La enésima polémica de Marlaska: el ministro juez vuelve a tropezar con la Justicia
  1. España
POR LAS DEVOLUCIONES DE MENORES

La enésima polémica de Marlaska: el ministro juez vuelve a tropezar con la Justicia

El procedimiento elegido por Interior para la repatriación de los menores marroquíes es censurado por la Fiscalía y por un juez. No es la primera vez que los antiguos colegas del exmagistrado condenan sus políticas

Foto: Grande-Marlaska llega a Ceuta el pasado mes de mayo. (EFE)
Grande-Marlaska llega a Ceuta el pasado mes de mayo. (EFE)

Todos hemos estado informados en los términos necesarios y precisos”. La frase es del ministro Fernando Grande-Marlaska y la cuestión a la que alude y sobre la que 'todos' estaban al corriente es el acuerdo alcanzado con Marruecos para la devolución de los menores que accedieron a Ceuta durante la crisis migratoria del pasado mayo. Y por 'todos', el titular de Interior se refiere a la Fiscalía y al Departamento de Derechos Sociales, capitaneado por Ione Belarra, también secretaria general de Podemos. Pero, si se atiende a lo dicho por estos dos últimos, nadie estaba al tanto de nada. La operación ha supuesto el retorno al reino alauí de cerca de 60 niños desde el pasado viernes y constituye la enésima polémica en que se ha visto envuelto el titular de Interior, quien este lunes justificaba el proceder mientras su socio de gobierno y el Ministerio Público insistían en que no habían sido informados previamente. Algo que en el último supuesto puede constituir directamente una ilegalidad.

Fuentes de la Fiscalía de Ceuta, órgano que mantiene abierta una investigación para determinar si las devoluciones se han ajustado a la ley, remarcaban ayer a El Confidencial que no tenían conocimiento previo de la operación, un mecanismo en el que, precisamente, el Ministerio Público está obligado a informar y supervisar. Pero este no es el único frente judicial abierto: también este lunes, el titular del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Ceuta paralizaba de forma cautelar la devolución de los menores. El juez, en un duro auto, reprochó al departamento que dirige Grande-Marlaska la falta de garantías con que se han estado ejecutando las repatriaciones.

Foto: Foto: EFE.

No es la primera vez que el titular de Interior, juez de carrera, se ve cuestionado por sus antiguos colegas. Precisamente, atendiendo al origen del ministro, —magistrado de la Audiencia Nacional, llegó a presidir la sala de lo Penal—, su punto fuerte debía ser el ámbito jurídico, pero por este flanco han explotado algunas de las polémicas más sonadas en que se ha visto envuelto. Entre ellas, la sentencia que obligó a su departamento a restituir en su puesto al coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos. O su defensa sobre la actuación policial para el control de determinadas fiestas ilegales durante la pandemia, después de que varios agentes irrumpieran en casas particulares bajo el método conocido popularmente como 'patada en la puerta', y sobre el que la Audiencia Provincial de Madrid resolvió que se había producido un “exceso en el ejercicio de la autoridad, con infracción del derecho a la inviolabilidad del domicilio”.

El nombramiento mismo del ministro no estuvo exento de controversia. Grande-Marlaska fue en su día vocal del Consejo General del Poder Judicial a propuesta del PP, y aunque es uno de los cargos independientes del Gobierno, desde que ostenta la cartera de Interior su vínculo con el PSOE ha crecido de forma notoria, hasta encabezar la lista electoral de los socialistas por Cádiz en las generales de noviembre de 2019. Y aunque los muchos escándalos en que se ha visto envuelto provocaron que muchos augurasen que su nombre sería uno de los que conformarían la lista de cesados con que el presidente, Pedro Sánchez, renovó su Ejecutivo a principios de julio, nada más lejos de la realidad.

Foto: Marlaska. (EFE)

Grande-Marlaska continuó en el cargo y lo hizo, entre otros motivos, como detalló El Confidencial, por sus buenas relaciones con Marruecos. El acuerdo cerrado para la devolución de los menores, desde luego, habría sido impensable hace unos meses, cuando el reino alauí alentó a decenas de niños, poniendo en peligro sus vidas, a cruzar la frontera con España en respuesta al ingreso en un hospital de Logroño del líder del frente polisario, Brahim Ghali. El exjuez mantiene muy buenos contactos con la policía marroquí y estos habrían sido clave para la restitución de relaciones entre los dos países.

Marlaska vs. Belarra

La política migratoria ha provocado más de un fuego en el Ministerio del Interior. A la devolución de los menores marroquíes se suma la gestión que se hizo el pasado febrero de la llegada de centenares de personas a las costas de Canarias. Fue un episodio en el que también quedaron patentes las diferencias entre los dos partidos que sustentan el Gobierno. Podemos exigió entonces, a través de una carta remitida a Grande-Marlaska, que se trasladase de forma “urgente” a los migrantes que comenzaban a agolparse en los campamentos temporales levantados en las islas.

Foto: La ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra. (EFE)

El hacinamiento de los migrantes podía constituir, según los morados, una vulneración de derechos fundamentales y de los estándares de protección internacionales. Es más, la formación llegó a señalar que el proceder del Ministerio del Interior comenzaba a parecerse, “de forma preocupante”, a la política que habían seguido otros países europeos en el Mediterráneo central. A pesar de las críticas, el departamento de Grande-Marlaska no movió ni un ápice su estrategia.

"Por ningún medio y en ningún momento", contestó Belarra este lunes a Grande-Marlaska. El titular de Interior, en una entrevista en la Cadena SER, y hasta en tres ocasiones, había asegurado a primera hora de la mañana que el departamento de la primera tenía conocimiento de la operación cerrada con Marruecos: “Estamos perfectamente conectados, interrelacionados, trabajamos día a día en muchos asuntos que nos conciernen recíprocamente. Somos un mismo Gobierno. He tenido comunicación con ella”.

El ministro, por cierto, también defendió que el procedimiento contaba con todas las garantías y que “por supuesto” cumplía con todos los requisitos legales. Lo dijo horas antes de que un juez suspendiese cautelarmente las devoluciones.

Todos hemos estado informados en los términos necesarios y precisos”. La frase es del ministro Fernando Grande-Marlaska y la cuestión a la que alude y sobre la que 'todos' estaban al corriente es el acuerdo alcanzado con Marruecos para la devolución de los menores que accedieron a Ceuta durante la crisis migratoria del pasado mayo. Y por 'todos', el titular de Interior se refiere a la Fiscalía y al Departamento de Derechos Sociales, capitaneado por Ione Belarra, también secretaria general de Podemos. Pero, si se atiende a lo dicho por estos dos últimos, nadie estaba al tanto de nada. La operación ha supuesto el retorno al reino alauí de cerca de 60 niños desde el pasado viernes y constituye la enésima polémica en que se ha visto envuelto el titular de Interior, quien este lunes justificaba el proceder mientras su socio de gobierno y el Ministerio Público insistían en que no habían sido informados previamente. Algo que en el último supuesto puede constituir directamente una ilegalidad.

Fernando Grande-Marlaska Pedro Sánchez Ceuta Ministerio del Interior Inmigración Ione Belarra
El redactor recomienda