Inmigración, derechos digitales y ecología: Cs impulsará leyes ideológicas lejos del PP
  1. España
REDEFINICIÓN DEL PARTIDO

Inmigración, derechos digitales y ecología: Cs impulsará leyes ideológicas lejos del PP

Sin renunciar a coaliciones con el PP en el futuro, Arrimadas se empeña en defender un proyecto propio, liberal en todas sus vertientes, con propuestas que verán la luz tras el verano

placeholder Foto: La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas. (EFE)
La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas. (EFE)

La convención nacional que Ciudadanos celebró este fin de semana marca un punto de inflexión. A pesar del momento crítico que vive la formación tras los malos resultados de varias citas electorales y el empeño del PP en la absorción, Inés Arrimadas tiene pensado ahondar en la redefinición ideológica de su partido como proyecto liberal. Despejada la incógnita que tantos cuadros tenían en mente después de meses duros y un debate sobre la posible integración dentro del partido de Pablo Casado (Arrimadas fue clara con su “no nos vamos a rendir”), Ciudadanos seguirá avanzando en novedades ideológicas y programáticas de cara al próximo ciclo electoral.

Y el objetivo es insistir en que la suya es una opción política propia, alejada de muchos postulados del PP y que mira al electorado con una propuesta distinta. Aunque en la ejecutiva defienden oficialmente que “siguen siendo el mismo partido de centro y liberal de siempre”, fuentes del entorno de la presidenta reconocen que la convención ha marcado un antes y un después. Ahora es el turno de hacer “mucha pedagogía”, aseguran, y tratar de explicar a la sociedad el proyecto liberal en todas sus vertientes, asumiendo que en los últimos tiempos no ha existido una cultura así en España, hasta el punto de que lo liberal solo se asociaba a un sector del PP en lo que respecta a economía de la mano de Esperanza Aguirre o Alberto Ruiz-Gallardón.

Por primera vez en su historia, Ciudadanos da prioridad absoluta a las cuestiones ideológicas, abandonando el mantra de “rojos y azules” que tanto aprovechó Albert Rivera durante años, para hablar de “socialdemócratas y conservadores”. Un lenguaje más reconocible en la Unión Europea. Pero, sobre todo, para insistir en que su partido sí tiene ideología y la defiende.

Foto: La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas. (EFE)

En la convención nacional, además de reivindicarse como único partido liberal (apoyándose, de hecho, en su familia de Renew en Bruselas, cuyos representantes dejaron muy claro por boca propia que Ciudadanos es el único partido español en el Parlamento Europeo que representa la opción liberal y empujando a los populares al conservadurismo absoluto), los grupos de trabajo de dirigentes y afiliados trabajaron en propuestas que verán la luz a partir del mes de septiembre. El Consejo General (máximo órgano entre congresos) analizará con detenimiento las 100 propuestas que pasaron los filtros internos y los consensos entre las agrupaciones y los políticos.

Y, según avanzan fuentes del partido a este diario, con la vuelta del verano el plan es seguir ahondando en esas propuestas liberales que definan su proyecto, lejos del PP. Con toda seguridad, escenificarán algunas de ellas en nuevos actos antes de que se celebre la convención del PP en otoño. Entre otras cosas, habrá medidas concretas en materia de ecología, defendiendo el liberalismo verde —que ya avanzó este diario— como una seña de identidad clave a partir de ahora, pero también se verán propuestas en materia de tecnología muy potentes. En la formación, destacan la asignatura pendiente en España para abordar reformas en ese sentido, por ejemplo, en todo lo que respecta a los derechos digitales de la ciudadanía. Habrá un texto propio sobre ese asunto.

Mientras que en materia económica las similitudes entre Ciudadanos y PP son más evidentes (bajada de impuestos y supresión de algunos, mochila austriaca…), en el ámbito social los naranjas tienen claro que deben ser taxativos en las diferencias. En realidad, en muchas votaciones en el Congreso, esa lejanía ya se abre paso desde hace tiempo.

Foto: Pablo Casado, Alberto Núñez Feijóo y Mariano Rajoy. (EFE)

La ley de la eutanasia o la ley de protección a la infancia son dos ejemplos muy recientes en que Ciudadanos ha votado con la izquierda en vez de con PP y Vox. “Ser liberal es también eso. Nosotros no vamos a poner freno al progreso social”, insisten a este diario desde la sede de Ventas, cuartel general naranja. Otra propuesta en la que trabajará Ciudadanos (que también sale de la convención) será en materia de inmigración y, en concreto, poniendo el foco en los derechos de las personas migrantes en España. De nuevo, lejos de los otros partidos de la derecha.

Sin cerrar la puerta a una coalición con el PP

El objetivo es el relanzamiento del liberalismo, dar todo el peso de los pactos al contenido y no tanto a los partidos políticos con los que se firman. La cuestión es que se trata de una operación casi imposible en mitad de la dinámica de política de bloques que impera en este país. También, en gran medida, por la mayor parte de los acuerdos que Ciudadanos cerró con el PP en 2019, incluso en lugares donde sumaba por sí mismo con el PSOE.

Ahora, Ciudadanos quiere salir del agujero en el que se encuentra y, sobre todo, dejar claro que no son lo mismo que el PP. “Y que no lo seremos nunca”, apunta otra dirigente de la ejecutiva nacional. Eso no significa, reconocen, que no puedan llegar a acuerdos, incluso preelectorales, con los populares. El caso nacional es probablemente el más evidente.

Foto: Inés Arrimadas en la convención nacional del partido. (EFE)

Arrimadas está convencida de que el camino emprendido por Pedro Sánchez (con Unidas Podemos en el Gobierno y, sobre todo, sus socios independentistas) no tiene marcha atrás. En la formación naranja, preocupa especialmente la “debilidad institucional” provocada, en su opinión, por el Ejecutivo. Y reconocen como prioridad número uno acabar con ese Gobierno.

De ahí que desde hace tiempo los principales dirigentes no niegan la posibilidad de explorar una alianza con el PP más adelante. Eso sí, insisten, “sin perder la autonomía del partido”. Dicho de otra manera: acuerdos sí, pero manteniendo cada uno su esencia, su nombre y su partido. Arrimadas empleaba una frase muy elocuente este lunes para explicarlo: “En el antisanchismo hay mucha pluralidad. Hay que buscar colaboración, pero no atacarnos entre nosotros. Porque vamos a por electorados distintos”.

placeholder Edmundo Bal, Inés Arrimadas y Marina Bravo. (EFE)
Edmundo Bal, Inés Arrimadas y Marina Bravo. (EFE)

La traducción es evidente: podrían entenderse con Pablo Casado para intentar sacar a Sánchez de la Moncloa, pero no lo harán dentro del PP y competirán por mantener su representación en las instituciones con un proyecto propio.

Otro de los puntos de mayor tensión será el de la relación con Vox. En los pactos de 2019, ya se vivieron momentos complicados cuando el PP se veía obligado a cerrar los acuerdos con el partido de Abascal sin que Ciudadanos se sentara a la mesa, a pesar de que en muchas ocasiones sus votos hicieron presidentes de parlamentos autonómicos a dirigentes naranjas, o dieron luz verde a gobiernos de los que forman parte. En la cúpula actual, hay un convencimiento mayor de que la relación política con los de Abascal debe tomar aún más distancias. El representante del Partido Democrático Liberal de Alemania que acudió a la convención nacional (su partido es similar al de Ciudadanos en la tierra de Angela Merkel) fue tajante al describir su relación con el homólogo alemán de Vox: “No trabajamos con ellos, no hablamos con ellos. Nunca, jamás. Quieren destrozar nuestras democracias”. Los principales cuadros del partido naranja aplaudieron con fuerza.

La convención nacional que Ciudadanos celebró este fin de semana marca un punto de inflexión. A pesar del momento crítico que vive la formación tras los malos resultados de varias citas electorales y el empeño del PP en la absorción, Inés Arrimadas tiene pensado ahondar en la redefinición ideológica de su partido como proyecto liberal. Despejada la incógnita que tantos cuadros tenían en mente después de meses duros y un debate sobre la posible integración dentro del partido de Pablo Casado (Arrimadas fue clara con su “no nos vamos a rendir”), Ciudadanos seguirá avanzando en novedades ideológicas y programáticas de cara al próximo ciclo electoral.

Partido Popular (PP) Inés Arrimadas Pablo Casado
El redactor recomienda