Moncloa enmarca la crisis con Iberdrola en un calentón de Galán y pide rebajar la crítica
  1. España
Máxima tensión por el decreto de la luz

Moncloa enmarca la crisis con Iberdrola en un calentón de Galán y pide rebajar la crítica

Ribera tiende la mano al presidente de la principal eléctrica en las horas previas a reunirse en su despacho, pero el Gobierno quiere que cesen las dudas sobre la seguridad jurídica en España

Foto: El CEO de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. (EFE)
El CEO de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. (EFE)

Nuevo capítulo en la guerra abierta entre el Gobierno y la principal eléctrica española. De fondo, sobrevuela en todo momento el polémico decreto de la luz. Fuentes del Ejecutivo, al más alto nivel, reclaman al presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, sentido de Estado a la hora de enfocar el problema sobre el precio de la electricidad y denuncian que las declaraciones del empresario salmantino son un “mensaje demoledor” para la confianza de las compañías y para los planes de los inversores internacionales.

Para Moncloa, el término 'seguridad jurídica' es crucial. Es lo que vende el presidente del Gobierno en sus giras en el extranjero y lo que destacó en su último ‘road show’, en julio, por Estados Unidos ante los principales inversores internacionales. Por eso, que un peso pesado del Ibex como Sánchez Galán afirme en público que “los inversores se marchan de España por la inseguridad jurídica” y que repita expresiones como “inestabilidad”, “ruptura de las reglas del juego” o “intervencionismo” constituye, para el Ejecutivo, una ofensa directa no solo hacia el presidente sino también hacia la llamada marca España en plena recuperación de la economía.

El Gobierno reclama a Galán mesura, tanto en sus declaraciones en público como con los inversores, a la hora de referirse a España

El Gobierno reclama a Galán mesura, tanto en sus declaraciones en público como en sus conversaciones con inversores, a la hora de referirse a España. El presidente de Iberdrola tiene un “calentón” y lo que debe hacer es “calmarse”, indica un miembro del Consejo de Ministros. La contienda, por tanto, sigue abierta en vísperas de unas horas decisivas para conocer el destino del decreto de la luz.

Foto: Pedro Sánchez saludando a Ignacio Sánchez Galán. (EFE)

El malestar en el Ejecutivo con el empresario salmantino es máximo. Ninguno de los altos cargos consultados lo oculta. Y en este escenario se va a producir la reunión de Sánchez Galán con Teresa Ribera. La vicepresidenta tercera ha convocado al presidente de Iberdrola a un cara a cara en su despacho para “conciliar todos los intereses”, incluidos los de las eléctricas.

Es un intento por parte de Moncloa de tender la mano al sector y, esencialmente, al más combativo de los primeros espadas energéticos afectados, tras la decisión unilateral que tomó el Gobierno con el decreto de la luz. Sánchez, en efecto, no “concilió” los intereses de las eléctricas cuando decidió llevar al Consejo de Ministros la norma, tal y como se encargan de remarcar desde el sector. El mismo miércoles, por cierto, también acude al despacho de la vicepresidenta Francisco Reynés, el máximo responsable de Naturgy. Ya pasó la semana pasada por Nuevos Ministerios, donde se ubica la zona de trabajo de Ribera, José Damián Bogas, presidente de Endesa.

Foto: La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. (EFE)

Fuentes de su entorno aseguran que la intención de Galán es acudir a la cita con interés de negociar con el Gobierno y aparcar esta batalla. En el Ejecutivo, por su parte, responden que escucharán las propuestas de las eléctricas y les responderán por escrito en los próximos días. Quieren enterrar el hacha de guerra tras semanas de tensión, en definitiva. Menos de 24 horas después del cara a cara entre Ribera y Galán, el Congreso vota la convalidación del decreto de la luz.

Un problema interno con Unidas Podemos

La posible modificación del decreto de la luz, a la que se ha abierto el Gobierno, también ha provocado movimientos en el seno de la coalición. Yolanda Díaz ya ha hecho saber a Pedro Sánchez, según explican fuentes gubernamentales, que el área morada del Ejecutivo se muestra inflexible ante una posible modificación del texto. El contacto es permanente. La vicepresidenta segunda ya ha cargado en alguna ocasión contra las eléctricas, refiriéndose, por ejemplo, a los “groseros beneficios” de las compañías.

Yolanda Díaz ya ha hecho saber a Sánchez que Podemos rechaza cambiar el decreto de la luz

El Gobierno debe mantenerse firme ante las amenazas de las eléctricas”, defendía el pasado fin de semana Ione Belarra, que también presiona a Presidencia sobre el decreto. “Va a haber, compañeras, una reacción furibunda de las élites económicas, que dirán que podemos seguir creciendo sin límites como si tuviéramos un planeta de recursos infinitos. Unas élites que, como estamos viendo en España, se atreven a amenazar a la ciudadanía cuando se toman medidas valientes para proteger a la gente”, afirmó la secretaria general de UP.

Foto: La ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera. (EFE)

Y envió un mensaje al máximo responsable de Iberdrola: “Es lo que está haciendo el señor Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, amenazando con cerrar nucleares, cerrando plantas fotovoltaicas de manera temporal, vaciando los embalses en verano o diciendo que con radicales no se puede gobernar. Yo creo que lo verdaderamente radical es que tu empresa gane 1.531,3 millones de euros en el primer semestre de 2021, y que tú personalmente te embolses más de 12 millones de euros en 2020, mientras tu país vive la peor crisis económica en 100 años y los hogares pagan una factura de la luz estratosférica”.

La clave se encuentra en hasta dónde está el PSOE dispuesto a modificar el decreto de la luz. Transición Ecológica está preparando esa respuesta, según transmite el ministerio. De momento, fuentes del Gobierno prefieren no mojarse con el alcance y se remiten a la votación en el Congreso de este miércoles. En las eléctricas, por su parte, se muestran escépticas.

Moncloa Pedro Sánchez Ignacio Sánchez Galán Teresa Ribera
El redactor recomienda