La ampliación de infraestructuras estratégicas tensiona el PSOE y a sus socios
  1. España
PRAT, BARAJAS Y AHORA VALENCIA

La ampliación de infraestructuras estratégicas tensiona el PSOE y a sus socios

Los proyectos de El Prat y Barajas, a los que ahora se suma la posible ampliación del puerto de Valencia, han puesto contra las cuerdas la relación entre los socialistas y sus socios de gobierno

Foto: La líder de UP, Yolanda Díaz. (EFE)
La líder de UP, Yolanda Díaz. (EFE)

La intención del Gobierno de ampliar los aeropuertos de Barajas y El Prat sigue generando polémica entre sus socios, que se niegan a ceder ante los planes del PSOE. “No sé en qué mundo viven, a lo mejor quieren llenarse los bolsillos y correr. No es moral ni ético, es indecente y ya está”, ha afirmado Mónica Oltra, vicepresidenta valenciana y portavoz de Compromís, a propósito también de la pretensión de ampliar el puerto de Valencia. Las críticas y los frentes se multiplican. Además, en Unidas Podemos parecen haber encontrado la ventana perfecta para marcar diferencias con los socialistas y definir un perfil propio en la cuestión medioambiental.

“Es imprescindible que llevemos a cabo una transición ecológica justa urgente”, escribía el pasado lunes en su cuenta de Twitter la secretaria general de Podemos, Ione Belarra. Y aunque no hacía una mención explícita a El Prat o a Barajas, son conocidas las dudas que ha planteado de forma privada el sector morado en Moncloa, así como el rechazo público de los comunes, mientras que el presidente del Gobierno vincula las obras a la recuperación económica.

Entre los de Yolanda Díaz, el descontento es palpable, y aunque los ministros de UP abogan por negociar con discreción, muchos de sus diputados sí se han manifestado al respecto. El último ha sido Pablo Echenique, quien este lunes ha respondido a un tuit del ministro Miquel Iceta, polemizando sobre las posibles consecuencias de las ampliaciones. De acuerdo con el IPCC, en 2100 la zona en que se levanta el aeropuerto catalán quedaría por debajo del nivel del mar.

Algo similar ha sucedido con Juantxo López de Uralde, líder de Alianza Verde (formación ecológica integrada en UP), que reclama la “rectificación” de Pedro Sánchez, y ha asegurado en la Cadena SER que “ampliar El Prat no es una decisión correcta”, porque “no vale por un lado aprobar una ley de cambio climático y por otro hacer políticas que vayan en contra de esas decisiones”. Señaló también que “el compromiso climático del Gobierno es contradictorio con la construcción de determinadas infraestructuras”. En Radio Euskadi, insistió en recordarle al presidente que “la crisis ecológica es una lucha prioritaria en la que no se puede flojear porque haya otros intereses”.

La diputada Sofía Castañón destacó en una entrevista con RNE: “No podemos hablar de transición ecológica y después ampliar el aeropuerto de El Prat cuando nos encontramos en una evidente crisis climática”. “Es una enorme incongruencia”, ahondó. Es llamativo también un tuit de Aina Vidal, diputada de En Comú Podem, que afirma que los comunes no forman parte del acuerdo ni lo comparten. Y añade: “Hemos sido claras desde del principio: la emergencia climática no es compatible con la ampliación del aeropuerto de El Prat. Se salta la mesa de negociación prevista y el sentido común”.

Foto: Un avión sobrevuela las inmediaciones de La Ricarda. (EFE)

Errejón y Oltra, en la línea de UP

Por su parte, el líder de Más País, Íñigo Errejón, también a través de Twitter, defendió que si se quiere actuar contra el cambio climático hay que “cancelar ya la ampliación de los aeropuertos de Barajas y El Prat”. Mónica Oltra criticaba estos proyectos con motivo del debate sobre el proyecto del puerto de Valencia, que también rechaza por su impacto medioambiental: “Quien no quiera darse cuenta está en la negación o no lo quiere ver, vale para los puertos y para los aeropuertos”, ha dicho, según recoge EFE.

Las idas y venidas entre el Gobierno central y los de ambas Generalitats están generando mucho más ruido y problemas de los que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana pudo sospechar. La condición de que los tres ejecutivos sean de coalición supone que haya hasta seis formaciones políticas implicadas: el PSOE (el nacional y el valenciano), Unidas Podemos, Compromís, Esquerra Republicana y Junts per Catalunya. Los cinco primeros, de corte progresista, siempre han apostado por el medio ambiente, y ahora tienen la oportunidad de mostrar sus verdaderas cartas.

Valencia Yolanda Díaz Mònica Oltra Pablo Echenique Pedro Sánchez Miquel Iceta Más País
El redactor recomienda