Iglesias busca apoyo externo de ERC y Bildu para el 'frente amplio' de Yolanda Díaz
  1. España
En menor medida el BNG, que se resiste

Iglesias busca apoyo externo de ERC y Bildu para el 'frente amplio' de Yolanda Díaz

"Paradójicamente, los vascos son más pragmáticos que los catalanes", indican desde el entorno del exlíder de Podemos sobre la capacidad para establecer una alianza táctica

Foto: Pablo Iglesias, durante una reunión con Mertxe Aizpurua y Oskar Matute. (EFE)
Pablo Iglesias, durante una reunión con Mertxe Aizpurua y Oskar Matute. (EFE)

Pablo Iglesias ha abandonado la primera línea política, pero solo la institucional y orgánica. El ex vicepresidente segundo del Gobierno se ha instalado en la sala de mandos de la retaguardia. Desde ella, mantiene un papel activo. No solo da la batalla cultural con sus colaboraciones mediáticas y la ideológica presidiendo el 'think tank' de Podemos —el Instituto 25M—, sino que también despliega su agenda e influencia entre diferentes sectores del independentismo para recabar apoyos externos a la plataforma que está impulsando Yolanda Díaz.

Fuentes de su entorno reconocían, coincidiendo con la oficialización del proceso lanzado por Díaz, que su objetivo es "jugar un papel distinto al de otros actores", en referencia a la vicepresidenta segunda y los dirigentes de las formaciones que la acompañan. Un rol, continuaban estas mismas fuentes, centrado en convencer a formaciones como ERC y EH Bildu —en menor medida el BNG, por las fuertes resistencias de los soberanistas gallegos— sobre una alianza táctica para frenar la llegada a Moncloa de los conservadores y favorecer una "reforma del Estado".

Foto: La líder de Podemos y ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra (i), y el exsecretario general de la formación, Pablo Iglesias (d), durante la clausura de la Universidad de Otoño de Unidas Podemos, este domingo. (EFE)

El perfil de Díaz es más transversal e institucional y hay cosas que no puede decir, reconocen. Hay un pretendido reparto de papeles, con Iglesias e incluso la dirección de Podemos remando para tender puentes con el soberanismo. Si desde su trinchera mediática en medios cercanos a la izquierda independentista vasca y catalana, como son los casos de 'Gara' y 'ARA', busca romper la "incomunicación histórica de la izquierda española con las soberanistas", desde el 'think tank' de Podemos trabaja para que, desde la diferencia, ambos espacios se incorporen a lo que denomina "dirección de Estado".

"Paradójicamente, los vascos son más pragmáticos que los catalanes", indican quienes conocen esa labor del exlíder de Podemos. Asimismo, resaltan la "enorme madurez" de EH Bildu por sus aspiraciones gobernistas, hasta el punto de "atreverse a hablar de confederalidad". Un actor, dicen, incluso más fiable que ERC de cara a articular este tipo de alianzas. Incluso en lo referente a acuerdos poselectorales, EH Bildu siempre coincidió más con Elkarrekin Podemos para explorar la posibilidad de formar un Gobierno progresista en Euskadi, pese a la prioridad de los socialistas vascos por pactar con el PNV, que ERC a valorar un 'tripartit' con los 'comuns'. Una forma de priorizar el eje izquierda-derecha sobre el territorial.

Foto: Yolanda Díaz y Pedro Sánchez, en Moncloa. (EFE)

El portavoz de los republicanos en el Congreso, Gabriel Rufián, afeaba a los morados tras el acuerdo con el PSOE para la regulación de los alquileres en la futura ley de vivienda que "se creen que somos los hermanos pequeños, los primos lejanos pequeños y que vamos a ir siempre detrás porque somos de izquierdas, porque somos majos, porque somos republicanos". A pesar de que Rufián representa en ERC el espacio más pragmático y pactista, acaba advirtiendo a los morados de que "no siempre es así". "Porque a Unidas Podemos le parezca OK un tema, que nadie cuente con el voto de ERC, porque no siempre es suficiente y creo que se ha demostrado en muchas ocasiones", remató. La ministra de Derechos Sociales y secretaria general de Podemos, Ione Belarra, trataba de conciliar respondiendo que "en absoluto" tratan a ERC como el hermano pequeño y poniendo en valor que "si hay alguien que respeta y cuida a la mayoría que sustenta el Gobierno, es Unidas Podemos".

La principal baza para romper esta "incomunicación histórica de la izquierda española con las soberanistas" es que, tras el fracaso de experiencias como la del 'procés', el 'cuanto peor, mejor' ni funciona ni sirve a los intereses del independentismo. De ahí que se proponga abandonar el rupturismo por el posibilismo. "Solo hay dos opciones de gobierno", la de PP y Vox, que consideran que vaciaría el autogobierno de catalanes y vascos, "y la actual, que implica reformar el Estado en muchos sentidos". Un aspecto sobre el que Iglesias hacía referencia este domingo. En su reaparición en un acto público de partido, el ex secretario general de los morados conminaba a que el pilar principal del frente amplio de Díaz fuese el horizonte republicano. "Lo que puede unir con los soberanistas es la identidad republicana de futuro", apostando por el "respeto escrupuloso a la diversidad institucional, nacional y lingüística de España".

Unidas Podemos pretende visibilizarse como el cimiento imprescindible en la construcción del 'frente amplio'

Podemos e Iglesias quieren hacer una suerte de tándem con Yolanda Díaz y, aunque comienzan a asumir una cierta disolución de la identidad de Podemos dentro de un "frente amplio", no se resignan a dejar de ser la vanguardia. Díaz quiere despojar a Podemos de su papel protagonista, y la respuesta de estos para seguir siendo lo que denominan "nave nodriza" pasa por ponerse a su disposición al tiempo que se anticipan para marcar terreno.

No intentar frenar lo que ya es imparable y que los penalizaría, tanto entre sus bases como entre sus electores y todo el ámbito progresista, sino ponerse a su lado para marcar terreno y enseñar músculo. Podemos pretende visibilizarse como el cimiento imprescindible en la construcción del 'frente amplio', donde se difuminarían en un bloque con más pilares, desde el mundo sindical y la sociedad civil hasta los espacios que se han ido quedando por el camino desde la fundación de Podemos.

La búsqueda de estas alianzas es, junto a la elaboración programática, la avanzadilla que se está tratando de colocar para no perder el protagonismo que les está negando de momento Yolanda Díaz. En lo primero, también trabajan desde la rama más soberanista de los 'comuns' actores que ahora están fuera de la dirección del espacio que contribuyeron a fundar, como es el caso de su exportavoz en el Congreso Xavier Domènech. Desde el Institut Sobiranies, Domènech fue una de las voces que tanto antes como después de las elecciones catalanas del 14-F abogaron por una alianza que integrase a ERC, los 'comuns' y la CUP.

Foto: La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. (EFE)

La avanzadilla programática es la otra pata con la que Podemos busca marcar terreno. Algo por lo que desde la dirección del partido se ha dado especial relevancia a la 'universidad de otoño', que celebraron este fin de semana y que cerró Pablo Iglesias. Asistieron representantes de EH Bildu y ERC. Yolanda Díaz declinó la invitación al cónclave, aludiendo cuestiones de agenda por asuntos personales. Precisamente, la elaboración programática para el 'frente amplio' de Díaz no estaba prevista hasta los inicios del próximo año 2023, según la hoja de ruta que ha diseñado el equipo de colaboradores de la vicepresidenta segunda.

Se trataría de la segunda fase del proceso, tras esta primera de 'escucha' con sectores de la sociedad civil y los territorios. También en la que se espera tensión cuando, de forma paralela a la elaboración programática —de un "nuevo contrato social"—, se abra el debate de las alianzas. No será hasta entonces cuando se vayan a sentir interpeladas todas las formaciones políticas. Podemos pretende anticiparse a ese momento porque, como aseguraba el cofundador del partido Juan Carlos Monedero, durante una de sus intervenciones en la 'universidad de otoño' este fin de semana, el frente amplio solo tiene una candidata "y está todo lo demás por hacer".

Pablo Iglesias ha abandonado la primera línea política, pero solo la institucional y orgánica. El ex vicepresidente segundo del Gobierno se ha instalado en la sala de mandos de la retaguardia. Desde ella, mantiene un papel activo. No solo da la batalla cultural con sus colaboraciones mediáticas y la ideológica presidiendo el 'think tank' de Podemos —el Instituto 25M—, sino que también despliega su agenda e influencia entre diferentes sectores del independentismo para recabar apoyos externos a la plataforma que está impulsando Yolanda Díaz.

Yolanda Díaz Pablo Iglesias
El redactor recomienda