La terna de Sánchez para "hacer la revolución" en el PSOE y alargar el sanchismo
  1. España
LASTRA Y CERDÁN EN FERRAZ; LÓPEZ EN MONCLOA

La terna de Sánchez para "hacer la revolución" en el PSOE y alargar el sanchismo

Adriana Lastra y Santos Cerdán serán las figuras clave del partido antes y después del congreso de Valencia. Tienen el encargo de modernizar su estructura y su estrategia. De la coordinación Ferraz-Moncloa se encargará López

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)

El más importante de todos los cambios que acometió Pedro Sánchez en el Gobierno, a primeros de julio, afectó a su núcleo de colaboradores y cargos más cercanos. Al prescindir de Iván Redondo y elegir a Óscar López, transmitió un mensaje que sus leales entendieron enseguida. Se acercan tiempos electorales difíciles y el presidente sabe bien, en opinión de una fuente cercana, que solo el PSOE, su estructura y militancia, le puede garantizar la supervivencia, y por tanto la victoria. Impulsado por esta tesis, ha pedido a Adriana Lastra y a Santos Cerdán que pongan el partido a punto para los cinco comicios que se avecinan. La tarea del nuevo jefe de gabinete consistirá en engrasar y tener a pleno rendimiento la coordinación entre Ferraz y Moncloa.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su comparecencia en la que dio a conocer la nueva composición del Gobierno, este sábado en el Palacio de la Moncloa. (EFE)

Esta es la terna que, en líneas generales, va a dirigir el PSOE a partir del congreso federal de Valencia. Fuentes próximas al secretario general han informado a El Confidencial de que son cargos oficiosamente ratificados, a la espera de la oficialidad del cónclave de mediados de octubre. De hecho, la actual vicesecretaria y el actual responsable de Organización no solo están ultimando los aspectos organizativos e ideológicos del congreso, sino que además están sentando las bases estratégicas del partido que saldrá de él. Lastra y Cerdán, por tanto, están trabajando para el corto, medio y largo plazo.

O Congreso o Ferraz, pero los dos, imposible

La marcha de la diputada asturiana de la portavocía parlamentaria se enmarca, aseguran estas mismas fuentes, en una razón de incompatibilidad. Llevar a cabo cambios profundos en el PSOE, "una revolución", como apunta otra de las fuentes consultadas, no se puede compaginar con el diálogo a varias bandas que actualmente exige la aritmética parlamentaria. El presidente se enfrentó a un dilema: mantener a Lastra al frente del grupo o mantenerla en el timón del nuevo rumbo que quiere imprimir a los socialistas. Eligió lo segundo. Para lo primero, ha optado por Héctor Gómez, procedente de la circunscripción de Tenerife, tras hablarlo con la propia Lastra.

La idea es dar continuidad a la dinámica instaurada en el grupo parlamentario socialista, en donde, a pesar de los sustos y de algunos desenlaces no previstos a tiempo, la interlocución con los aliados ha funcionado. La mayoría de las leyes del Gobierno han salido adelante, entre ellas la de los Presupuestos vigentes o la de la nueva regulación de la eutanasia. Los varapalos, aunque escasos, han sido sonoros, sobre todo el de la derogación del decreto ley de los remanentes de tesorería de los ayuntamientos. Varios partidos considerados del bloque de la investidura de Sánchez han reiterado algunas críticas durante estos casi dos años de legislatura, la más común, la de cierta soberbia y poca antelación.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE) Opinión

Gómez, por tanto, tiene como cometido fundamental alargar dos años más está inercia. No estará solo, ya que la propia Lastra, para cuestiones más peliagudas, sobre todo las que incumban a ERC, formación con la que ha hilado buena relación, echará una mano, igual que Rafael Simancas, el nuevo secretario de Estado de Relaciones con las Cortes. El diputado canario, al ser miembro de la ejecutiva federal, ha tenido contacto directo con Sánchez y ha podido conocer las cocinas del partido.

"Hace meses" que la decisión de apartar a Lastra de la portavocía fue tomada. Las fuentes consultadas evitan precisar cuánto tiempo. El recambio se ha mantenido en secreto desde entonces, a pesar de sugerencias puntuales que abogaron por incluirlo entre los anuncios sobre la remodelación del Ejecutivo, a primeros de julio. Ha sido esta semana en curso, a punto de iniciarse el periodo de sesiones parlamentarias, cuando Ferraz ha preferido comunicarlo. El lunes que viene, en la ejecutiva, se podrán visualizar los relevos en el Congreso y en el Senado, en donde Eva Granados asumirá la portavocía socialista.

Modernizar el PSOE y ganar elecciones

La vicesecretaria general y el responsable de Organización tras la renuncia de José Luis Ábalos son ya los coordinadores del congreso federal, aunque seguirán siendo las cabezas visibles del partido después. La tarea que les ha encomendado Sánchez es ímproba, ni más ni menos que la modernización del PSOE. La pátina de vanguardia que quiere poner el presidente a la estructura y al ideario abarcará a Ferraz, a las federaciones autonómicas y a las sedes locales. Los órganos de decisión, empezando por la ejecutiva, experimentarán una profunda renovación, así como las territoriales, lo que harán Lastra y Cerdán en contacto permanente con los secretarios generales de las autonomías.

Foto: José Luis Ábalos. (EFE)

El calendario de congresos ya perfilado permitirá refrescar algunos organigramas, pero sin conmociones. Es decir, si Javier Lambán aspira a la reelección como máximo responsable del PSOE de Aragón, no se pondrán piedras en su camino. La aspiración compartida, sin embargo, consiste en generalizar el deseo de rejuvenecimiento en todos los demás niveles. Sánchez, en coordinación con Lastra y Cerdán, tiene en mente rodearse de cargos sectoriales en los que reluzca el bagaje académico más que la trayectoria orgánica. Además, habrá "una revolución" que se extenderá al ideario, y así, el presidente quiere que el partido sea un referente de la socialdemocracia europea e internacional.

El objetivo, en definitiva, es la puesta a punto de una formación que ha dado muestras de obsolescencia y anquilosamiento

El objetivo, en definitiva, es la puesta a punto de una formación que durante los últimos años ha dado muestras de obsolescencia y anquilosamiento. Modernizarlo es un propósito que se marcó Sánchez nada más formar Gobierno, en enero del 20. Pero la pandemia paralizó los planes. Ahora es el momento, lo que no esquiva las dificultades, una de ellas los plazos. La legislatura se acerca a su ecuador y el calendario electoral ya muestra marcas en rojo, en concreto, los comicios andaluces, valencianos, autonómicos, municipales y generales. De todos, únicamente uno dispone de fecha: las autonómicas y locales, el último domingo de mayo de 2023. Las demás dependen de Juanma Moreno (PP), Ximo Puig (PSOE) y el propio Sánchez.

El papel de Óscar López alcanza especial relevancia porque tendrá que coordinar la agenda e impulso del partido con la agenda e impulso de Moncloa. Es un papel arduo que requiere una selección precisa de actos y, sobre todo, de fechas. Que López conozca Ferraz como la palma de su mano, pues, entre otros puestos, ha sido responsable de Organización en la etapa de Alfredo Pérez Rubalcaba, ayuda mucho a la red que quiere crear el presidente. Lo que está en juego es justo eso, su presidencia, la esperanza de vida del sanchismo. Las encuestas conceden al PP cierta ventaja, algo que el PSOE tiene en cuenta. Revertir la tendencia es la prioridad para Sánchez.

Pedro Sánchez Adriana Lastra Santos Cerdán Óscar López Moncloa José Luis Ábalos
El redactor recomienda