Sánchez corta el paso a Yolanda Díaz y deja a Podemos sin banderas económicas
  1. España
SMI, REFORMA FISCAL O ALQUILERES

Sánchez corta el paso a Yolanda Díaz y deja a Podemos sin banderas económicas

El PSOE marca terreno sobre sus socios, desplaza sus urgencias respecto a los compromisos y maneja los tiempos. UP, por su parte, exige "más valentía con quien lo pasa mal"

placeholder Foto: La vicepresidenta primera, Carmen Calvo (d), conversa con la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. (EFE)
La vicepresidenta primera, Carmen Calvo (d), conversa con la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. (EFE)

Ni subida del salario mínimo antes de verano, ni reforma fiscal en 2022 ni regulación de los alquileres en los términos exigidos por Unidas Podemos. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, está marcando terreno sobre sus socios, desplazando sus urgencias respecto a los acuerdos programáticos y, en definitiva, manejando los tiempos con vistas a asentar la recuperación económica sin interferencias que puedan frenar el crecimiento y el empleo. Al menos este es el argumento de Moncloa tanto para aplazar la comprometida subida del SMI como la reforma tributaria. El de la estabilidad se utiliza más para la regulación de los alquileres. Todo ello, en un contexto en el que desde la cúpula de Podemos no esconden su temor ante una remodelación del Ejecutivo que disminuya aún más su peso en el Gobierno con un recorte de carteras que afecte también a los ministerios morados.

De cara a la incipiente negociación de los Presupuestos para el próximo año, desde Unidas Podemos se marcaban como objetivo introducir cambios tributarios que aumentasen los impuestos a las rentas altas y los flexibilizasen entre las bajas, pequeñas empresas y autónomos. En esto ya fue taxativo el presidente del Gobierno la semana pasada. No habrá reforma fiscal en los Presupuestos de 2022, avisó a sus socios, aprovechando una breve comparecencia en el Palacio de la Moncloa acompañado del secretario general de ONU, António Guterres. Quedará "pendiente". Sin embargo, este aplazamiento desdibuja que se pueda llevar a cabo esta legislatura, pues 2023 será ya un año de citas electorales, municipales y autonómicas, además del último tramo de la legislatura, si llega a término.

Foto: EC

Otra de las banderas que ha agitado durante las últimas semanas la nueva líder del sector de Unidas Podemos en el Gobierno, Yolanda Díaz, la de la subida del SMI, también quedó descartada por el Ejecutivo este martes. Tras la celebración del Consejo de Ministros, la vicepresidenta segunda y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, repitió hasta en tres ocasiones que no se revisaría su cuantía hasta final de año, en función de "cómo evolucione el mercado laboral durante la segunda parte del año". Es más, incluso dejaba así la puerta abierta a que, ante unos malos datos en la creación de empleo, el SMI pudiese mantenerse congelado otro año más.

placeholder La vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. (EFE)
La vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. (EFE)

El argumentario de los ministerios económicos es el mismo que el que empleó el presidente del Gobierno respecto a la reforma fiscal: "No vamos a abrir en los Presupuestos del año 2022 una revisión del modelo fiscal, que está pendiente, pero no para el próximo año, porque lo que queremos hacer precisamente es recuperar la economía, salir de esta, superar esta pandemia, modernizar nuestra economía con los fondos europeos, y esa es la hoja de ruta que tiene el Gobierno de España". Calviño, por su parte, justificaba desde la sala de prensa del Palacio de la Moncloa respecto al aplazamiento de la subida del SMI que, "en este momento, la situación del mercado laboral sigue marcada por la incertidumbre y nuestra prioridad tiene que ser impulsar el crecimiento económico y la creación de empleo".

Trabajo insistirá con el SMI

Desde el Ministerio de Trabajo, apuntan por su parte que la posición de Economía sigue siendo la de siempre. Niegan que la decisión sobre no subir el SMI esté tomada, puesto que no habrían recibido todavía una negativa firme por parte del presidente del Ejecutivo. La pasada semana, se reunieron Sánchez y Díaz con esta cuestión encima de la mesa, pero lo que se dijo desde el entorno de ambas partes es que no se había tomado una decisión y que se seguiría debatiendo. Sin embargo, las declaraciones de la parte socialista, incluidas las de Sánchez, han ido allanando el terreno para dar cuenta de que la decisión no atenderá las pretensiones de Trabajo.

Foto: La vicepresidenta tercera, Yolanda Díaz. (EFE)

Este mismo lunes, Díaz subía la presión y reclamaba valentía al presidente del Ejecutivo y respondía a sus socios que "no se debe vincular el SMI al crecimiento del empleo", porque dicha equiparación en este sentido "es pura ideología". Distintas formas que su predecesor, Pablo Iglesias, a la hora de negociar, pero misma determinación. "La misma valentía que tuvimos para los indultos toca ahora tenerla con la gente que lo está pasando mal. En 2023 [en referencia a las próximas elecciones generales] no se va a juzgar por los indultos, sino por la gente que está sufriendo", concluía en una entrevista en RNE. Díaz marca también terreno y aunque no consiga sus banderas en tiempo y forma según sus propósitos, mantiene a Unidas Podemos como el socio que empuja los cambios en beneficio de las mayorías sociales frente a un PSOE más reticente.

La relación entre los socios es menos conflictiva que antaño, ambos siguen comprometidos con llevar la legislatura a término

La relación entre los socios es menos conflictiva que antaño, ambos siguen comprometidos con llevar la legislatura a término, y las reuniones y el diálogo son mucho más fluidos entre Sánchez y Díaz de lo que lo eran durante los últimos meses en que Pablo Iglesias estuvo al frente de la vicepresidencia segunda. Con todo, las guerras se mantienen soterradas y públicamente cada uno marca posiciones de cara a un electorado frontera que se disputan ambas organizaciones. Si los morados siguen desplegando el discurso de que para realizar conquistas sociales hay que empujar a los socialistas, estos últimos tratan de remarcar su capacidad de gestión en lo económico y asegurarse la bandera de la recuperación económica para el final de la legislatura.

Foto: Calvo, Calviño, Sánchez y Ribera en un Consejo de Ministros. (EFE) Opinión

Desde Moncloa, niegan que exista conflicto entre las partes sobre todos estos debates que saltan a la opinión pública, vinculándolos más a una cuestión de relato y de perfiles propios. La portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, trataba de zanjar cualquier duda sobre el estado de la coalición, subrayando que "el Gobierno de coalición está más fuerte que nunca". Con estas afirmaciones, se pretende también enterrar los temores de los morados a que una remodelación del Ejecutivo, que todos los ministerios dan por descontada, suponga un recorte de carteras que les obligue a renegociar el pacto de coalición. Ante esta eventualidad, desde la dirección de Podemos advierten de que su presencia ya está "infrarrepresentada" con respecto al porcentaje de votos que aportan a la coalición y que si se redujesen dos o tres ministerios no debería afectarles, porque se ajustaría así más la proporción.

Ni subida del salario mínimo antes de verano, ni reforma fiscal en 2022 ni regulación de los alquileres en los términos exigidos por Unidas Podemos. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, está marcando terreno sobre sus socios, desplazando sus urgencias respecto a los acuerdos programáticos y, en definitiva, manejando los tiempos con vistas a asentar la recuperación económica sin interferencias que puedan frenar el crecimiento y el empleo. Al menos este es el argumento de Moncloa tanto para aplazar la comprometida subida del SMI como la reforma tributaria. El de la estabilidad se utiliza más para la regulación de los alquileres. Todo ello, en un contexto en el que desde la cúpula de Podemos no esconden su temor ante una remodelación del Ejecutivo que disminuya aún más su peso en el Gobierno con un recorte de carteras que afecte también a los ministerios morados.

Pedro Sánchez Yolanda Díaz Reforma fiscal Recuperación económica PSOE SMI
El redactor recomienda