la cuestión de lo que Guitarte prefiere denominar "ayudas o bonificaciones al funcionamiento de las empresas".

Teruel Existe quiere un compromiso público: "¿En qué medida cumplen los Presupuestos con los puntos del Acuerdo de investidura?"

Fue Ciudadanos el primer partido en concretar en el Congreso un plan de incentivos fiscales para la España despoblada. La formación presidida entonces por Albert Rivera propuso en 2019 rebajar un 60% el IRPF a los habitantes de poblaciones de menos de 5.000 personas, entre otras medidas. Los naranjas movían de esta forma ficha en las zonas rurales, donde históricamente les ha costado arañar votos, en un momento en el que llegaron a soñar con el sorpaso al PP.

A nivel autonómico fue Castilla-La Mancha la primera comunidad que aprobó incentivos fiscales para luchar contra la despoblación con desgravaciones en el tramo del IRPF cedido y en la adquisición y rehabilitación de vivienda en pueblos.

El proyecto de Presupuestos para el año 2022 del Gobierno abre la puerta a que las zonas más despobladas puedan acceder a beneficios fiscales para intentar revertir su situación demográfica. Esta medida, incluida en las postrimerías del plan presupuestario, fue una de las líneas rojas que Teruel Existe marcó para respaldar las cuentas de Moncloa y responde también a uno de los compromisos que los socialistas adquirieron con la formación aragonesa en el pacto de investidura de Pedro Sánchez. Igualmente llega en plena guerra entre Madrid y el Ejecutivo a costa de la descentralización de instituciones.

Teruel Existe Pedro Sánchez María Jesús Montero Unión Europea
El redactor recomienda