Podemos presionará al PSOE para investigar en el Congreso el mercado eléctrico
  1. España
COMISIÓN PEDIDA POR TRES PARTIDOS

Podemos presionará al PSOE para investigar en el Congreso el mercado eléctrico

La iniciativa de cuatro diputados (Más País, Compromís y Nueva Canarias) para que una comisión parlamentaria examine el funcionamiento del sector remueve las intenciones de Unidas Podemos a favor de la propuesta

Foto: La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz. (EFE)
La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz. (EFE)

Un movimiento de cuatro diputados, Íñigo Errejón entre ellos, ha provocado una perturbación en la discrepancia más o menos controlada que PSOE y Unidas Podemos tienen sobre cómo regular el mercado eléctrico y lograr un abaratamiento del precio de la luz. Más País, Compromís y Nueva Canarias registraron este miércoles una petición de comisión de investigación sobre un sector que nuevamente está situando la tarifa en cifras récord, rondando los 123 euros el megavatio hora, un máximo histórico, y Unidas Podemos está a favor, hasta tal punto que presionará al PSOE para que también lo esté y la iniciativa pueda cuajar.

El apoyo del Partido Socialista es clave porque, si no lo garantiza, la comisión no existirá, salvo una sorpresa mayúscula que vendría de la mano del PP, lo que no parece factible. Fuentes parlamentarias han informado a El Confidencial que durante los próximos días la formación morada sondeará a la dirección de Adriana Lastra. Sabe que será complicado, pues, como apuntan las citadas fuentes, el sector del PSOE en el Gobierno usa la primera marcha para adoptar medidas que aplaquen la subida del precio de la luz y Unidas Podemos aspira a que use la cuarta. Tanto en el seno de la coalición como en la relación entre grupos parlamentarios, las siglas de Yolanda Díaz están presionando a las siglas de Pedro Sánchez para que sean más ambiciosos.

Foto: La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. (EFE)

Ione Belarra y Alberto Garzón escribieron una carta a Teresa Ribera hace tres días para plantear propuestas. En el Congreso hablarán para que haya comisión de investigación, siempre y cuando los letrados de la Cámara avalen el contenido de la propuesta. Presión en dos frentes, por tanto.

Sorpresa en la Diputación Permanente

La sensación de un buen número de diputados, reunidos este miércoles en la Diputación Permanente después de mes y medio sin verse las caras, es que se acerca un otoño intenso, y no porque haya elecciones, que es lo que ha venido siendo habitual en este país desde finales de 2015, sino porque será un periodo trascendental en lo legislativo y en lo económico. Los desafíos que se avecinan, sin embargo, están llamando ya a las puertas del Gobierno y de la oposición con intensidad. Uno de ellos, como se ha dicho, es la regulación del mercado eléctrico o cómo combatir el precio de la luz. Pulsar el interruptor es hoy, en España, un ejercicio económico de riesgo.

La posibilidad de que ese desafío marque la agenda parlamentaria ha cogido vuelo gracias a una iniciativa imprevista. La sucesión de los hechos, este miércoles, fue la siguiente: el diputado de Compromís, Joan Baldoví, avanza por la mañana que su partido junto a Más País (Íñigo Errejón e Inés Sabanés) y Nueva Canarias (Pedro Quevedo) registrarán en el Congreso una petición para investigar el mercado eléctrico. Por la tarde, en la Diputación Permanente, el representante de la formación valenciana oficializa la propuesta. Para entonces, el texto ha quedado registrado tras recibir la firma de Quevedo, la última en llegar. Acto seguido, el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, manifiesta su apoyo. Los representantes de Unidas Podemos y del PSOE no dicen nada en público al respecto, pero en la formación morada están sopesando la iniciativa.

La dirección de Pablo Echenique ha decidido apoyarla, así que presionará al PSOE para que acepte la comisión de investigación y permita que supere el veto en dos de las instancias parlamentarias que funcionan como filtro: la Mesa y la Junta de Portavoces. En Unidas Podemos consideran crucial ese trabajo de esclarecimiento a sabiendas de que puede incomodar a los socialistas, aunque, añaden las fuentes consultadas, buscarán que el trabajo sea más pedagógico que político. Otra cosa serán las conclusiones.

Los filtros parlamentarios

La Mesa, órgano de gobierno de la Cámara, se reunirá la semana que viene y entre los asuntos a tratar figurará esta petición. Los letrados, la víspera, redactarán la valoración jurídica de la solicitud, que suele ser un párrafo conciso. Los nueve integrantes (tres PSOE, tres Unidas Podemos, dos PP y uno Vox) analizarán el texto de los proponentes y el criterio de los técnicos antes de tomar una decisión. Por regla general, la mayoría avala el parecer de los letrados, aunque hay excepciones. Que los tres representantes socialistas (Meritxell Batet, la presidenta; Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, y Sofía Herranz) digan sí es clave para que la iniciativa tenga recorrido, pues fuentes de los grupos solicitantes dan por hecho que PP y Vox la rechazarán.

Foto: Montero y Echenique, durante una sesión en el Congreso. (EFE)

Superada esta fase, si es el caso, tocará el turno de la Junta de Portavoces, el órgano que reúne a los miembros de la Mesa, a la dirección de los grupos y al secretario de Estado de Relaciones con las Cortes. Su cometido principal es organizar los órdenes del día de las sesiones plenarias del Congreso, es decir, qué cuestiones se debatirán o se descartarán. Si la posición mayoritaria es a favor de la comisión, fijará un día para el debate. Si es en contra, eludirá una fecha y la petición morirá. No hay término medio. Obviamente, la posición del PSOE, también aquí, resulta fundamental.

El Confidencial ha sondeado a los partidos del bloque de la investidura para calibrar la viabilidad de la iniciativa. La mayoría, entre ellos ERC y EH Bildu, está de acuerdo. Los partidos de la oposición de centroderecha y derecha no han perfilado todavía su posición. Fuentes del Gobierno y de la dirección del grupo socialista han reconocido no tener conocimiento de la petición. Esperarán las llamadas de sus aliados.

Por qué los apoyos

La exposición de motivos de la propuesta retrocede a las cifras récord del precio de la luz registradas hace dos semanas, aproximadamente. La realidad del mercado eléctrico español ha desbordado los números y Más País, Compromís y Nueva Canarias apuntan al responsable en las primeras líneas: el modelo "se encuentra en manos de las compañías del oligopolio energético, principal causante de un encarecimiento desmesurado de la energía" y del "recibo de electricidad más alto de Europa". No solo "perpetúa la intolerable lacra de la pobreza energética", sino que además sortea los intentos de mitigación del Gobierno y consagra "la opacidad, el descontrol y la arbitrariedad". Por si fuera poco, añaden los proponentes, "a corto y medio plazo el precio de la luz va a continuar disparado".

Foto: Foto: Reuters.

El texto es tremendamente crítico con las empresas del sector y con la composición de sus consejos de administración, en cuyas nóminas aparecen exministros del PP y del PSOE. A su vez, destaca que, a pesar de las dificultades de los ciudadanos para llegar a final de mes con solvencia, "las cuentas de resultados de las compañías eléctricas nunca han presentado unos beneficios tan altos desde la liberalización del sector".

Asimismo, tras la alusión al contexto de cambio climático, los partidos firmantes delimitan el campo de la investigación, que puede resumirse en las siguientes líneas:

- La repercusión real que tiene para la ciudadanía y las pequeñas y medianas empresas el incremento de la factura de la luz.

- La reforma del sistema de fijación de precios en el mercado mayorista y la eliminación de los beneficios caídos del cielo.

- Trazar posibles vías hacia un modelo de precios estables y eficiencia energética.

- Contemplar opciones para acabar con "las puertas giratorias" y esclarecer probables prácticas dirigidas a manipular el precio.

Foto: Imagen dela central térmica de Aboño, en Asturias. (Efe)

La comisión, si ve la luz, durará tres meses prorrogables, tras los que redactará un dictamen que, acto seguido, votará el pleno, sin menoscabo de que, si se han apreciado presuntas prácticas irregulares, la Mesa del Congreso se ponga en contacto con la Fiscalía. Es el procedimiento que estipula la Constitución.

Baldoví, en su intervención ante la Diputación Permanente, ha planteado la comisión como un ejercicio de escucha. "Hace falta un debate sereno, en el que opinen los expertos y los políticos callemos", ha dicho. Mientras Unidas Podemos, ERC y EH Bildu apoyan la formación de este organismo, el PNV pone matices. Es partidario de una reflexión y de un debate sosegado, apuntan fuentes de la formación vasca, pero el cauce para conseguirlo ya está marcado: basta con crear una subcomisión o una ponencia en la Comisión de Transición Ecológica, la misma a la que Teresa Ribera acudirá el lunes próximo a instancias de los grupos. De todos, como ha quedado plasmado en la Diputación Permanente.

La presión de Unidas Podemos

La formación morada dialogará con el PSOE en dos campos. Al mismo tiempo que procurará atraer a los socialistas a la pertinencia de la comisión de investigación, los ministerios de Derechos Sociales y de Consumo hablarán con la vicepresidenta del ramo. Ya hace tres días propusieron algunas líneas maestras de negociación, como un precio fijo para la energía nuclear y uno máximo para la hidroeléctrica, de lo que se encargaría, en ambos casos, una auditoría. Así lo explicaron en una carta que Ione Belarra y Alberto Garzón enviaron a Ribera, han informado a El Confidencial fuentes de Unidas Podemos. El partido de Yolanda Díaz seguirá defendiendo la conveniencia de una empresa pública.

Había tres frentes abiertos entre los socios de la coalición. Aunque no se airean las discrepancias con la beligerancia de antaño, tampoco se silencian. La regulación del mercado eléctrico para conseguir el abaratamiento de la luz es uno que sigue activo. Otro que ocupará la escena política a partir de la semana que viene será el de los alquileres, que empieza a ser inaplazable para la formación que antes lideraba Pablo Iglesias. El tercero es el que ha quedado resuelto, al menos de momento, pues, con la rectificación de los procesos de devolución de menores a Marruecos desde Ceuta, Unidas Podemos se apunta un tanto, expresan fuentes de este sector gubernamental.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe en el Palacio de la Moncloa al presidente de Ceuta, Juan Jesús Vivas. (EFE)

En el instante en que Pedro Sánchez y el presidente de Ceuta, Juan Jesús Vivas, han acordado acometer los retornos conforme a la Ley de Extranjería, en la que prima la protección de sus derechos por encima de cualesquiera otras consideraciones, el departamento que dirige Ione Belarra ha respirado con satisfacción. "Es justo lo que se pidió por carta a Fernando Grande-Marlaska", recuerdan las fuentes.

Uno solventado, otro activo y un tercero que está por venir. Los frentes abiertos de los socios de la coalición darán que hablar. No es de extrañar, visto lo visto, que los diputados tengan la sensación de que llegarán a diciembre más cansados que como llegaron a julio pasado. Otoño intenso.

Un movimiento de cuatro diputados, Íñigo Errejón entre ellos, ha provocado una perturbación en la discrepancia más o menos controlada que PSOE y Unidas Podemos tienen sobre cómo regular el mercado eléctrico y lograr un abaratamiento del precio de la luz. Más País, Compromís y Nueva Canarias registraron este miércoles una petición de comisión de investigación sobre un sector que nuevamente está situando la tarifa en cifras récord, rondando los 123 euros el megavatio hora, un máximo histórico, y Unidas Podemos está a favor, hasta tal punto que presionará al PSOE para que también lo esté y la iniciativa pueda cuajar.

PSOE Teresa Ribera Comisión de investigación Unidas Podemos
El redactor recomienda