Cuenta atrás en Kabul: España acelera la evacuación bajo el ultimátum talibán
  1. España
Éxodo de Afganistán

Cuenta atrás en Kabul: España acelera la evacuación bajo el ultimátum talibán

Los españoles, desplegados en la puerta sur del aeropuerto, agilizan las identificaciones de colaboradores y amplían los grupos de rescatados en la recta final de la misión

placeholder Foto: Tropas del ejército estadounidense en el aeropuerto de Kabul, el 21 de agosto. (EFE)
Tropas del ejército estadounidense en el aeropuerto de Kabul, el 21 de agosto. (EFE)

'Abbey Gate' o la puerta sur del aeropuerto internacional de Kabul es el lugar en el que permanecen desplegadas las fuerzas españolas presentes en el aeródromo. Según informan a El Confidencial fuentes al tanto de las labores de evacuación, los filtros se han agilizado con el paso de los días. Eso ha permitido aumentar las identificaciones de los colaboradores "afganos españoles" y aumentar los grupos que, en muchos casos, esperan ya desde el interior del recinto, en una zona segura, a la llegada de los vuelos fletados por el Ministerio de Defensa.

Esta es la situación que transmitían a primera hora de este martes los operativos sobre el terreno cuando ya se conocía que los talibanes han fijado el 31 de agosto como fecha límite a la presencia de occidentales en Afganistán. Eso incluye el aeropuerto. La comunidad internacional permanece a la espera de conocer si EEUU acepta el ultimátum de los integristas para evitar riesgos o si prolonga la misión atendiendo a los miles de personas que siguen queriendo salir del país tras haber prestado servicios para la OTAN en estas últimas dos décadas.

Una frase atribuida a los afganos, dirigida a alguno de los imperios que les han invadido a lo largo de la historia, vaticinaba el desenlace que ha tenido la última presencia extranjera en el país: “Vosotros tenéis los relojes, pero nosotros tenemos el tiempo”. Ahora, tras el caos provocado por su inesperado y rápido avance, los integristas pastunes pueden presumir de tener el tiempo y los relojes que marcan la cuenta atrás de la evacuación. Tras su reunión en el G7, el líder norteamericano, Joe Biden, ha mantenido la fecha de 31 de agosto para su salida. Francia ya ha comunicado que suspenderá sus evacuaciones el jueves si no hay cambios. En el aeropuerto se baraja la posibilidad de que los británicos hagan lo propio el viernes.

Desde España, la ministra de Defensa, Margarita Robles, no ha dado una fecha concreta. Insiste en el relato que aboga por permanecer en Kabul hasta el último momento posible para salvar al mayor número de gente. Y, ayer por la tarde, aseguraba que la operación para salir del aeródromo para intentar rescatar a los colaboradores atrapados en la ciudad está prácticamente en marcha. "Hay una opción y se está trabajando", ahondó, mientras que el jemad, almirante Teodoro López Calderón, puntualizó: "Sí existe una posibilidad de salir fuera y se va a hacer, se está haciendo. En las cercanías del aeropuerto parece que sí que se puede, ahora se puede hacer algo y se está haciendo, pero fuera de Kabul nada".

Salida escalonada

Apenas resta una semana para el 31 de agosto. Fuentes operativas consultadas por El Confidencial dan por hecho que, si EEUU sale ese día, el resto de países tendrán que ir abandonando el aeropuerto las jornadas previas por una mera cuestión de tiempo. Los permisos para aterrizar y despegar —gestionados por las fuerzas estadounidenses— son muy disputados y no podrían evacuar todos a la vez. Dan a entender que solo los militares norteamericanos necesitarán mucho tiempo para dejar Afganistán dentro del plazo impuesto por los talibanes.

Foto: El primer avión para evacuar españoles y afganos despega de Kabul. (Ministerio de Defensa)

Robles se daba casi por vencida con aquellos colaboradores afganos que no hayan llegado todavía a la capital procedentes de otras provincias afganas, principalmente Herat. Esa es la región en la que estuvieron durante años destinados las tropas españolas. Las fuentes consultadas coinciden con ese diagnóstico. Más allá de la posible operación sobre Kabul —para lo que es necesario el permiso de los talibanes—, nadie que no esté ya en el perímetro exterior del aeródromo saldrá de Afganistán. Pero con todo se muestran optimistas con sacar una cifra elevada.

Dan cuenta de una mayor estabilidad en comparación con los primeros días de éxodo. A finales de la semana pasada, una fuente consultada por este periódico calculaba entre dos y tres días el tiempo necesario para llegar a alguna de las puertas del aeropuerto entre empujones y condiciones adversas. Gritos de “España, España” o el agitar trapos rojos y amarillos son la contraseña para activar la actuación de las fuerzas desplegadas en el país. El plan funciona, especialmente cuando los militares del resto de países son informados de la proximidad de uno de los vuelos gestionados por Defensa. Este martes, las redes sociales han difundido un vídeo en el que se aprecia uno de esos momentos en los que los efectivos españoles introducen desde el tumulto a un grupo de afganos que responden a esa señal.

Además de las fuerzas estables en 'Abbey Gate', otro grupo del contingente español mantiene una actividad móvil. Se desplazan a cualquiera de las otras puertas de acceso cuando algún país presente en ellas informa de la llegada de algún afgano que dice haber trabajado para España. A los 17 policías nacionales se sumaron en los últimos días otros tres miembros del Grupo Especial de Operaciones (GEO). Las fuentes consultadas indican que se trata de agentes especializados en materias que eran necesarias sobre el terreno.

Defensa decidió también el traslado de un grupo de Fuerzas Especiales. Las fuentes consultadas por El Confidencial los cifran en una docena de militares más. Se suman a las varias decenas que ya estaban en el aeropuerto y al centenar que colabora desde Dubái, desde donde se ha establecido el puente aéreo con Kabul para las evacuaciones.

Compromisos internacionales

España trabaja en tratar de ampliar algo las capacidades de vuelo para traer más gente. El incremento en las cifras se ha notado ya en las últimas evacuaciones. Algunos cálculos estiman que el número total supere los 2.000 rescatados en los aviones gestionados por Defensa. España está asumiendo compromisos para garantizar la salida de colaboradores de otros países e incluso periodistas mujeres o activistas de ONG afganas, también de trabajadores de la OTAN. Esto se suma a las evacuaciones de personal del Servicio Europeo de Acción Exterior de la UE incluidos al menos en el primer vuelo del pasado miércoles.

Foto: Pedro Sánchez junto a la presidenta de la CE, Ursula Von der Leyen. (Reuters)

La actual agilidad de los filtros permite que todo vaya más fluido. España ha llegado a tener una bolsa de casi medio millar de personas en la zona segura del aeropuerto a la espera de los vuelos de Defensa. Los efectivos están instalados en la zona militar del aeródromo. Es como un acuartelamiento. Allí tienen literas en las que dormir, y un espacio para asearse o comer.

Ante la perspectiva de un incremento en las llegadas, el Ministerio de Inclusión, Seguridad y Migraciones también está acelerando la reubicación de los que llegan a la 'ciudad' improvisada en Torrejón de Ardoz con 800 plazas. Buena parte de los que han solicitado protección internacional para quedarse en España ya han sido derivados en las comunidades autónomas. Decenas de los que trabajaron para la UE están ya en otros países. Hasta la fecha solo ha habido un positivo por covid: una menor de edad que llegó en el vuelo del domingo con 177 pasajeros. Tanto su familia como sus contactos estrechos en el avión han dado negativo.

Talibán
El redactor recomienda