Sánchez mantiene su promesa de rebajar la luz pese a la subida histórica de la factura
  1. España
Sigue presionando en Europa

Sánchez mantiene su promesa de rebajar la luz pese a la subida histórica de la factura

El presidente cambia de postura y avanza que la detracción de beneficios extraordinarios no se aplicará en el caso de industrias electrointensivas que cierren contratos a precios “razonables”

Foto: Sánchez y Merkel, en el Monasterio de Yuste. (Reuters)
Sánchez y Merkel, en el Monasterio de Yuste. (Reuters)

Pedro Sánchez se ha visto obligado a suavizar, en apenas un mes, uno de los decretos más importantes de la legislatura, el que intenta abaratar el recibo de la luz con medidas excepcionales. El principal punto de fricción ha sido desde el principio la detracción de los llamados beneficios extraordinarios. Tras semanas de tensión con las eléctricas, especialmente con Iberdrola, y una votación salvada a última hora por la abstención del PNV, el presidente ha tenido que abrirse a dejar fuera algunas industrias electrointensivas, modificando así un paquete de medidas que el Gobierno aprobó sin consensuar con nadie y que, incluso, sorprendieron a sus socios de Unidas Podemos.

“Me comprometo: cuando acabe 2021, se habrá pagado de luz lo mismo que en 2018”, anunció Pedro Sánchez el 5 de septiembre

Me comprometo: cuando acabe 2021 se habrá pagado de luz lo mismo que en 2018”, anunció Pedro Sánchez el 5 de septiembre, un compromiso en el que se ha reafirmado este jueves pese al incremento de los precios. Ocho días más tarde, el presidente daba a conocer el polémico decreto de la luz, que acaba de ser convalidado no sin problemas en el Congreso. “Se lo pueden permitir” o "el Gobierno siempre va a defender el interés de los ciudadanos por encima de cualquier interés y presión particular", defendía entonces Sánchez en referencia a la decisión de detraer esos beneficios extraordinarios de las eléctricas. Las palabras del presidente fueron interpretadas como una declaración de guerra por el sector, que no ha parado de moverse hasta conseguir que el Ejecutivo moviera ficha.

La rectificación fue anunciada por Teresa Ribera este jueves en la tribuna del Congreso y explicada mejor por Sánchez, más tarde, en una entrevista en La Sexta. El presidente confirmó que el Gobierno permitirá que a la industria electrointensiva no se le detraigan los beneficios extraordinarios si firma contratos a "precios razonables", es decir, donde no se refleje ese sobrebeneficio como consecuencia del alza del gas. Es un anuncio importante, que se produce en un momento en que se están sucediendo los primeros parones en varias industrias, como Sidenor. Con esta modificación del decreto de la luz, el Gobierno espera solucionar estas situaciones que, como advirtió el PNV este miércoles en la sesión de control del Congreso, podrían poner en riesgo la recuperación económica.

Foto: Pedro Sánchez durante la entrevista en La Sexta. (EC)

Modificar un decreto es un movimiento que no es insólito, pero sí poco habitual (el Gobierno ya matizó el decreto de las ayudas directas a pymes por las dificultades para que llegaran al tejido productivo). Sánchez y Ribera asumen con ello que no calibraron bien las consecuencias y, especialmente, que no contaron con las eléctricas. Las principales compañías del sector conocieron las intenciones de la vicepresidencia tercera apenas unos minutos antes del anuncio por una llamada de teléfono.

Con la decisión verbalizada este jueves por Sánchez, el Gobierno consigue apaciguar, al menos en parte, la tensa relación con las eléctricas. Fuentes cercanas al presidente de la principal compañía del país expresaban su satisfacción por una decisión que consideran adecuada y que llega tras el “constructivo” cara a cara que mantuvieron Ribera y el empresario salmantino Ignacio Sánchez Galán en el despacho de la vicepresidenta este miércoles.

Foto: El líder del Partido Popular, Pablo Casado (d), pregunta al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i). (EFE)

Se apacigua también el fuego cruzado abierto entre el Gobierno e Iberdrola en los últimos días. Galán llegó a decir que “los inversores están muy preocupados por lo que se está haciendo en España”, que “los inversores se marchan de España por la inseguridad jurídica” o que “numerosos informes hablan de inestabilidad, de ruptura de las reglas del juego, inseguridad jurídica e intervencionismo”. El Ejecutivo le respondió en boca de Calviño, afirmando que la compañía mantenía “una actitud menos solidaria” y le pidió cesar las críticas.

Entre medias de la contienda, se cruzó el fichaje de Antonio Miguel Carmona como vicepresidente de Iberdrola España, una incorporación que en el PSOE se achaca a un intento por perjudicar directamente a Sánchez. El presidente ha afirmado en la entrevista con Antonio García Ferreras que "ellos sabrán". No ha citado a Ignacio Sánchez Galán, pero sí ha dicho que "no soy quién para decirle a una empresa a quién tiene que contratar, ni a un militante del PSOE lo que tiene que hacer con su vida". El presidente también ha lanzado un mensaje a quien le acuse de plegarse a las presiones: "Yo no soy objeto de presión por parte de ningún 'lobby'; yo me debo a la ciudadanía, a una mayoría amplia que ve con preocupación lo que está pasando con la situación de la economía". Carmona seguirá en la eléctrica, pero no negociará ni con Moncloa ni con Ribera porque la relación con la cúpula del Gobierno y de Ferraz se encuentra rota desde hace años.

UP reclamó no modificar el decreto

Sánchez y Ribera también han tenido que sortear las reticencias internas en el Gobierno para suavizar el hachazo a las eléctricas y evitar parones en la gran industria. Unidas Podemos reclamó no modificar el decreto de la luz y así se lo hizo saber Yolanda Díaz al presidente esta misma semana. “Unidas Podemos celebra el blindaje del decreto y que las medidas valientes se mantengan tal cual se acordaron en el Consejo de Ministros”, exponían este jueves fuentes del área dirigida por la ministra de Trabajo. Efectivamente, convalidar la norma en el Congreso y que no sea tramitada como proyecto de ley implica que no se pueda modificar y que, para conseguir alguna mejora, sea necesario aprobar otra disposición.

UP especificó este jueves que si el PSOE quiere modificar el recorte a los beneficios caídos del cielo de las eléctricas tendrá que contar con ellos. “Si el PSOE quiere modificarlo, tendrá que ser con un nuevo real decreto-ley del Gobierno que, por supuesto, tendrá que pactar con su socio. Y nosotros —obviamente— no vamos a aceptar ningún cambio que perjudique a la gente trabajadora y beneficie a las eléctricas”, expuso su portavoz parlamentario, Pablo Echenique. “También podría intentar meter modificaciones en el proyecto de ley de reducción de los beneficios caídos del cielo relativo al mercado de emisiones de CO₂, que se encuentra en trámite en el Congreso y sí se puede enmendar. De nuevo, los cambios tendrán que ser pactados”, añadió.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)

En el cóctel con el problema de la luz, es necesario mencionar el trámite que está defendiendo Sánchez en Europa y que no está dando los frutos esperados. El presidente apostó la semana pasada ante sus homólogos comunitarios por la necesidad de aprobar medidas conjuntas, pero la acogida, al menos hasta el momento, está siendo fría por parte de la Comisión Europea. Todos ellos se verán las caras la próxima semana en el Consejo Europeo y será ahí donde se tome una decisión.

Moncloa Antonio Miguel Carmona LaSexta Yolanda Díaz Pedro Sánchez PNV Ignacio Sánchez Galán Teresa Ribera
El redactor recomienda