La Policía Nacional desarticula en Barcelona un grupo yihadista con planes de atentar
  1. España
El juez dicta su ingreso en prisión

La Policía Nacional desarticula en Barcelona un grupo yihadista con planes de atentar

Según las fuentes consultadas, habían hecho gestiones para adquirir un AK-47, que no se ha encontrado en los registros. Además, la célula tenía vídeos sobre cómo preparar explosivos

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La Comisaria General de Información de la Policía Nacional ha desplegado este miércoles una operación contra el terrorismo yihadista que se ha saldado con cuatro detenidos en Barcelona y un quinto en Madrid. Las investigaciones de los agentes consideran que el grupo, compuesto íntegramente por personas de origen argelino, tenía planes de atentar, según informan a El Confidencial fuentes al tanto del operativo.

Cuatro de los arrestados han pasado ya ante el Juzgado Central de Instrucción número seis de la Audiencia Nacional. El magistrado a cargo del operativo, Joaquín Gadea, ha dictado su ingreso en prisión provisional, confirman estas fuentes. El quinto será conducido ante el magistrado en las próximas horas. Dos de ellos se encontraban ya retenidos, el primero por una condena de prisión anterior y el segundo por estar ingresado en un Centro de Internamiento de Extranjeros.

Foto:

Según las citadas fuentes, el grupo había hecho gestiones para adquirir un arma AK-47, que no se ha encontrado en los registros. Los agentes sí han localizado, no obstante, varios cuchillos de gran tamaño y munición. Además, la célula tenía vídeos sobre cómo preparar explosivos.

El principal sospechoso es un individuo que ya fue condenado en el pasado. Se le imputan los delitos de integración o colaboración con banda terrorista, adoctrinamiento y tenencia de armas. Las investigaciones tanto de la Policía como de la Fiscalía de la Audiencia Nacional y el juzgado se centran ahora en esclarecer si sus planes para atentar eran en España o en el extranjero.

La operación se encuentra bajo secreto de sumario, pero, horas después de que el juez decretase su ingreso en prisión, la Policía ha emitido un comunicado en el que aporta algunos detalles como que al presunto líder le llamaban Sheikh —Jeque— y que ya fue detenido en 2016 en Turquía cuando pretendía unirse a Estado Islámico. Llevaba en España desde marzo de este año y se había rodeado de un grupo de jóvenes delincuentes dedicados a robar a turistas y que se radicalizaron.

La operación es la segunda parte de la operación ARBAC, cuya primera fase culminó en enero con la detención de tres argelinos en Barcelona. La Policía ha localizado también en los registros abundante documentación y material audiovisual. De confirmarse los primeros indicios, la desarticulación de esta célula representaría un salto cualitativo en relación con operaciones anteriores, más centradas en detener a yihadistas autorradicalizados.

En el operativo ha participado el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), los servicios de inteligencia de Argelia, el FBI norteamericano y las Brigadas Provinciales de Información de Barcelona y Gerona. La investigación comenzó las pasadas Navidades, cuando los agentes detectaron la entrada en España de un presunto miembro de Daesh. Tras varias gestiones, fue arrestado el pasado mes de enero junto con dos acólitos en Barcelona.

Durante esa primera fase de la operación ARBAC, los investigadores comprobaron que los arrestados contaban con la ayuda de un sujeto que, desde Argelia, coordinaba las medidas de seguridad de los recién llegados a España para no ser detectados por los Servicios de Seguridad. A ese individuo es al que los investigados le llamaban Sheikh —Jeque—, con lo que se le consideró el referente del grupo investigado.

Tras los pasos del Jeque

Una vez explotada la primera parte de la operación, los agentes no cesaron las gestiones en torno a esa persona y, a finales de marzo de 2021, detectaron su entrada en España. Además, constataron que el líder del grupo detenido se instalaba en Barcelona, tal y como habían hecho sus predecesores. En ese momento, se inició una investigación sobre el mismo que propició su identificación.

Los investigadores comprobaron su vinculación con Daesh desde el año 2016 cuando fue detenido en Turquía al intentar entrar en zona en conflicto para unirse al grupo terrorista. Una vez puesto en libertad, recorrió varios países como Malasia, Tanzania y Argelia, donde continuó realizando labores de captación para la citada organización.

El control de su actividad en la capital catalana reveló que se había rodeado de un grupo de jóvenes delincuentes argelinos que se dedicaban de manera organizada al robo de turistas. Desde su llegada, se comprobó que varios de ellos mostraban altos signos de radicalización. Durante la explotación de este operativo se ha procedido al registro de tres domicilios y una celda en una prisión catalana. En el domicilio del líder de la célula se hallaron tres machetes (de 60, 57 y 51 centímetros) y unos 70 cartuchos.

Mossos d'Esquadra Audiencia Nacional Yihadismo Terrorismo Cataluña Barcelona