El PP se planta y da por amortizado el desgaste por el bloqueo del CGPJ
  1. España
EL GOBIERNO EXIGE LA RENOVACIÓN

El PP se planta y da por amortizado el desgaste por el bloqueo del CGPJ

Génova perfiló hace meses su postura tras constatar que eran percibidos como los responsables de la parálisis. Los populares creen ahora que su defensa de la independencia judicial ha calado frente a la postura del Gobierno

Foto: Pablo Casado y Teodoro García Egea. (EFE)
Pablo Casado y Teodoro García Egea. (EFE)

A escasos días de que se celebre este lunes la apertura del nuevo año judicial, un acto que como es habitual presidirá el Rey, PSOE y PP tenían encima de la mesa la enésima oportunidad para acercar posturas sobre la renovación del Consejo General del Poder Judicial, que ya ha cumplido más de 1.000 días de mandato caducado. Pero las posiciones se mantienen inamovibles y las declaraciones este jueves del ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, al afirmar que “los jueces no pueden elegir a los jueces”, no solo enmiendan la exigencia de Pablo Casado, sino que otorgan a los populares la munición perfecta para no cambiar su planteamiento. A eso se suma que en Génova descartan que el bloqueo les pueda desgastar.

“No nos vamos a mover”, repiten en el PP, señalando como condición innegociable que se inicie un cambio legislativo para que una parte de los vocales del Consejo sean elegidos por los propios magistrados (12 en concreto, mientras que los ocho restantes los seguiría designando el Parlamento). Es lo que Casado define como “avanzar hacia la independencia” en el órgano de gobierno de los jueces, frente a la postura del Ejecutivo, partidario de que no se modifique el sistema actual.

Foto: El ministro de Presidencia, Félix Bolaños, a su llegada a una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa. (EFE)

La frase de Bolaños fue criticada al instante por el PP y otros partidos de la oposición como Ciudadanos. Entendieron que fue un “ataque frontal a la separación de poderes” y pidieron su dimisión inmediata. Algunos diputados reconocían que había sido “una metedura de pata” poco habitual en el ministro. En realidad, más allá de la frase, la posición del PSOE no ha cambiado: insisten en que una elección corporativa dentro de la carrera judicial no se corresponde con la mayoría expresada por los ciudadanos en las urnas, dando por hecho que se impondría siempre una visión conservadora a pesar de la realidad parlamentaria del momento. Además, insisten los socialistas, se trata de una propuesta absolutamente endogámica.

En realidad, Génova ha ido ajustando su relato en los últimos meses ante la percepción de que el PP era visto como el "agente bloqueador" en el acuerdo. La insistencia de Sánchez en repetir que el primer partido de la oposición “se sitúa fuera de la Constitución”, definiéndolo casi como una formación antisistema que no cumple con su obligación de Estado, hizo repensar a los populares su estrategia. Los de Pablo Casado simplificaron su postura poniendo sobre la mesa una sola condición para negociar con el Gobierno la renovación, que se garantizase que se iba a avanzar en la independencia judicial. Consideran que es imprescindible frente a los “ataques” que se han registrado dentro del propio Consejo de Ministros contra la monarquía parlamentaria, la figura del propio Rey o las sentencias judiciales.

Foto: Francisco Sosa Wagner. (EFE)

El PP insiste desde entonces en que lo que hace es "cumplir" con "su papel de proteger las instituciones". Y fuentes de la dirección aseguran que "las críticas" de los socialistas han dejado de surtir efecto en la opinión pública. El giro en la posición de los populares llegó además en el momento justo: tras el tirón de orejas de la Comisión Europea por la reforma que propusieron PSOE y Unidas Podemos, con la que pretendían rebajar los umbrales necesarios para la designación de los jueces que componen el CGPJ. El objetivo era terminar con el bloqueo. La iniciativa recogía que bastaría una mayoría absoluta en segunda vuelta y no los tres quintos actuales, dejando fuera de la ecuación al PP. Y aunque el Ejecutivo se vio obligado a retirar la propuesta, no hubo avances de ningún tipo.

Foto: El ministro de Presidencia, Félix Bolaños, tras el Consejo de Ministros de ayer. (EFE)

Si hace meses los populares exigían que el partido morado quedara fuera del acuerdo, después renunciaron a esta línea roja asumiendo que lo que pactasen sería con el PSOE, y si los socialistas cedían algún vocal a su socio de gobierno, ellos no intervendrían. Sin embargo, algunos nombres cercanos a Podemos (Victoria Rosell y José Ricardo de Prada) volvieron a frustrar un acercamiento. Aun así, el PP mantiene encima de la mesa como única condición que se inicie la tramitación de la reforma legal del sistema de elección (que en ningún caso aplicaría para este pacto, sino que serviría ya para el siguiente ciclo).

“No hay contactos de ningún tipo”

En mitad de lo que parece una voladura de puentes en toda regla, en el PP señalan como escollo de partida la “nula comunicación” con el PSOE. Bolaños, aseguran, no ha contactado con el secretario general de los populares, Teodoro García Egea, quien pilota las conversaciones. El único acercamiento fue con Cuca Gamarra, la portavoz en el Congreso, en el marco de la ronda de contactos que el entonces recién nombrado ministro de la Presidencia inició con todos los partidos el pasado julio. No ha habido más telefonazos y las conversaciones entre el presidente y Casado son inexistentes. “Sánchez podría llamar al líder de la oposición”, reprochan.

A escasos días de que se celebre este lunes la apertura del nuevo año judicial, un acto que como es habitual presidirá el Rey, PSOE y PP tenían encima de la mesa la enésima oportunidad para acercar posturas sobre la renovación del Consejo General del Poder Judicial, que ya ha cumplido más de 1.000 días de mandato caducado. Pero las posiciones se mantienen inamovibles y las declaraciones este jueves del ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, al afirmar que “los jueces no pueden elegir a los jueces”, no solo enmiendan la exigencia de Pablo Casado, sino que otorgan a los populares la munición perfecta para no cambiar su planteamiento. A eso se suma que en Génova descartan que el bloqueo les pueda desgastar.

Partido Popular (PP) Pablo Casado CGPJ PSOE Félix Bolaños
El redactor recomienda