El viaje de Darko al no binarismo: "Nos intentan encasillar en hombre o mujer"
  1. España
IDENTIDAD DE GÉNERO

El viaje de Darko al no binarismo: "Nos intentan encasillar en hombre o mujer"

Fuera de la dualidad hombre o mujer, las personas no binarias quieren alcanzar el reconocimiento de identidad para dejar de sentir 'discriminación' y 'violencia'

Foto: Darko Decimavilla. (J.H.)
Darko Decimavilla. (J.H.)

El encuentro es en Chueca. El día está despejado, hace bastante calor, aunque la brisa del aire da un respiro a la jornada del lunes que prevé lluvia. Los viandantes salen de las tiendas y terminan en alguna de las terrazas donde aún se inhala la flamante semana del Orgullo. Son las 16:00 horas y el no binarismo emerge en la conversación para explicar la identidad propiamente del género. 'Identidad de género' según Fundéu es "la percepción que un sujeto tiene sobre su propio género sin tener en cuenta su sexo biológico".

Darko Decimavilla (Madrid, 1987) se mueve con desparpajo entre lo masculino y lo femenino —pero sin incidir en la androginia—, intercambia gestos y combina su ropa con sus uñas negras mientras sujeta un abanico. Se siente fuera de la dualidad de hombre y de mujer y lamenta que hoy en día no existan datos registrados de las personas no binarias en España. Es activista 'trans' con orientación pansexual —atracción hacia personas independientemente de su género— y persona no binaria centrada en la pedagogía del lenguaje y en la educación sexual. Al sentarse en una de las mesas de la entrada de La Tita Rivera, deja visible su nombre tatuado a los 18 años en la pierna derecha y emplea el lenguaje neutro ('elle'). Luce la palabra 'cisn't' que representa que no es cisgénero, es decir, no se identifica con el género con el que nació, y exhibe el símbolo 'transfeminista' —que representa el masculino, el femenino y el neutro— en tinta negra sobre la piel de su antebrazo izquierdo.

Cuando en 2014 se identificó con la condición de la que sentía parte, dice haber experimentado una libertad que no le aferró a roles asociados con la masculinidad. Ahí fue cuando encajaron todas las piezas de su 'puzzle'. La corriente sociológica sobre la que versa el no binarismo se enmarca en la teoría 'queer' —que engloba la ruptura del binarismo hombre-mujer con las ideas establecidas de la sexualidad— surgida en Estados Unidos a finales del siglo XX. En la Unión Europea, Alemania, Austria y Países Bajos han adaptado sus leyes para dar visibilidad al género no binario. Sin embargo, pese a que recientemente se ha aprobado el anteproyecto de la ley 'trans' en el Consejo de Ministros, todavía no existe un modelo de reconocimiento para personas no binarias en España.

placeholder Darko Decimavilla al inicio de la entrevista con El Confidencial. (J.H.)
Darko Decimavilla al inicio de la entrevista con El Confidencial. (J.H.)

A sus 33 años, se considera no 'binarie' —en género neutro— pues no se identifica ni como hombre ni como mujer. Darko argumenta a El Confidencial que el no binarismo es un término 'paraguas' que engloba muchas identidades. Se define así para lograr su identificación en la sociedad, ya que en sus documentos oficiales figura con el género masculino por sexo de asignación. Por ello, aboga por incluir una casilla en el DNI donde se pueda reflejar que es no binario y alcanzar el reconocimiento de su identidad para dejar de sentir "violencia" y "discriminación".

'Elle' eligió su nombre por la película de ciencia ficción 'Donnie Darko', después de romper con los estereotipos y con los roles de género el día que asistió a una ponencia del Consejo de la Juventud de España, donde denominó a lo que sentía desde su infancia. Piensa que muchas veces la 'transfobia' y la 'LGTBIfobia' se producen por desconocimiento y por falta de educación. "Todas las personas no binarias sufrimos la misma opresión: siempre se nos intenta meter en la casilla de hombre o en la casilla de mujer", apunta para denunciar el rechazo que sufren personas de su colectivo.

El repudio forma parte de su asiduidad diaria. Por ello, se apoya en el término 'malgenerización' para pormenorizar lo que deplora cuando va a hacer la compra porque siente "exclusión" cuando le hablan con el género que interpretan que debería ser. "Sufro miradas todos los días. Denotan que no les gusta nada lo que están viendo y que si pudieran decir lo que piensan, lo dirían. Me han insultado, pero me resbala mucho más un insulto que las miradas, ir en el metro y ver cómo me miran... Estar trabajando y ver cómo me miran supone mucha violencia", sostiene con indignación.

PREGUNTA. ¿Una persona no binaria tiene que ser primero transexual?

RESPUESTA. No es como un antes o un después, sino que va en un 'pack', al menos para mí. Las personas 'trans' por definición no se identifican con el género asignado al nacer y una persona no binaria no puede definirse con el género asignado al nacer porque no te asignan no binario al nacer. Por ende, cualquier persona no binaria sería 'trans'.

P. ¿Qué diferencia hay con el género fluido?

R. Género fluido es una identidad dentro de lo que son las identidades no binarias porque no es ni hombre ni es mujer, al menos no totalmente. Fluye y dependiendo de la etapa vital de la persona puede situarse más cerca de lo que se consideraría hombre o más cerca de lo que se considera mujer.

placeholder El tatuaje de Darko que simboliza su nombre a los 18 años. (J.H.)
El tatuaje de Darko que simboliza su nombre a los 18 años. (J.H.)

P. Dice que prefiere definirse como una persona no binaria de forma general para que le identifique la sociedad. Pero, ¿el lenguaje incluye a toda la población?

R. A título personal uso el neutro: pronombre 'elle'. Normalmente no me siento 'incluide' dentro del lenguaje porque es sexista, machista y se suele usar el masculino genérico que no incluye ni a mujeres ni a personas no binarias. Con esto no quiero decir que todas las personas no binarias usemos el neutro, hay personas no binarias que prefieren usar el masculino, el femenino, el neutro o alguna combinación de ellos. Por eso, creo que lo importante a la hora de hacer pedagogía y de interactuar con una persona es preguntar simplemente y no creo que ninguna persona se vaya a molestar.

Visibilizarse es volver a nacer

P. ¿A qué baño suele entrar en los bares y restaurantes?

R. Normalmente a los espacios a los que voy los baños no tienen carga de género que es algo que me parece estupendo porque al final no me obliga a tener que decidir a qué baño ir. Simplemente voy al que esté libre y creo que podría ser una de las mejores soluciones para incluirnos a personas no binarias. En espacios en los que no hay libres, depende de lo seguro que me parezca el espacio. Lo que no podemos hacer es atacar a personas 'trans' añadiéndoles un apelativo de 'agresores' cuando normalmente a quienes más nos agreden en los baños es a las personas 'trans'.

P. ¿Ha vivido alguna situación incómoda?

R. Ha habido veces que he entrado al baño de chicas porque era el que estaba más limpio y con el que yo me sentía mejor. Allí he sufrido agresiones por parte de mujeres que luego se han solucionado con gente del propio local diciendo "mira, es que aquí entra para ir al baño y punto". Hay muchas veces que quiero ir a maquillarme y en el baño de hombres no hay espejo. Este problema fue hace muchos años y creo que la sociedad está avanzando bastante.

P. Cuenta que se identificó con el no binarismo en 2014 durante una ponencia. ¿Cómo es reconocerse por primera vez con 26 años?

R. Desde 'peque' sentía que no encajaba en ciertos roles, pero en una ponencia del Consejo de la Juventud de España conocí a dos personas no binarias que se definían así y pensé: "Esto me representa". Pasé un proceso bastante duro a nivel psicológico y emocional por sentir que estaba en un sitio en el que no estaba y en el que no era yo. Tanto en el colegio como en el instituto me sentía totalmente fuera de lugar. Sentir que no encajas en un sitio es porque piensas que no es un espacio seguro para ti y eso se debe a que algún tipo de violencia se está ejerciendo sobre ti. Todo el vacío que yo había sentido durante años lo estaba llenando en un año porque el momento de visibilizarte es volver a nacer y cambia tu vida radicalmente.

placeholder Darko después de contar su proceso hacia el no binarismo. (J.H.)
Darko después de contar su proceso hacia el no binarismo. (J.H.)

P. ¿Tuvo alguna referencia para avanzar?

R. No hay referentes porque se nos ha negado. Hace siete años esto no era conocido, pero empecé a juntarme con gente 'trans', 'queer', no binaria y entendí un poco lo que significaba. La persona que más me ha ayudado ha sido Pau Eloy-García, una de las dos personas que me encontré en la ponencia. Donde más he aprendido ha sido en redes sociales siguiendo a personas no binarias porque es muy triste que mis máximos referentes estuvieran en la televisión y fueran La Veneno, Bibiana Fernández o Mauri y Fernando, los personajes gais de 'Aquí no hay quien viva'. Las lecturas están escritas por personas 'queer' o 'transbinarias' y tienen otra perspectiva. Tampoco se me educó en educación sexual, se me educó en poner preservativos a la pata de una mesa y en el sexo solo entre hombres y mujeres. (Ríe).

P. ¿Cuándo se mostró de verdad ante personas de su entorno?

R. Se lo conté a mis padres el verano pasado porque siempre he pensado que no lo iban a entender porque son mayores y les iba a costar mucho entenderlo. Llegó un momento en el que salí en el programa de televisión 'First Dates' como una persona no binaria. En una terraza se lo solté "a las bravas" porque veía necesario contarselo. Quiero pensar que sí que lo entienden y que hacen por entenderlo, pero es un proceso. Hay que entender que mis padres llevan tratandome de una forma toda su vida y les cuesta, pero eso no quita que yo se lo señale. Mi madre esta mañana me ha preguntado "¿cómo quieres que te llame: hijo, hija o 'hije'?", y es un paso. (Se emociona).

placeholder Darko Decimavilla en La Tita Rivera. (J.H.)
Darko Decimavilla en La Tita Rivera. (J.H.)

P. Para que se reconozcan las identidades y los derechos no binarios se requiere activismo grupal. Como activista, asume la presidencia de la primera asociación de no binarios en el país, No Binaries España. ¿Cómo surgió?

R. La asociación nació como una cuenta de Instagram. La creamos mi 'compañere' Kaen y yo para intentar hacer pedagogía, infografías sobre el lenguaje, el término 'paraguas' del no binarismo... Y fue creciendo. Al poco de empezar ya teníamos 2.000 seguidores y la gente nos escribía para colaborar. Fue ahí cuando nos juntamos con Pau, referente tanto como para Kaen como para mí, para crear la asociación. Entregamos los papeles el 28 de julio de 2020 y recibimos la confirmación de que se nos había aceptado la creación el 3 de febrero de este año. En la asociación tenemos un grupo de apoyo que está abierto a cualquier persona no binaria. Ahora, somos150 personas y participamos en estudios y en asambleas.

P. Recientemente se ha aprobado el anteproyecto de la ley 'trans' en el Consejo de Ministros. ¿Se siente 'incluide'?

R. Se deja fuera a mucha gente 'trans' y a las personas no binarias ni se nos menciona. También se ha quitado a las personas migrantes a las que se les exige la partida de nacimiento de su país para poder cambiar el registro en España cuando son personas que están aquí refugiadas, que han huído de su país porque las pueden matar. ¿Cómo van a ir allí a pedir nada? No pueden. Como me dijo la cómica Elsa Ruiz, "¿qué hubiera pasado si en el matrimonio igualitario hubiera sido solo para hombres?" Pues que se hubiera liado pardísima. Ahora, es una ley 'trans' que deja fuera a 'trans'. ¿Cómo se puede permitir eso? Sigue habiendo agresiones y lo que necesitamos es una ley que proteja nuestros derechos y que penalice a las personas que ejercen violencia contra 'nosotres'.

P. ¿Chueca es un refugio para 'no binaries'?

R. Pensamos que Chueca o espacios que son LGTBI+ son seguros para todo el colectivo y no es así. Puede ser un espacio seguro para personas que sean hombres 'cisgais' con cuerpos normativos y sin mucha 'pluma' porque desgraciadamente hay 'plumofobia', 'gorbofobia', 'transfobia' y 'bifobia' dentro del colectivo. Hay que reconstruirse y empezar a entender que la sociedad es diversa, que cada persona somos de una forma y que no hay nada de malo en ello. Al final, lo único que queremos es que nos dejen ser y que nos dejen estar en los espacios sin sufrir violencia.

LGTBI Pedagogía
El redactor recomienda