Los reproches poco "cautos" entre Yolanda Díaz y Escrivá por la edad de jubilación
  1. España
RUEDA DE PRENSA TRAS EL CONSEJO DE MINISTROS

Los reproches poco "cautos" entre Yolanda Díaz y Escrivá por la edad de jubilación

El titular de Seguridad Social y la de Trabajo se demandan cautela mutuamente en una rueda de prensa conjunta tras chocar por unas declaraciones sobre el retraso de la jubilación

Foto: La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz (i), la responsable de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, y el ministro Seguridad Social, José Luis Escrivà. (EFE)
La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz (i), la responsable de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, y el ministro Seguridad Social, José Luis Escrivà. (EFE)

Las tensiones dentro del Consejo de Ministros no siempre se quedan de puertas hacia adentro, pero lo que no es nada usual es que se visibilicen a modo de diálogo cruzado en la sala de prensa de Moncloa. Esto fue lo que ocurrió este martes, tras la reunión del Consejo de Ministros, entre la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, y el ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, a cuenta de la polémica por las declaraciones de este último sobre el retraso en la edad de jubilación. En un principio ambos trataron de limar diferencias, sin embargo, se fueron dejando caer en las desautorizaciones mutuas a medida que se iban explicando y reafirmándose en sus posiciones.

Díaz no pudo evitar una expresión de sorpresa cuando el titular de Seguridad Social se defendió asegurando que las reacciones de los últimos días, en velada alusión a la vicepresidenta segunda, se habían producido "sin conocer exactamente lo que yo había dicho". Al mismo tiempo dirigió la mirada a la vicepresidenta segunda, eliminando cualquier tipo de dudas sobre a quien se refería. Al igual que este lunes, Díaz había recomendado previamente a su compañero en el Gobierno que "seamos cautos en todo lo que hacemos". Escrivá le devolvió la invitación en los mismos términos: “Seguro que todos tenemos que ser más que cautelosos, beligerantes". "No planteamos cambiar la edad de jubilación. Tengo la impresión de que muy pocos se han leído la entrevista", remachó.

Cautela fue lo que Díaz también había demandado este lunes cuando ministro de Seguridad Social defendió en una entrevista con el diario 'Ara' la necesidad de “hacer un cambio cultural en España para conseguir que se trabaje más entre los 55 y los 75 años”. Todo ello en el contexto de negociación para la reforma de las pensiones, sobre la que este mismo jueves se debatirá en el Congreso una enmienda a la totalidad del PP.

El titular de Seguridad Social en ningún momento asumió una rectificación en sus palabras, asegurando que se había malinterpretado porque su intención era la contraria, evitar la "precariedad" de los trabajadores durante los últimos años de vida laboral. El día anterior, a través de su cuenta de Twitter sí trató de matizar que "en ningún caso planteo la necesidad de trabajar hasta los 75 años como algunos sugieren, sino fomentar medidas que contribuyan a cambiar la mentalidad de las empresas para que no expulsen a trabajadores del mercado laboral a partir de los 55 años, desperdiciando su experiencia".

La tensión fue en aumento y si Díaz cerró una intervención sobre el desacuerdo en el seno del Gobierno respecto a los Presupuestos repitiendo en tres ocasiones que era "evidente" esta falta de acuerdo, Escrivá inició una de las varias respuestas que realizó sobre sus polémicas palabras insistiendo también en que era "evidente" la supuesta mala interpretación que de ellas se había hecho.

Repreguntada por esta explicación, Díaz desvió el foco al mismo argumentario en el que Escrivá se había centrado antes de responder a la vicepresidenta en los mismos términos: "El ministro ha sido claro, el próximo jueves estaremos cumpliendo el acuerdo de Gobierno con la derogación de la ley de 2012. El Gobierno de España está cumpliendo". Tras el fuego cruzado, la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, decidió acabar con la rueda de prensa. Díaz y Escrivá la franquearon durante unos minutos, cada uno a un lado, y abandonaron por separado la sala de prensa, donde presentaban juntos el acuerdo en el Consejo de Ministros para la prórroga de los ERTE. Un asunto sobre el que también mantuvieron un pulso en los últimos días de negociación con los agentes sociales. Ambos se ciñeron a la explicación de la prórroga y no hubo halagos mutuos por el trabajo conjunto, centrando estos en los agentes sociales.

Con el acuerdo entre los socios del Gobierno para los Presupuestos todavía en el aire, desde el arranque del curso político se han visibilizado numerosos pulsos entre los socios de la coalición. Desde la crisis de la luz a la ampliación de El Prat, pasando por el salario mínimo. Sobre la mesa se mantienen todavía discrepancias respecto la regulación de los alquileres, la mejora del ingreso mínimo vital o la fiscalidad que precisamente están retrasando la aprobación de los Presupuestos en el Consejo de Ministros.

La parte morada del Ejecutivo vuelve a intentar recuperar perfil propio en el contexto de la negociación de los Presupuestos y cuando se acerca el ecuador de la legislatura. Durante los próximos meses, el Gobierno tiene entre sus prioridades desplegar un paquete de leyes sociales que fijen el mensaje de la "recuperación justa". Una serie de banderas que el socio minoritario de la coalición se resiste a no capitalizar. Todo ello cuando suenan los tambores de adelanto electoral en Andalucía y Castilla y León, mientras el PSOE afronta una profunda renovación orgánica en su congreso federal para encarar el ciclo electoral de 2023.

Yolanda Díaz José Luis Escrivá