El PSOE improvisa una regulación interna de las puertas giratorias tras el caso Carmona
  1. España
40º CONGRESO FEDERAL

El PSOE improvisa una regulación interna de las puertas giratorias tras el caso Carmona

De las más de 10.000 enmiendas a la ponencia marco del PSOE en su 40º Congreso Federal, solo una hace referencia a esta cuestión

Foto: Antonio Miguel Carmona. (EFE)
Antonio Miguel Carmona. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

De las más de 10.000 enmiendas a la ponencia marco del PSOE y las más de 600 a los estatutos que han pasado el filtro de las delegaciones para debatirse en el 40º Congreso Federal de los socialistas, solo una hace referencia a las puertas giratorias. El código ético del partido no regula este tipo de conflicto de intereses, a pesar de que en su programa electoral de las últimas elecciones se incluía una medida para endurecer las consecuencias por estos comportamientos. Sin embargo, el reciente fichaje como vicepresidente de Iberdrola del que fuera candidato del PSOE a la Alcaldía de Madrid en 2015 y diputado regional, Antonio Miguel Carmona, ha obligado a la dirección de la formación a improvisar cambios en su regulación interna.

Desde el PSOE se apresuraron a censurar este fichaje, que se produce en medio de la guerra que mantiene el Ejecutivo de Pedro Sánchez con las eléctricas por la subida del precio de la luz. "Hace tiempo que no representa ni al PSOE ni a su militancia y como saben nunca ha representado a la actual dirección", intentaba zanjar desde Ferraz la portavoz del partido en el Senado, Eva Granados, tras la celebración de la reunión coordinadora del congreso federal que se celebrará el próximo fin de semana en Valencia.

Foto: Antonio Miguel Carmona, exconcejal del PSOE. (EFE)

Un distanciamiento que no ha disipado la polémica, hasta el punto de que los socialistas forzarán un cambio improvisado en sus estatutos, como adelantó el diario 'Infolibre' y ha confirmado El Confidencial, para regular las puertas giratorias y proteger la imagen del partido. El propio responsable de organización del PSOE, Santos Cerdá, reaccionaba ante el fichaje reconociendo que era un "mal mensaje".

El código ético de la formación se limita a regular las acciones de los miembros del partido durante su etapa como cargos políticos. No se entra en los conflictos de intereses que puedan surgir 'a posteriori', por lo que en estos momentos tampoco es posible abrir un procedimiento de expulsión a Carmona. De ahí que se haya insistido en calificarlo como un simple militante de base.

Foto: Antonio Miguel Carmona. (EFE)

El programa electoral con el que el PSOE concurrió a las pasadas elecciones generales, en cambio, proponía "regular de manera más efectiva los conflictos de intereses ante el fenómeno de las puertas giratorias, fijando con precisión las condiciones de incompatibilidad para las personas interesadas y endureciendo las sanciones por su incumplimiento". Más allá de que el caso concreto de que Carmona pueda atribuirse a un comportamiento de este tipo, pues tampoco ocupó cargos gubernamentales, su fichaje por la eléctrica ha sido arma de munición para otros partidos, incluido sus socio de Gobierno, Unidas Podemos.

"Indecente"

El presidente del grupo parlamentario de los morados, Jaume Asens, lo calificó de "indecente", mientras que la portavoz del partido, Isa Serra, lo tildó de "vergüenza", afeando que se "ríen de los ciudadanos" en plena "ofensiva" de estas compañías ante las medidas aplicadas por el Ejecutivo de cara a abaratar el precio de la luz. La regulación de las puertas giratorias tampoco fue pactada entre los socios en el programa del Gobierno de coalición. En el caso del programa electoral de Unidas Podemos, se propone regular como conflicto de interés la participación en consejos de administración de quienes hayan sido "miembros del Consejo de Ministros, secretarios y secretarias de Estado, presidentes y miembros de los Consejos de Gobierno de las CC. AA., miembros del Congreso y del Senado, así como del Tribunal Supremo, del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Constitucional".

La única enmienda que se debatirá en el 40º Congreso Federal de los socialistas a este respecto hace hincapié en que "es preciso añadir al reglamento del PSOE que, cuando un socialista sea elegido para un ministerio o alto cargo de la administración se comprometa por escrito que, bajo ningún concepto, una vez sea relevado de su cargo, pase a formar parte de cualquier consejo de administración de empresas de alto valor estratégico, energético, infraestructuras o bancario y menos aún si durante su mandato tuvo actuaciones sobre esas empresas".

Foto: Antonio Miguel Carmona comprando rosquillas. (EFE) Opinión

Este sería el caso, por ejemplo, del expresidente del Gobierno, Felipe González, que formó parte del consejo de administración de Gas Natural Fenosa entre 2010 y 2015. Otros casos reseñables son el de la exministra de Economía, Elena Salgado, quien fue consejera de una filial de Endesa entre 2011 y 2014, o del exconsejero de Economía de la Junta de Extremadura, Manuel Amigo, que también formó parte del consejo de administración de Iberdrola.

El que será nuevo vicepresidente de la compañía en España fue elegido diputado por el PSOE en la Asamblea de Madrid en dos etapas: entre junio de 1999 y diciembre de 2002, y entre junio de 2011 y junio de 2015. Posteriormente, fue elegido concejal en el Ayuntamiento de la capital en las elecciones municipales de 2015, permaneciendo cuatro años como edil en el Consistorio presidido entonces por la alcaldesa Manuela Carmena. Doctor en Ciencias Económicas especializado en crecimiento económico y nuevas tecnologías, Carmona comenzó su andadura profesional dando clases en la Complutense de Madrid y en la actualidad es profesor en la Universidad CEU San Pablo. En este momento, el economista no ocupa ningún cargo dentro del PSOE.

De las más de 10.000 enmiendas a la ponencia marco del PSOE y las más de 600 a los estatutos que han pasado el filtro de las delegaciones para debatirse en el 40º Congreso Federal de los socialistas, solo una hace referencia a las puertas giratorias. El código ético del partido no regula este tipo de conflicto de intereses, a pesar de que en su programa electoral de las últimas elecciones se incluía una medida para endurecer las consecuencias por estos comportamientos. Sin embargo, el reciente fichaje como vicepresidente de Iberdrola del que fuera candidato del PSOE a la Alcaldía de Madrid en 2015 y diputado regional, Antonio Miguel Carmona, ha obligado a la dirección de la formación a improvisar cambios en su regulación interna.

Antonio Miguel Carmona
El redactor recomienda