Hablan las víctimas de Parot: "Es como si volvieran a atentar contra nosotros"
  1. España
TERRORISMO

Hablan las víctimas de Parot: "Es como si volvieran a atentar contra nosotros"

Beatriz Sánchez Seco y Miguel Folguera denuncian la inacción del Gobierno por no haber prohibido el acto en apoyo del etarra. "Es una humillación", coinciden

Foto: Beatriz Sánchez Seco, víctima de uno de los atentados de Henri Parot. (EFE)
Beatriz Sánchez Seco, víctima de uno de los atentados de Henri Parot. (EFE)

Beatriz Sánchez Seco nació un 11 de diciembre, pero desde 1987 tiene el día marcado en el calendario por otro motivo. En esa precisa fecha el comando Argala, del que formaba parte Henri Parot, atentó contra la casa cuartel de Zaragoza. ETA le robó la infancia y a otras 11 personas, entre ellas cinco niños, la vida. Beatriz es una de las más de 200 víctimas del terrorista, uno de los más sanguinarios de la banda, sobre el que pesan 39 asesinatos. Por eso, cuando se enteró de que este sábado una marcha en apoyo de Parot iba a pedir su excarcelación, aunque finalmente haya sido desconvocada, lo que sintió fue “rabia”, “dolor” y una “nueva humillación”. “Su homenaje es como si volvieran a atentar contra nosotros”, resume.

El 11 de diciembre de 1987, Sánchez Seco cumplía cinco años, pero a las seis de la mañana cayó sobre ella el techo de su habitación. La explosión de un coche bomba aparcado junto a la casa cuartel en la que vivía con sus padres y su hermano destrozó el edificio, en el que residían unas 40 familias. 11 muertos y más de 80 heridos fue el balance del atentado y la niña, al no poderse explicar lo que había pasado, pensó “que se habían pasado con la celebración del cumpleaños. Que habían tirado tantos fuegos artificiales que por eso se había caído la pared. Imagínatelo, esa fue la explicación que le di a lo que sucedió”.

Foto: Henri Parot (I), uno de los presos trasladados.

Un sentimiento de indignación impregna la voz de Sánchez Seco y de Miguel Folguera, consejero de la AVT y también víctima de Parot. Él resultó herido el 17 de mayo de 1987 cuando el comando Argala hizo estallar un coche bomba junto a la Dirección General de la Guardia Civil en Madrid. En el atentado murió Carmen Pascual Carrillo, que regresaba a su casa después de celebrar las bodas de plata de su sobrino. Pero también el enfado se palpa en sus palabras. Denuncian la inacción del Ejecutivo, el no haber movido ficha para intentar prohibir la marcha en favor del terrorista. Y a este respecto, Folguera remarca que la Ley de Protección de las Víctimas del Terrorismo establece que son los delegados del Gobierno los responsables de que no se celebren este tipo de actos, de no permitir que se atente contra la “dignidad” de aquellos a los que ETA puso en su diana.

Ambos coinciden en que los reconocimientos a los presos no hacen más que ahondar en sus heridas, causar más dolor. “Una sociedad sana no puede recibir como héroes a personas que no se han arrepentido. Es una humillación”. Y, aunque la manifestación finalmente no se vaya a celebrar, “el daño ya está hecho”, lamenta el guardia civil. “Y dicen que se les ha criminalizado. Es de traca”, señala en referencia a los argumentos dados por los convocantes para cancelar la movilización, “y ahora lo que hacen es organizar concentraciones contra la cadena perpetua. En España no hay cadena perpetua. Ojalá la hubiese. Así no tendríamos que aguantar que, con penas irrisorias, muchos no cumplen ni un año de condena por asesinato, saliesen de la cárcel”.

"Una sociedad sana no puede recibir como héroes a personas que no se han arrepentido. Es una humillación"

Folguera y Sánchez Seco están convencidos de que la permisividad con este tipo de actos, también con los recibimientos de los presos cuando salen de la cárcel, es fruto de que el Gobierno de Pedro Sánchez haya contado con el apoyo de EH Bildu en el Congreso de los Diputados. Y ella en concreto señala al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. “No está haciendo nada y si él quisiese se podría hacer mucho más, muchísimo. Ahora está permitiendo cosas que no creo que hubiese permitido cuando era juez y no lo entiendo”, destaca. Por eso no les vale que el delegado del Gobierno en Euskadi, Denis Itxaso, organizase este viernes un acto de homenaje a las víctimas de Parot, en un intento de resarcirlas. “Si él realmente quería rendirnos un homenaje, lo que tendría que haber hecho es prohibirlo. Lo demás no me vale”, zanja Folguera.

Las convocatorias

Folguera y Sánchez Seco, como miembros de la AVT, participarán en los homenajes que ha convocado para este sábado la asociación de víctimas. Serán cuatro, en Madrid, Zaragoza, San Sebastián y Granada, las ciudades golpeadas por Parot. No es la única plataforma que, una vez anunciada la marcha en favor del preso, decidió organizar sus propios actos. También seguirá adelante Voces contra el Terrorismo, la entidad fundada por José Alcaraz, ahora diputado por Vox, y en cuyo acto, convocado este sábado en Mondragón, participará Santiago Abascal. Por su parte, el PP vasco también mantiene su homenaje, que se celebrará en la misma localidad.

Foto: Homenaje en Vitoria a las 39 víctimas de Henri Parot. (EFE)

Y aunque Sare, la asociación organizadora de la marcha por Parot, desconvocase ayer el acto, a cambio ha programado para este sábado concentraciones en los pueblos del País Vasco y Navarra bajo el lema ‘No a la cadena perpetua. Derechos Humanos, convivencia y resolución’. La nueva convocatoria no hace ninguna mención al preso de ETA.

Beatriz Sánchez Seco nació un 11 de diciembre, pero desde 1987 tiene el día marcado en el calendario por otro motivo. En esa precisa fecha el comando Argala, del que formaba parte Henri Parot, atentó contra la casa cuartel de Zaragoza. ETA le robó la infancia y a otras 11 personas, entre ellas cinco niños, la vida. Beatriz es una de las más de 200 víctimas del terrorista, uno de los más sanguinarios de la banda, sobre el que pesan 39 asesinatos. Por eso, cuando se enteró de que este sábado una marcha en apoyo de Parot iba a pedir su excarcelación, aunque finalmente haya sido desconvocada, lo que sintió fue “rabia”, “dolor” y una “nueva humillación”. “Su homenaje es como si volvieran a atentar contra nosotros”, resume.

Derechos humanos AVT Atentado Pedro Sánchez Terrorismo
El redactor recomienda