Es noticia
Menú
De conocer al rey a huir de Kabul: "Mi oficina estaba cerrada y pensé que algo iba a pasar"
  1. España
Entrevista

De conocer al rey a huir de Kabul: "Mi oficina estaba cerrada y pensé que algo iba a pasar"

El traductor Salem Wahdat, a salvo desde el sábado en Turquía, lamenta que España empezase tarde la evacuación ya que algunos de sus excompañeros pidieron salir cuando empeoró la situación

Foto: Salem Wahdat saluda al rey Juan Carlos en Madrid en 2012, durante la presentación de Cartas Credenciales del embajador de Afganistán Massoud Khalili.
Salem Wahdat saluda al rey Juan Carlos en Madrid en 2012, durante la presentación de Cartas Credenciales del embajador de Afganistán Massoud Khalili.

Salem Wahdat (Kabul, 1982) trabajó durante años para las tropas españolas en Afganistán. También para la embajada en España donde conoció al rey emérito. Hasta la caída del Gobierno de Ahsraf Ghani, prestaba servicios para el consejero de Seguridad de su país. El sábado decidió huir en el primer vuelo que encontró. Tomó la decisión al ver que ninguno de sus jefes había ido a trabajar y las oficinas gubernamentales estaban vacías. A salvo desde Turquía, advierte que España ha empezado muy tarde la evacuación y denuncia que hay traductores que llevaban tiempo pidiendo salir del país y se les negó la opción. Ahora, sus excompañeros tienen miedo de salir de casa para ir al aeropuerto.

P. ¿Cuándo empezó a trabajar para España?

R. Cuando cayeron los talibanes en 2001 yo empecé a estudiar en la Universidad de Kabul la Lengua y Literatura española. Yo fui con los ejércitos españoles a la provincia de Badghis, ahí empecé mi trabajo como intérprete y traductor español. En Badghis estuve tres años. Soy de Kabul, pero me llevaron porque cuando España llegó a Afganistán solo unas diez personas sabían español.

P. ¿Por qué decidió estudiar español?

R. Porque después de la caída de los talibanes pensé que tenía que estudiar una lengua que no supiera nadie. Y después descubrí a García Lorca y a otros autores. El español es una lengua que, como la persa, ha valorado mucho la literatura y la poesía.

P. ¿Usted es tayiko? [los talibanes son de la etnia pastún]

R. Sí.

P. ¿Cuántos años tiene?

R. Cuarenta menos uno.

P. ¿Desde cuándo está usted fuera de Afganistán?

R. Yo he salido hace tres días con un avión comercial de Kabul hasta Turquía. Ahora mismo estoy en Estambul.

"Vi que en el palacio no había nadie, solo los guardias. Sabía que algo iba a pasar"

P. ¿Cómo lo ha conseguido?

R. En el último año estuve trabajando con el consejero de Seguridad de Afganistán. Fui el sábado a mi oficina, a cien metros del palacio del presidente, como un día normal. Yo sabía que los talibanes estaban muy cerca, pero fui un poco a ver qué pasa. Vi que en el palacio no había nadie, solo estaban los guardias. Mi oficina estaba cerrada y sellada, el resto también y la cafetería, entonces pensé que algo iba a pasar. Un día antes pensaba que los talibanes no iban a entrar en Kabul, pero he visto estas cosas y sabía que algo iba a pasar. Fui directamente al banco, tenía un poco de dinero, había dos mil personas queriendo sacar su dinero. Yo pude sacar un poco y fui a la agencia de viajes y compré un billete. Tuve que pagar cuatro o cinco veces más que su valor. Fui a mi casa y directamente al aeropuerto.

P. ¿Con quién se ha ido?

R. Solo. No pude llevar a nadie más. No había sitio en el avión y tampoco tenía dinero para llevar a toda mi familia. Mi madre y mis hermanos querían que yo saliera primero. Si me quedaba en la casa, a lo mejor ellos [los talibanes] matan a todos.

P. ¿A quién ha dejado en Kabul?

R. En Kabul he dejado a cuatro hermanos, tres hermanas, mi madre y mis sobrinos, que estaban viviendo en la misma casa conmigo. Solo mis niños han salido de Afganistán hace un mes.

P. ¿Cuántos hijos tiene?

R. Tengo cuatro: el primero nació en España, la segunda en Afganistán y el tercero y el cuarto en Canadá. Todos están ahora en Canadá. Yo trabajé allí tres años como diplomático.

P. ¿Está casado?

R. Sí, con una afgana. Somos afganos, en ocho años, tenemos ocho hijos, nos gustan mucho los niños. Cuarenta años de guerra necesitan muchas personas porque si salen de casa a lo mejor no vuelven (bromea).

P. ¿Todavía tiene ánimo para bromear?

R. La situación se repite cada año en Afganistán.

P. ¿Por qué eligió Turquía?

R. Porque solo tenía pasaporte diplomático, que no necesita visado para entrar en Turquía. La otra opción era Irán pero ahí no quería ir porque hubiese sido escapar de los talibanes para ir con otros talibanes.

placeholder Salem Wahdat.
Salem Wahdat.

P. ¿Su mujer está a salvo también en Canadá?

R. Sí.

P. ¿Por qué tiene una foto con el Rey de España?

R. También trabajé en 2012 en la embajada de Afganistán en Madrid.

P. ¿Ha podido hablar con sus excompañeros traductores en Afganistán?

R. He podido hablar con un chico que estaba esperando el avión militar de España que les recoge en Kabul, pero me ha dicho que tienen miedo de ir desde su casa hasta el aeropuerto. Él dice que tiene el mismo problema que yo estuve pensando: los talibanes saben que todos los intérpretes van a ir al aeropuerto. Si tú eres intérprete y quieres ir al aeropuerto, los talibanes van a poner un checkpoint. Tienes que llevar los documentos de intérprete o de que lo fuiste. Si ellos te miran los documentos… todos tienen miedo de ir al aeropuerto porque saben que sin el documento no pueden entrar. España ha empezado muy tarde y ahora es muy difícil.

P. ¿Le han explicado cómo están contactando con ellos las autoridades españolas?

R. Muy difícil, algunos no contestan. Otros han apagado sus teléfonos. Si envías un mensaje diciendo que estás en peligro, no te contestan nunca. Te dicen que no pueden hacer nada. Antes trataban de la misma manera. A mi un español nunca me ha llamado para preguntarme cómo estoy. Yo sé que estudié español por mi, no por España. Yo trabajé tres años con los españoles y puse en peligro mi vida con ellos. Esto a veces duele y piensas que no vales nada. Con los militares siempre bien, estoy hablando de la embajada. Ahora tendrían que haber empezado [la evacuación] antes, como los americanos. Por ejemplo, en 2015, España ofreció dos opciones a los trabajadores afganos: cobrar 10.000 euros o ir a España.

P. Hubo un grupo de 34 que optó por ir a España...

R. Hay un grupo que eligió irse y otros cobraron, pero cuando ha empeorado la situación de seguridad, como este año, muchos fueron a la embajada y pidieron ir a España. Lo que les dijeron es que si habían cobrado ya no tenían derecho a ir.

P. ¿Cuántos traductores de español quedan en Afganistán?

R. Más o menos cien personas con sus familias o más.

Salem Wahdat (Kabul, 1982) trabajó durante años para las tropas españolas en Afganistán. También para la embajada en España donde conoció al rey emérito. Hasta la caída del Gobierno de Ahsraf Ghani, prestaba servicios para el consejero de Seguridad de su país. El sábado decidió huir en el primer vuelo que encontró. Tomó la decisión al ver que ninguno de sus jefes había ido a trabajar y las oficinas gubernamentales estaban vacías. A salvo desde Turquía, advierte que España ha empezado muy tarde la evacuación y denuncia que hay traductores que llevaban tiempo pidiendo salir del país y se les negó la opción. Ahora, sus excompañeros tienen miedo de salir de casa para ir al aeropuerto.

Afganistán Canadá Irán